22 de marzo de 2015

LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (IX)



LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (IX)


LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (I):

LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (II):

LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (III):

LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (IV):

LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (V):

LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (VI):

LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (VII):

LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (VIII):

-----------------------------------------------

Capítulo I: DICEN-FINGEN QUE SON LIBRES
Capítulo II: SE ENCAMINARON A SER PEORES QUE DEMONIOS
Capítulo III: ES MISERICORDIA PERO NO TONTO
Capítulo IV: LEALES A SU AMBICIÓN = TRAIDORAS
Capítulo V: SE HAN SUICIDADO ESPIRITUALMENTE
Capítulo VI: CONSUMEN SU HUMANIDAD CONVIRTIÉNDOSE EN DEMONIOS
Capítulo VII: ESTO ES LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD

-----------------------------------------------

Capítulo I: DICEN-FINGEN QUE SON LIBRES


 La humanidad en estos tiempos es horriblemente corrupta, ambiciosa, viciosa, perversa, se ha olvidado de Dios para hundirse en tinieblas y llegar a adquirir una horrenda similitud con los demonios.

 Cada uno es leal a su interés, se dedica a satisfacer sus vicios, conformar su ego y concretar sus ambiciones.

 Esto genera un individualismo colectivo sumamente perverso, infernal, criminal que termina provocando que la situación sea peor cada día, porque empuja a que las alma se hundan mas aun en sí mismas dedicándose con miedo, angustia, desesperación e histeria a buscar su propia satisfacción.

 Se creen libres, se dicen liberadas, pero en realidad son horrendamente esclava de su inmunda y perversa ambición descontrolada.

 Nunca se sacian, pero no dejan de procurarse satisfacciones, con desesperación e histeria crecientes corren tras lo que no van a obtener nunca, ser liberadas de la necesidad de satisfacerse.

 Es un círculo vicioso infernal, cuanto mas se satisfacen, mas disconformes quedan porque generan mas vacío, desolación, ausencia de Dios, porque engendran mas necesidad de satisfacción.

 Mientras obran de esta manera quieren convencerse de que son libres, de que vagan sobre la faz de la tierra siéndolo que quieren no reconociendo que se arrastran como animales errantes buscando su satisfacción y que, al no conseguirla, han llegado a ser sumamente iguales a demonios.

 Siendo leales a su interés, se encierran en sí, se hunden-abisman en su miseria mientras que se esfuerzan por convertirse en mas miserables, no viendo que solo se esfuerzan para estropearse un poco mas cada día.

 Al ser leales a su interés, demuestran que son esclavas de su necesidad y así ponen en evidencia que han renegado-prescindido de Dios convirtiéndose en un inmundo abismo de egolatría narcisista infernal.


Capítulo II: SE ENCAMINARON A SER PEORES QUE DEMONIOS


 Perversa, egoísta y miserablemente cada uno es fiel o leal a sus intereses, esclavo de sus ambiciones, así es como se convierten las almas en demonios.

 Solo piensan en satisfacer su ego, conformar su orgullo, saciar vicios, concretar sus ambiciones y se deforman como bestias infernales abominables.

 Esto genera que el mundo sea un maldito infierno en el que se pudren todos los día un poco mas sin notarlo y sin importarles.

 En el fondo, se lo merecen por estúpidas cerdas viciosas y ambiciosas, son una inmundicia y se esfuerzan por ser peores cada día, no se mueven por su bien, no salen del chiquero, gustan revolcarse en el fango con demonios.

 No merecen mas que las perversas tinieblas que están generando, que se pudran, que se pierdan como la maldita inmundicia que han elegido ser, no me interesa ya.

 Corren desesperada, maldita y caprichosamente a hacer lo que se les antoja, no reconocen límite alguno ni les interesa convirtiendo el mundo en un infierno, pero no se darán cuenta hasta su propia inmundicia se les de vuelta y las castigue.

