25 de marzo de 2015

GUERRA ESPIRITUAL, FILOSÓFICA, SOCIAL, CULTURAL Y PSICOLÓGICA (VII)



GUERRA ESPIRITUAL, FILOSÓFICA, SOCIAL, CULTURAL Y PSICOLÓGICA (VII)



GUERRA ESPIRITUAL, FILOSÓFICA, SOCIAL, CULTURAL Y PSICOLÓGICA (I):

GUERRA ESPIRITUAL, FILOSÓFICA, SOCIAL, CULTURAL Y PSICOLÓGICA (II):

GUERRA ESPIRITUAL, FILOSÓFICA, SOCIAL, CULTURAL Y PSICOLÓGICA (III):

GUERRA ESPIRITUAL, FILOSÓFICA, SOCIAL, CULTURAL Y PSICOLÓGICA (IV):

GUERRA ESPIRITUAL, FILOSÓFICA, SOCIAL, CULTURAL Y PSICOLÓGICA (V):

GUERRA ESPIRITUAL, FILOSÓFICA, SOCIAL, CULTURAL Y PSICOLÓGICA (VI):

-------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo I: CUANDO LA CRISIS SEA MATERIAL COMPRENDERÁN LA ESPIRITUAL
Capítulo II: ASÍ SE CONVIRTIÓ EN UN INFIERNO
Capítulo III: NO ES GRAVE, ES PEOR
Capítulo IV: ¿QUÉ ES LO QUE HACEN?
Capítulo V: NO SOLO LO MALO, SINO TAMBIÉN LO SUMAMENTE MALO HICIMOS
Capítulo VI: SERÁN DESENMASCARADOS
Capítulo VII: OLEADAS DE DEMONIOS PREPARARON SU LLEGADA

-------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo I: CUANDO LA CRISIS SEA MATERIAL COMPRENDERÁN LA ESPIRITUAL


 Se ha producido un olvido y una negación de Dios en forma generalizada, por ello es que las tinieblas cubren a las almas y el mundo entero.

 Se hace de noche, la noche de los tiempos, oscuridad, tinieblas, vicio y desolación, una abominable desolación, la mas terrible ausencia de Dios.

 No hay peor castigo para la humanidad que la ausencia e Dios, sin embargo ésta no llega a verlo o comprenderlo así, mientras puedan seguir satisfaciéndose, saciándose, conformándose en cuerpo, alma y espíritu, van a permanecer indiferentes a la horrenda realidad.

 Hundidos en sí, perdidos, vagan sobre la faz de la tierra, olvidados de Dios, encerrados en sus delirios, ciegos, inertes, enviciados, dedicados a satisfacer sus mas bajos instintos.

 No queda nada de la humanidad mas que una brutal animalidad, una deformación abominable infernal.

 Son como cadáveres arrastrándose sobre la faz de la tierra buscando satisfacción para sus vicios en cuerpo, alma y espíritu.

 Indolencia, indiferencia, ceguera total, horrenda inconsciencia, ajenos completamente a la realidad, son como bestias que los demonios manipulan, animales que son arriados y llevados al matadero.

 Solo comprenderán la gravedad de la situación cuando sufran en su materialidad, en donde mas les duele, en aquello a lo que se han apegado horrendamente.

 Esto significa que comprenderán la gravedad de esta situación miserable espiritual cuando la miseria material que se produce como efecto llegue a ser insoportable.

 Se estrellarán unos contra otros buscando satisfacer vicios y ambiciones, habrá guerra y horrendas crisis económicas, también desastres naturales, así como no tan naturales.

 En esa situación terrena deplorable comprenderán la miseria espiritual que han producido al olvidarse de Dios, al renegar y prescindir de Él, al oponerse sistemáticamente a Su Voluntad.


Capítulo II: ASÍ SE CONVIRTIÓ EN UN INFIERNO


 Cuando las almas reniegan de Dios, prescinden de Él y se oponen a Su Voluntad, terminan hundiéndose en sí mismas convirtiéndose en abismos de egolatría narcisista infernal.

