2 de octubre de 2016

MANUAL DE LOS DISCÍPULOS DE JESÚS



MANUAL DE LOS DISCÍPULOS DE JESÚS


“Ve a anunciar el Reino de Dios y deja que los muertos se ocupen de los muertos”


Es la hora de seguir-obedecer-servir al Señor, de pertenecerle por completo a Él y de participar en sus verdaderas obras. Es la hora de aprender.


1.- El discípulo del Señor, es como San Juan Evangelista, el discípulo amado de Jesús. Esto significa que es enteramente del Señor y que El Señor es todo para él. Jesús, El Señor, El Hijo de Dios, es el Tesoro para el discípulo, su Único Bien, el Verdadero y Eterno Bien, Todo Bien, El Sumo Bien.

2.- El discípulo de Jesús respeta a todos, pero solo obedece a Dios porque solo Él Es Dios y solo a Dios hay que obedecer y pertenecer.

3.- El discípulo de Jesús no adora personas, mucho menos a sí mismo, por ello renuncia a su voluntad, pretender satisfacer la voluntad propia es egolatría, adorarse a sí mismo, usurpar el lugar de Dios. Usurpar el lugar de Dios es dar origen a las tinieblas del olvido de Dios y a la oscuridad de la negación de Él, es el principio de la mentira-error-autoengaño.

4.- El discípulo de Jesús ama a Dios sobre todo, todos, y especialmente sobre sí mismo. Luego ama al prójimo como a sí mismo.

5.- El discípulo de Jesús ama a Dios verdaderamente, como es debido, lógico y coherente, solo porque Él Es Dios, y esto lo manifiesta entregándose a Él, siguiendo al Señor, obedeciendo las inspiraciones de su Espíritu.

6.- El discípulo de Jesús se da-dona-entrega a Él enteramente, vive por y para Él, su razón de vivir es servir al Señor.

7.- El discípulo de Jesús llega a conocer al Señor de manera tal que sabe lo que Él piensa y siente. Esto le permite adelantarse a lo que Él pide, quiere, necesita.

8.- El discípulo de Jesús toma la carga mas pesada para aliviar a su Señor, para ayudarlo a cargar la Cruz de la salvación de las almas.

9.- El discípulo de Jesús quiere para sí mismo lo que Dios quiere porque sabe que así es como Dios manifiesta-revela-expresa su Amor y sabe que ahí es donde está dándole su Espíritu-Esencia-Ser-Amor, por ello abraza la Cruz diaria donde es formado, donde se fortalece, purifica, entrega y ama a Dios.

10.- El discípulo de Jesús quiere para el prójimo lo mismo que Dios quiere para éste porque lo ama como Dios lo ama y sabe que Dios siempre quiere el Verdadero y Eterno Bien para todas las almas.

11.- El discípulo de Jesús se consagra-entrega a sí mismo al levantarse poniéndose enteramente a disposición del Señor para lo que Él quiera durante el día.

12.- El discípulo de Jesús lleva en el mundo la vida que El Señor le da, por ello un tiempo se encuentra dedicado a una cosa por completo y luego a otra cosa totalmente distinta y de la misma manera, porque no vive por y para sí sino por y para El Señor, para lo que Él disponga, quiera, mande, pida.

13.- El discípulo de Jesús se consagra-entrega a sí mismo al acostarse poniéndose enteramente a disposición del Señor para lo que Él quiera durante la noche, y por ello es común que haga oración de madrugada.

14.- El discípulo de Jesús convive con los habitantes del Cielo, por ello camina en su presencia tomándolos en cuenta.

15.- El discípulo de Jesús vive por y para El Señor, por ello sus oraciones, sacrificios, penitencias y mortificaciones son ofrecidas para que Él disponga como quiera porque lo que fructifica es del Señor.

16.- El discípulo de Jesús es templo para el espíritu del Señor, de ahí que se empeñe en cultivar la pureza de cuerpo y alma.

17.- El discípulo de Jesús libra el combate espiritual diario para obedecer a Dios, vencer, derrotar y expulsar a los enemigos espirituales colaborando en la purificación del alma propia y del mundo.