 Ahí será tarde, pero con suma justicia se verán envueltas en castigos, desgracias, padecimientos, tormentos, y por mas que se quejen, tienen lo que merecen, lo que han sembrado, buscado, querido, elegido, lo que su perversa putrefacción infernal ha construido, un maldito sepulcro en vez de un Cielo.

 Construyeron en el mundo una tumba para Dios, pero esa es su misma tumba, donde enterraron a Dios comenzaron a pudrirse dándole a los demonios impunidad para que las esclavizara.

 Hoy corren como idiotas sin saber donde ir y se desesperan por conformar la podredumbre infernal que gestaron dentro de si.

 Son infelices que dicen ser libres cuando han degenerado en un perverso e inmundo libertinaje infernal, por ello es que, si sufren, nadie va a lamentarse, se lo merecen por convertirse en cerdas ególatras miserables, perras inmundas perversas desesperadas por saciare en vicios, ambiciones y perversiones sin querer entender que se han encaminado a ser peores que demonios.


Capítulo III: ES MISERICORDIA PERO NO TONTO


 Se dedican desesperada y enfermizamente a satisfacer sus vicios, ambiciones, perversiones, depravaciones.

 Se dicen libres, perfectas, ideales mientra que corren sobre la faz de la tierra a sumergirse en el abismo deformándose a imagen y semejanza de demonios.

 Se esfuerzan todos los días para llegar a ser peores, mas soberbias, dementes, orgullosas, ególatras, perversas, corruptas, horrendamente caprichosas y no quieren entender que dejan de ser almas para convertirse en demonios.

 Después se quejarán cundo sean tratadas como demonios, pero es lo que han querido llegar a ser.

 Cuando caiga la Justicia de Dios, cuando se produzca la ausencia de Dios, la abominable desolación, se lamentarán, comenzarán a dar lástima y a auto-compadecerse enfermiza e infernalmente, pero tendrán lo que merecen por cerdas ególatras infernales.

 Ahí les será imposible hallar satisfacción para su abismal ego y no podrán hacer otra cosa mas que estrellarse unas contra otras y consumirse en el desesperante deseo de adoración que no podrán saciar.

 Reventarán desesperadas sufriendo como condenadas porque es lo que han elegido ser, renegaron y prescindieron de Dios hasta convertirse en demonios, que se pudran porque es lo que buscaron.

 Dios es amor, ternura, misericordia, etc., pero no es idiota, no es un cerdo ególatra desesperado por ser adorado por una manga de almas endemoniadas, corrompidas hasta la médula.

 Las que merezcan perderse, se perderán, y en eso también se cumple la misericordia de Dios, pues las deja que se pierdan como lo han elegido.

 Por favor, dejen de ser idiotas, abran los ojos, adorando su inmundo e infernal ego están convirtiéndose en demonios, el falso profeta las confirma en esa mentira, pero Dios no va a aprobar su inmundicia, se van de cabeza al infierno y de ahí abajo no saldrán.


Capítulo IV: LEALES A SU AMBICIÓN = TRAIDORAS


 Las almas se han olvidado de Dios, han renegado de Él, se han hundido en sí mismas convirtiéndose en semejantes a demonios.

 Se volvieron abismos de egolatría narcisista infernal, se deformaron como bestias para convertirse ya desde ahora en demonios, en malditas perversas condenadas que se arrastran sobre la faz de la tierra buscando adoración.

 Son leales a sí mismas, a sus ambiciones, interese, no dejan de perseguir la satisfacción que desean renegando de Dios, apartándose de Él.

 No les importa ni les interesa mas nada que el abismo inmundo e infernal de su maldito ego delirante de orgullo.

 Son esclavas de sí, de la inmundicia que llevan adentro, pero se creen libres porque dicen no obedecer a nada ni a nadie, son unas imbéciles, pobres idiotas que deliran de orgullo y no pueden apreciar cabalmente la realidad.

 Son fieles a sí, o mejor dicho, a la inmundicia que han engendrado adentro al rengar de Dios y prescindir de Él.