 Ahí se cubren de tinieblas que son el efecto de ese olvido y negación de Dios, quedan a oscuras, son agujeros, abismos de ausencia de Dios.

 Quedan vacías de Dios, peor llenas de orgullo, amor propio, podredumbre, vicios, maldades, abominaciones, corrupciones, etc.

 También quedan a merced de demonios que pueden alcanzarlas porque se han hundido colocándose cerca de donde ellos moran.

 Las almas deberían crecer, evolucionar, progresar espiritualmente, llenarse de amor a Dios que se genera al obedecerlo.

 Eso genera un montaña en el alma, montaña alta en la que puede descender El señor y permanecer, donde además pueden todos los habitantes del Cielo encontrarse presentes.

 Desgraciadamente las almas eligen lo contrario, reniegan de Dios, prescinden de Él, se apartan de Su Voluntad y se empecinan en satisfacer vicios, ambicione, corrupciones, abominaciones.

 Ahí se convierten en abismos que terminan cubriéndose de tinieblas y llenándose de inmundicias infernales, abominaciones, corrupciones y de habitantes del infierno.

 Esto mismo sucede con grupos de almas que conforman asociaciones, instituciones, organizaciones, naciones y finalmente, con el mundo entero.

 Si el mundo se llenase de amor a Dios, El Señor Volvería permaneciendo en y entre nosotros, pero como se han vuelto la mayoría de las almas unas cerdas ególatras caprichosas, renegadas, viciosas, corruptas, etc., el mundo se sumerge en tinieblas y queda a merced de demonios convirtiéndose en un verdadero infierno.


Capítulo III: NO ES GRAVE, ES PEOR


 En principio las personas querrán continuar haciendo su vida, aquello que dicen y reconocen como normal, y eso será posible, pero luego no.

 Se ha producido la ausencia de Dios, comienza una abominable desolación infernal como no la hubo nunca en la historia, pronto todo orden se verá trastocado y lo que ya era difícil va a convertirse en un insoportable infierno.

 No es sin consecuencias renegar de Dios, prescindir de Él, oponerse a Su Voluntad, y mucho mas grave aun es la situación si se considera que esto se ha vuelto generalizado.

 Es una horrenda oscuridad en la que los demonios contarán con impunidad total, podrán hacer absolutamente lo que quieran y no habrá quien les ponga límites.

 Las almas se encontrarán a merced de sus peores enemigos, demonios. Esos cerdos infernales no tendrán límite alguno para ejercer el odio que le tienen a las almas.

 Los padecimientos conocidos por la humanidad hasta ahora son nada comparado con lo que los demonios quieren y pueden hacernos, aquello que van a comenzar a ejecutar muy pronto.

 Si en un país se dejasen a todos los presos libres e impunes como ya se hizo en nuestro país, la situación criminal que ya es grave, se volvería un infierno. Esto que es del mundo y lo podemos entender, tenemos que llevarlo a lo espiritual y considerar que es mucho peor aun, se están liberando a todos los demonios.

 Es mas grave la situación porque los demonios no se ven ni se saben las almas lo que pueden hacer, mucho menos lo que quieren hacer, y si a esto añadimos la colaboración de almas con ellos, es el fin mismo de la humanidad, pero no sin antes horrendos tormentos, castigos y desgracias.

 En adelante morir va a ser barato, incluso hasta habrá quienes lo desearán en medio de los tormentos, castigos y desgracia que se van a desencadenar sobre la humanidad.


Capítulo IV: ¿QUÉ ES LO QUE HACEN?


 Es la humanidad misma la que ha provocado esta hora de terrible oscuridad, de abominable desolación, de horrenda ausencia de Dios.

 Cada uno en sí mismo, en su propia vida ha colaborado en esto. Todos nos hemos dedicado a la inmunda egolatría narcisista infernal, a satisfacer vicios, conformar el ego, concretar ambiciones.

