1 de abril de 2015

QUIEREN LIBERTAD EN SU PERVERSIDAD



QUIEREN LIBERTAD EN SU PERVERSIDAD


 Podemos querer el bien para otros por amor, deber, buena intención, caridad, etc., pero éstos pueden no quererlo, entonces, ¿Qué hacemos?, no los vamos a obligar a recibirlo ni a encaminarse a éste.

 Debemos persuadirlos, recomendarles, intentarlo, podemos ofrecer oraciones y sacrificios, pero hay límites, después llega el momento en el que debemos aceptar que no quieren su bien.

 Cuando estaba El Señor en el Huerto de los Olivos, sufrió un duro combate queriendo salvar a todas las almas sin excepción, se ofreció a sufrir varias veces la misma Pasión por cada una de las almas que se perderían con tal de que no se perdieran.

 Ahí es donde sudó Sangre, porque ahí es donde su amor humano quería prevalecer sobre el Amor Divino. Ahí es donde renunció y pronunció sus Palabras, “Padre, Que no Se Haga Mi Voluntad, sino Tu Voluntad”.

 Esto no significa que El Padre quería que las almas se perdiesen y El Señor quería que se salvasen, en dos oportunidades habla San Juan al respecto, en una dice Que El Señor vino a salvar a las almas y en otra que El Padre lo envió a salvar a las almas.

 La cuestión es por las almas que desean perderse. El Señor quiso salvar también a las que querían perderse, no les permitía perderse, exageraba su Don, su amor, entrega con tal de salvarlas, y ponía así de manifiesto su amor extremo.

 Ahí es donde El Señor aceptó finalmente que las almas que desearan perderse, pudiendo Él salvarlas, se terminaran por perder.

 Considerando esto podemos comprender como debemos madurar y amar a lo Divino y no humana y débilmente, o sea, si hay almas que desea perderse, luego de hacer todo lo posible, y lo imposible también para salvarlas, hay que soltarlas.

 Podemos pedir especialmente por ellas, podemos ofrecer algún sacrificio especial, pero llega el momento en el que debemos dejarlas donde quieren estar, en las tinieblas en las que desean permanecer.

 No es despreciar, es amar verdaderamente porque es dejar que obtengan lo que quieran, es justicia porque tienen lo que merecen y es misericordia porque se les da la libertad que anhelan en su perversidad.
………………….

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Qué hacer durante la cuarentena?, Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena

¿Qué hacer durante la cuarentena?,   Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena:   Cons...