 Son fieles a sus ambiciones, vicios, caprichos, delirios, fantasías, etc., por ello es que son esclavas de esta podredumbre infernal por la que han rechazado a Dios.

 Aunque crean que son libres, son esclavas, horrendamente esclavas y se encaminan a la perdición eterna porque esta pudriéndose en vida y asemejándose a demonios.

 Se han incapacitado para salir del abismo de su egolatría narcisista infernal, no consideran ni ven a mas nadie ni les interesa mas nada que satisfacer su ego abismal, conformar sus vicios y concretar sus ambiciones.

 Como son fieles a sus intereses, en el mundo son infieles, no son leales a nada ni a nadie, se venden como prostitutas para conseguir lo que quieren a la vez que hacen de la traición su modo de existir, ser, pasar por la tierra, entrando en la horrenda estirpe de judas.


Capítulo V: SE HAN SUICIDADO ESPIRITUALMENTE


 Son leales a su ambición, por ello es que se convierten en horrendamente traidoras, dado que para conformar su ambición no les importa ni les interesa nada ni nadie.

 Dicen que son libres por seguir su instinto, pero la verdad es que son animales, bestias irracionales, porque los animales se guían por el instinto.

 Se desesperan por conseguir lo que quieren no importándoles nada ni nadie, ahí es donde pactan con el diablo, donde se entregan a satanás convirtiéndose en peores que demonios.

 Puede el cerdo infernal tomar a estas almas y llevarlas de las narices haciéndoles creer que aquello que hacen para satisfacerlo a él es lo que ellas quieren o es lo necesario para obtener lo que ambicionan.

 Esas almas ególatras, caprichosas, ambiciosas, no ven lo que en realidad sucede, solo son cerdas ególatras narcisistas infernales que fácilmente pueden ser manipuladas por satanás, usadas para satisfacer sus vicios e intereses.

 El cerdo infernal les sugiere que deben hacer tal o cual cosa para conseguir lo que desean, pero en realidad las esta guiando par que lo satisfagan a él, mientras que las estúpidas ambiciosas se dejan llevar.

 Con capricho, histeria, angustia y desesperación buscan lo que desean no queriendo escuchar, no queriendo entender, solo persiguiendo lo que ambicionan, no pudiendo por ello comprender que satanás las está usando, manipulando.

 Es mas, aquello que desean, les ha sido sugerido previamente por satanás mismo, porque después él se presenta para guiarlas, empujarlas, sugerirles la forma de concretar lo que quieren.

 Después las imbéciles se enorgullecen y pavonean diciendo que hacen lo que quieren, ‘yo hago lo que siento’. Ahí demuestran que mas estúpidas no pueden ser, porque sienten lo que satanás les ha inspirado, lo que el cerdo infernal siente y les ha transfundido.

 Al final se pudren en vida convirtiéndose en odiosas resentidas no habiendo alcanzado lo que querían, o peor, habiéndolo conseguido comprueban que están infernalmente vacías, desoladas y que son ególatras imposibles de conformar.

 Esto significa que se han suicidado espiritualmente, han matado la Vida-Presencia de Dios en su vida cerrándose a la Verdad, no dejándose inspirar por Él, no queriendo ser corregidas.


Capítulo VI: CONSUMEN SU HUMANIDAD CONVIRTIÉNDOSE EN DEMONIOS


 Cosecha judas muchos hijos en estos tiempos, esta la tierra plagada de cizaña, de traidores.

 Esto se debe a que las almas son cerdas ególatras desesperadas por conformar el abismo de su ego infernal y no les importa ni les interesa mas nada ni nadie.

 Deliran de orgullo, se arrastran como demonios sobre la faz de la tierra queriendo concretar sus ambiciones, buscando saciedad para su ego y satisfacción para sus vicios.

 Pierden la razón, abandonan la fe y se entregan a un camino de autodestrucción, de ruina, corrupción, inmundicia, depravación, en el que se vuelven abominables llegando a ser semejantes a demonios, o peores aun.