 El olvido de Dios y la negación de Él son pestes, enfermedades espirituales que se han expandido descontroladamente, incluso hasta quienes dicen y creen tener fe la han perdido.

 La Verdadera Fe consiste en discernir la Voluntad de Dios y obedecerlo-seguirlo, colaborar con lo que Él quiere, dejar de oponerse a Que Se Haga-Reine-Triunfe Su Voluntad en nosotros.

 Esto no lo hace nadie, algunos mas o menos, pero nadie orienta su vida de esta manera, no es la obediencia real a Dios el modo de vivir de las almas, de pasar sobre la faz de la tierra.

 Si no obedecen a Dios, ¿Qué es lo que hacen las almas?, incurren en rebeldía, se dedican a la inmunda egolatría narcisista infernal entregándose a demonios, hundiéndose en tinieblas y empeñándose en corromperse, estropearse, perderse.

 Podemos encontrarnos muy satisfechos y conformes con lo que decimos que somos y hacemos, pero la realidad es que estamos renegando de Dios, prescindiendo de Él, apartándonos de Su Voluntad y eso nos deja completamente opuestos a Él y hundidos en tinieblas.

 Por mas que digamos y creamos obrar bien, si falta eso esencial que es discernir Su Voluntad y obedecerlo puntual y específicamente, vagamos en tinieblas como cualquier renegado de Dios, como cualquier demonio.

 Tenemos que dejar de mentirnos, engañarnos y abrir los ojos, vamos camino a la perdición eterna y esto ya tiende a ser irreversible, irremediable, incorregible.


Capítulo V: NO SOLO LO MALO, SINO TAMBIÉN LO SUMAMENTE MALO HICIMOS


 El único signo que vamos a ver es el de La Santa Cruz, como esta dicho desde antes.

 Esto significa que tenemos que convertirnos, aprender a renunciar a nosotros mismos, buscar la Voluntad de Dios y obedecerlo.

 Hay que confiar en verdad, morir a sí mismo, dejarse de vanidades, abandonar los malos caminos, a Dios no lo engañamos, Él ve lo que somos y hacemos.

 Comprender que nadie nos ha perjudicado mas que nosotros mismos, somos nuestro peor enemigo. Nosotros hemos elegido renegar de Dios, prescindir de Él, entregarnos a vicios, inmundicias, ambiciones, perversiones, depravaciones.

 No solo hicimos lo que es malo, sino que también hicimos lo que es sumamente malo, lo peor de lo peor, aquello que es la raíz de todo mal.

 Hemos renegado de Dios, prescindimos de Él, no lo obedecimos, nos rebelamos dedicándonos viciosamente a nosotros mismos, al abismo del ego. Elegimos el mal camino, aquel en el que prima el olvido y la negación de Dios.

 Lo peor es que nos sentimos satisfechos, orgullosos y nos encontramos plenamente conformes renegando de Dios, prescindiendo de Él y no haciéndole caso aun cuando hablamos todo el tiempo sobre Él.

 Nunca, jamás, ni por casualidad, Dios nos va a hacer caso, pretender eso es una incoherencia infernal propia de quienes deliran de soberbia y se pierden en las tinieblas de su orgullo.

 Él Es Dios, a Él debemos prestar atención y obedecer.

 Las doctrinas humanistas de estos tiempos son satanistas, infernales, colocan al hombre sobre Dios, eso es propio del orgullo delirante de estos tiempos.

 Lo grave es que el falso profeta también anda por estos caminos y así la humanidad es confirmada en el error.


Capítulo VI: SERÁN DESENMASCARADOS


 El alma que no conserva ni defiende su Fe, la pierde. Los demonios se desesperan por apagar la Luz de la fe en las almas.

 Pueden hacerlo cuando éstas se dedican mas a sí mismas, cuando se empeñan en satisface su ego, vicios, ambiciones, caprichos, etc.

 Muchas personas dicen y creen tener fe, pero en las dificultades por venir, que las golpearán como una ola a traición, comprenderán que su fe es vaga, inútil, inerte, inservible.

