5 de marzo de 2015

VERDADERO SERVICIO A DIOS Y A LAS ALMAS



VERDADERO SERVICIO A DIOS Y A LAS ALMAS


 Vemos lo que otros padecen, sufren, los sacrificios y esfuerzos que hacen en el mundo, y ahí nos llenamos de vergüenza, llegamos al autodesprecio, nos lamentamos por ser y hacer tan poco, por padecer menos.

 Comenzamos a tener sentimientos de culpa y miedo o preocupación, naufragamos y nos ahogamos en lamentos por nosotros mismos, por la propia miseria. Después pasamos al desprecio, autodesprecio.

 Queremos creer que eso es humildad, pero la verdad es que es un engaño, una farsa, la maniobra infernal con la que el adversario desea hundirnos en nosotros mismos, la forma en la que logra que pensemos en el abismo de orgullo y dejemos de prestar atención a Dios.

 Podemos ayudar y socorrer a otros, aliviar sus trabajos, pero la verdad es que si estamos unidos a Dios y a su servicio, el trabajo a favor de las almas es otro, tenemos que mirar lo espiritual a partir de lo material.

 En sus trabajos, dificultades y sufrimientos, debemos ver sus tormentos espirituales, comprender sus rebeldías contra Dios, como se hallan expuestos a los demonios que aprovechan para atormentarlos y engañarlos.

 También comprender como ahí es donde los demonios les echan cargas encima por dos motivos, uno porque se la sacan ellos, y otro porque así los enloquecen, hacen padecer y desesperan, dado que con esto buscan provocar el odio a Dios, las quejas y cuestionamientos, porque ellos mismos les sugieren que culpen a Dios por lo que les hacen padecer.

 Esto lo pueden hacer impunemente porque no se ven, porque la mayoría de las almas no sabe, no comprende ni ve estas cosas. Ahí es donde esta nuestro trabajo de verdadero amor a las almas.

 Ahí es donde debemos vencer a los demonios y colaborar en la purificación de las almas. Ahí es donde cargamos la carga de otros y buscamos la unión con Dios para apagar toda rebeldía a su Voluntad liberando a las almas de los tormentos infernales.

 No tenemos que preocuparnos por lo que a esas almas preocupa, sino preocuparnos por lo que a Dios preocupa que es primero, mas urgente e importante.

 Esto es sin excluir el socorro temporal, pero que éste no suplante nunca el servicio a Dios ni el verdadero obrar a favor de las almas.

 Considerar que, por mas que ayudemos o socorramos a otros material o terrenamente, si conserva en su corazón rebeldía, orgullo y vicios, se va a perder igual eternamente, como nos vamos a perder nosotros por ser infieles a la misión encomendada por Dios.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ...