3 de febrero de 2015

NO ESCUCHÓ EL AVISO, NO CONTEMPLÓ EL MILAGRO, ELIGIÓ EL CASTIGO



NO ESCUCHÓ EL AVISO, NO CONTEMPLÓ EL MILAGRO, ELIGIÓ EL CASTIGO


 Es abominable, repulsivo, deplorable, condenable el estado de las almas en estos tiempos de generalizado olvido de Dios y reniego contra Él.

 Se han degradado las almas hasta el hartazgo infernal, llegaron a pudrirse y deformarse en vida de manera tal que ya han adquirido una horrenda similitud con demonios.

 Esto significa que, aun hallándose de paso por el mundo llegaron a alcanzar la ‘pre-condenación’. La ‘pre-condenación’ sucede cuando el alma que se halla de paso por el mundo rechaza a Dios y todas las oportunidades que Él le da para evitar que se pierda, que se entierre en tinieblas, que se ahogue en el abismo abominable de egolatría narcisista infernal.

 Desgraciadamente no se trata de casos aislados, es demasiado común y generalizado, el estado de las almas es deplorable, abominable, repulsivo, son pocas y raras las excepciones de almas verdaderamente puras.

 Que el nivel espiritual general sea tan deplorable conlleva que se produzca una ausencia de Dios, y consecuentemente, un avance de las tinieblas, las que además, no vienen solas, sino llenas de demonios y con otros muchos enemigos espirituales dispuestos a atormentar a las almas y hacerlas padecer como en el infierno acá en la tierra.

 Es horrendo, pero es real, es abominable, pero es la verdad, no sería justo si las almas no padecieran lo que se han esforzado en conseguir, sería incoherente sostener algo diferente, pues se cosecha la siembra y han sembrado olvido y negaron de Dios, reniego contra Su Voluntad, una abominable amasijo de vicios infernales.

 No hicieron otra cosa mas que elegir el infierno una y otra vez, no hicieron mas que esforzarse hasta el hartazgo prefiriendo a satanás y sus demonios, el mundo y la carne, la muerte eterna y todos los vicios, en definitiva, eligieron el infierno constante y caprichosamente, obsesiva y desesperadamente hasta el abominable hartazgo volviéndose delirantes de orgullo.

 Esto es lo que El Señor pretendía evitar. Para evitar esto es que ha enviado a La Mujer Vestida de Sol, María Virgen, Su Madre, para que realizara señales y signos, y para que Ella misma, Su Presencia en el mundo, fuese un signo, avisando, advirtiendo, llamando la atención a las almas.

 La cuestión es pocas almas hicieron caso, escucharon, humildemente respondieron al llamado de Dios por medio de María Virgen haciendo penitencia, sacrificio, ayuno, oración y realizando la conversión.

 Así es como se hace evidente que la humanidad no escuchó el Aviso, no contempló el Milagro, eligiendo el Castigo.

 El Castigo consiste en la abominable desolación, en la ausencia de Dios provocada en la que imperan las tinieblas y prevalecen los demonios estableciendo su reinado de terror en el mundo como en los corazones.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Qué hacer durante la cuarentena?, Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena

¿Qué hacer durante la cuarentena?,   Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena:   Cons...