 No van a poder ni siquiera moverse a sí mismas, mucho menos montañas.

 Comprobarán que tienen una fe infantil, inútil, viciosa, corrupta y prácticamente vacía.

 Aun quienes dicen tener mucha fe porque han estudiado hasta cansarse, comprobarán que eso no les sirve de nada, que la teoría es inservible frente a la realidad, harán agua aun cuando se pierdan en interminables explicaciones que ni ellos mismos comprenderán y que nadie querrá escuchar.

 La realidad dejará expuesta la Verdad. Se verá lo que cada uno es y hace, no será posible ocultarse, será como cuando Adán y Eva se dieron cuenta de que estaban desnudos.

 Las almas tendrán vergüenza porque quedará en evidencia lo inútiles, inservibles y mentirosas que son.

 Por un tiempo mintieron y fueron creídas, pero su abominable pestilencia infernal, su deformidad viciosa y corrupta ya es imposible de esconder, por un tiempo pueden ocultar un cadáver, pero el olor a muerto ya no lo pueden disimular.

 El cadáver agusanado quedará expuesto, la bestia mostrará su abominable deformidad infernal y en la violencia odiosa y descontrolada quedarán expuestos quienes fingieron ser algo bueno desenmascarándose su hipocresía infernal.

Capítulo VII: OLEADAS DE DEMONIOS PREPARARON SU LLEGADA

 Mientras puedan seguir dedicándose a satisfacer vicios, conformar ambiciones, saciar su ego, van a continuar hundidos en sí, enterrados en tinieblas, olvidados de Dios y dedicándose a corromperse hasta llegar a pudrirse en vida adquiriendo imagen y semejanza con demonios.

 Mientras puedan seguir satisfaciendo sus vicios no van a ver nada malo, seguirán indiferentes a la realidad, no querrán siquiera escuchar que están pudriéndose en vida y convirtiéndose en iguales o peores que demonios.

 Esta es la miseria de la generalidad de las almas en estos tiempos, algo abominable, repugnante, están colaborando con los demonios en la ruina que quieren provocar en la creación.

 Lo mas grave es que muchas ni se darán cuenta que todo orden fue cambiado, trastocado, que hoy se adora, sigue y obedece a satanás en el lugar de Dios.

 El cerdo infernal ha sustituido al Señor, se ha constituido en anticristo, se siente dios y señor de esta creación sin-Dios, reina sobre las ruinas de lo que ha conquistado destruyéndolo.

 Las almas llevan su marca, tienen su espíritu, son ególatras narcisistas infernales como él, son viciosas, corruptas, abominables, apestan a demonio, se revuelcan en la inmundicia y defienden su delirio infernal de orgullo mientras que se drogan a diario con soberbia.

 Esto termina mal, muy mal y cada día es peor, sin embargo, la mayoría de las almas sigue indiferente a esta abominable realidad espiritual, a esto que es el infierno sobre la tierra.

 Considerar que en oleadas han ido saliendo del infierno los demonios a medida que la humanidad se corrompía y apartaba de Dios. con cada oleada la situación empeoraba preparando la ola siguiente de demonios listos para salir del infierno para invadir la tierra y consolidar su reinado.

 Cada oleada que fue saliendo era peor, porque salían de las capas menos profundas del infierno hasta las mas profundas.

 Considerar que al final, allá abajo esta el cerdo mayor, satanás, y ya sale, se asienta y reina en el mundo.

 Su inmundo espíritu se encuentra en dos personas, hace de esta manera la antítesis del Misterio de la Unión Hipostática del Verbo.

 Se asienta en una autoridad del mundo y en una autoridad espiritual.

 Así es como forma el anticristo mundial.

 Se trata de un rey del mundo y un rey espiritual, de la religión, ambos sin fe, ególatras, orgullosos, narcisistas e hipócritas. Son obama y bergoglio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Qué hacer durante la cuarentena?, Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena

¿Qué hacer durante la cuarentena?,   Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena:   Cons...