 No hacen mas que generar odio, furia, maldad, y es porque están pudriéndose en vida, se corrompen de manera irrecuperable, se estropean, deforman, se entregan a la corrupción devoradora eligiendo satisfacer vicios, ambiciones, perversiones, depravaciones.

 Al ser fieles a sus ambiciones, leales a la inmundicia que llevan a dentro, demuestran que son unas miserables ególatras olvidadas de Dios, renegadas de Él, un verdadero desperdicio de creación.

 Son lo mas bajo, servil, infernal, son traicioneras, son capaces de vender a Dios con tal de lograr satisfacer su ego, porque permanentemente quieren ser adoradas, tomadas en cuenta, no olvidadas, no despreciadas.

 Se vuelven rastreras, semejantes a demonios, buscan, suplican, mendigan, exigen, demandan, etc., adoración, aceptación, reconocimiento.

 Dan asco, chorrean inmundicia, repugnan, solo piensan en su ego infernal, se están pudriendo en vida, deformando y llegando a ser peores que demonios.

 Quieren cada día mayor libertad para satisfacer su ego, conformar su orgullo y saciar sus ambiciones, así es como traicionan a Dios, se traicionan a sí mismas. De esta manera es como se convierten en pura ambición viciosa y corrupta consumiendo su humanidad, transformándola, deformándose, llegando a ser como demonios.


Capítulo VII: ESTO ES LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD


 Lo único que se siembra, cultiva y termina fructificando en estos tiempos es la inmunda egolatría narcisista infernal, a la que van anexas ambiciones, perversiones, depravaciones, corrupciones, vicios, abominaciones.

 Así es como las almas se convierten en similares a demonios, y aunque se digan ideales, perfectas, grandes, etc., son una asquerosa inmundicia infernal.

 Crecen los abismos, crece el ego en el interior de las almas, es decir, crece el infierno, la ausencia de Dios provocada por renegar de Él.

 Al no saciarse y al dedicarse desesperadamente a tratar de satisfacerse, terminan chocando, se pelean, se acusan mutuamente de no procurarse satisfacción y se exigen mutuamente adoración.

 Esto es la caída de la humanidad, y esto es lo que los demonios querían, que las almas se olvidasen de Dios y terminasen peleándose entre sí por nada, por miserables histéricas ególatras totalmente desamoradas.

 Lo peor es que las almas corren y se esfuerzan por llega a depravarse, corromperse, arruinarse, estropearse mas y mas cada día, colaboran con los demonios, conforman a los demonios renegando de Dios y prescindiendo de Él hasta el abominable hartazgo infernal.

 No consideran que se convierten en infelices sufrientes ahora y que lo serán para siempre.

 Hoy en día si se juntan dos o mas es para perjudicar a un tercero, para intentar satisfacer el ego de uno u otro, y al final terminan peleándose entre sí hasta destrozarse.

 Verdaderamente las almas han llegado a convertirse en unas prostitutas histéricas irrecuperables que se desesperan por saciarse mientras que recorren un camino en el que no hallarán conformidad alguna, en el que solo encontrarán su autodestrucción convirtiéndose en demonios aun sin haber abandonado la faz de la tierra.

 Esta es la tiranía del ‘yo’, y encima, practican la inmunda egolatría infernal, el ‘yoísmo’, cultivan su imagen, se adoran y se hacen adorar por lo que dicen, fingen y creen ser como los demonios.

 Claramente van camino a la perdición, y encima, se sienten satisfechas, conformes, orgullosas de pudrirse en vida y de encaminarse a la perdición eterna. Deliran de orgullo, son idiotas por elección propia, por drogarse con soberbia diaria y constantemente.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

ALMAS ESCLAVIZADAS, VAN A TENER QUE ESFORZARSE PARA LLEGAR A SER LIBRES, EL ADVERSARIO RETOMA EL PODER Y REINA

ALMAS ESCLAVIZADAS , VAN A TENER QUE ESFORZARSE PARA LLEGAR A SER LIBRES, EL ADVERSARIO RETOMA EL PODER Y REINA 1.-   Por el...