18.- El discípulo de Jesús hace el discernimiento diario y constante de la Voluntad del Señor para seguirlo-obedecerlo colaborando en sus obras, en lo que Él quiera hacer, cuando y como quiera, solo y simplemente porque Él Es Dios y tal es su Voluntad.

19.- El discípulo de Jesús ofrece el Santo Sacrificio Espiritual diario y constante, renuncia a la voluntad propia para obedecer la Voluntad Divina realizando de esta manera su entrega-donación al Señor, poniéndose entera y totalmente a su disposición.

20.- El discípulo de Jesús camina detrás de Él, lo sigue-obedece, nunca le indica que hacer, ni como ni cuando.
El discípulo de Jesús solo camina al lado del Señor cuando Él lo pide porque, como el discípulo amado, es un descanso para Jesús, conoce sus secretos y comprende lo que siente.

21.- El discípulo de Jesús comprende que cuanto sucede no escapa a la Voluntad Divina, de manera que no se opone, acepta, ofrece el sacrificio y persevera pidiendo a Dios la fuerza para ello y que, cuando sea el momento, verse libre.

22.- El discípulo de Jesús no salva almas porque El Salvador Es Él, pero sí colabora ofreciendo al Señor su vida, permitiendo que Él la tome determinando cuanto sucede y absorbiéndola para sostenerse en su Obra.

23.- El discípulo de Jesús participa en las obras del Señor y esto es obedeciéndolo, haciendo lo que puntualmente Él le pide, ni mas ni menos.

24.- El discípulo de Jesús participa principalmente en las obras espirituales del Señor, las que implican ofrecer un Santo Sacrificio Espiritual de negación de sí para obedecer al Señor, derrotar a los enemigos espirituales y colaborar en la salvación-rescate de las almas.

25.- El discípulo de Jesús no pertenece a religión alguna porque ninguna de las religiones responde o pertenece, obedece o sirve al Señor en estos tiempos. Es la hora de seguir-obedecer-servir al Señor, de pertenecerle por completo a Él y de participar en sus verdaderas obras. Es la hora de aprender.

26.- El discípulo de Jesús sabe que Él Es El Hijo de Dios por ello sigue-obedece esforzándose en pertenecerle por completo, ofreciéndole el Santo Sacrificio Espiritual de sí, de la propia voluntad, manteniendo la Fe en medio del mundo sin Fe y sometido momentáneamente al poder del maligno.

27.- El discípulo de Jesús sabe que Él Es El Señor por eso lo sigue-obedece, no discute ni se queja, solo obedece su Voluntad discernida diaria y constantemente sabiendo que su vida le pertenece a Él y dispone de ella como quiere para su misión de salvar almas obedeciendo al Padre.

28.- El discípulo de Jesús sabe que Él Es El Maestro por eso aprende de Él diaria y constantemente al discernir su Voluntad y seguirlo-obedecerlo comprendiendo que El Señor enseña a partir de la vida diaria y de los errores corrigiendo la conducta y purificando el alma.

29.- El discípulo de Jesús sabe que Él Es El Guía por ello lo obedece, sigue, no piensa en lo que quiere sino en lo que Dios quiere confiando en que Él lo guía en el Camino del Bien Verdadero.

30.- El discípulo de Jesús sabe que Él Es La Verdad por eso discierne su Voluntad para recibir la Verdad Revelada, para adquirir la Verdad Viva.

31.- El discípulo de Jesús sabe que Él Es La Libertad por eso lo deja libre de Ser y Hacer, le otorga plena capacidad de disposición comprendiendo que El Señor trabaja en la vida diaria para darle la verdadera libertad, la de hijos de Dios.

32.- El discípulo de Jesús sabe que Él Es La Paz por eso no busca la falsa paz de hacer lo que e le viene en ganas sino la verdadera de dejar que El Señor esté en paz en su casa-vida-corazón.

33.- El discípulo de Jesús sabe que Él Es La Luz por eso no se fía de sí en este mundo de tinieblas y constantemente busca la Revelación del Señor para guiarse, conducirse, caminar.

34.- El discípulo de Jesús sabe que Él Es El Amor por eso aprende de Él lo que es el Verdadero Amor, no se conforma a sí mismo ni a otros sino a Dios. (El que se ama  así mismo mas que a Dios, se auto compadece y se dedica enfermiza e infernalmente a satisfacerse en su ego hasta autodestruirse. Lo mismo ama enfermiza y deformemente, de manera imperfecta al prójimo justificando sus caprichos, vicios, rebeldías y haciéndose partícipe en ellas).

35.- El discípulo de Jesús sabe que Él Es La Justicia por ello se ajusta a su Voluntad Divina saliendo de la abominable desolación, de las tinieblas, ajustando el rumbo diaria y constantemente. No hace justicia por mano propia, pide a Dios su pronta y fulminante intervención-paso sabiendo que la situación exterior refleja el interior y comprendiendo por ello, que la primera justicia la hace en la vida personal, reordenando la relación del alma con Dios.

36.- El discípulo de Jesús no pierde el tiempo tratando de corregir a los que se sienten a gusto con su rebeldía, egolatría, perversidad, inmundicia, sabe que a su debido tiempo El Señor hará su Paso Libertador-Purificador-Santificador y en esto hará Justicia.

37.- El discípulo de Jesús sabe que Él Es La Misericordia por ello se entrega por completo a Él para que derrame su Misericordia realizando sus obras, o sea, corregir, reencaminar, purificar, santificar, etc., y no lo que en el mundo se vende como misericordia que es justificar y perpetuar la corrupción, rebeldía, inmundicia, etc.

38.- El discípulo de Jesús sabe que Él Es La Vida Eterna por ello renuncia a la vida propia, a hacer vida por cuenta propia, para que El Señor haga su vida en él y de esta manera poder hacer vida en su Vida, adquirir Vida Eterna ya desde ahora.

39.- El discípulo de Jesús sabe que Él Es El Don de Dios para la humanidad y que ahí Vive El Señor, Dios mismo se halla Vivo y Presente siendo el Verdadero, Eterno y Sumo Bien, la Fuente de todos los Bienes.

40.- El discípulo de Jesús sabe que Él Es El Verdadero Tesoro por eso deja todo para seguirlo-obedecerlo, le consagra-entrega todo para recibirlo a Él como todo.

41.- El discípulo de Jesús si es hombre, se comporta como caballero, y si es mujer, se comporta como una dama.

42.- El discípulo de Jesús no pierde el tiempo con almas incorregibles, ególatras, caprichosas, ambiciosas que se sienten satisfechas en su perversidad y que creen que Dios es tan misericordioso que las acepta así de rebeldes, sino que dedica su tiempo a aconsejar, socorrer, auxiliar, sostener, guiar, acompañar, etc., a almas de buena voluntad que desean ir por buen camino.

43.- El discípulo de Jesús deja que los muertos se ocupen de los muertos, o sea, no se preocupa por sí mismo, por su yo-ego, no le interesa la opinión que de él se formen mientras se encuentra de paso por el mundo sirviendo-obedeciendo a Dios, entregándose-donándose a Él por El Camino de su Divina Voluntad.

44.- El discípulo de Jesús pertenece también a LA SAGRADA ORDEN DE LA VIDA ETERNA: http://jorgelojo12.blogspot.com.ar/2014/10/la-sagrada-orden-de-la-vida-eterna-el.html.

45.- El discípulo de Jesús colabora en la Segunda Venida del Señor, en el triunfo de su Voluntad en los corazones y en el mundo, es decir, en la venida de su Reino.

46.- El discípulo de Jesús recita frecuentemente el Padre Nuestro, el Credo, el Gloria y el Veni Creator Spíritu, pero especialmente y como jaculatoria “Que Se Haga Tu Voluntad, Señor” o simplemente “FIAT”.


(Sujeto a ampliaciones).



Dr. Jorge Benjamín Lojo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ...