2 de febrero de 2015

DOS CLASES DE BESTIAS QUE SE ARRASTRAN SOBRE LA FAZ DE LA TIERRA



DOS CLASES DE BESTIAS QUE SE ARRASTRAN SOBRE LA FAZ DE LA TIERRA


 Permanecemos ajenos a Dios, aunque hablamos sobre Él, no le prestamos atención y pretendemos pasar sobre la faz de la tierra como si no existiera, o como si fuese sin importancia si existe o no. Aun diciendo tener fe, nos comportamos como agnósticos.

 Peor aun es que hay muchos que se vanaglorian de sus supuestos conocimientos, apestando de orgullo, rebalsando de soberbia y desesperándose por ocultar los vicios que dicen no tener.

 Sobreabundan las víboras infernales que se hacen adorar en el mundo mientras que hablan de Dios sin haber levantado la cabeza, sin haber salido de sí y sin haberle prestado ni la más mínima atención.

 Chantas embusteros como estos ya había en la época del Primer Paso del Señor por el mundo, aun antes también, son falsos profetas, hipócritas ególatras que se preocupan solo por sí mismos y se sumergen en el abismo de su egolatría.

 Hay dos clases generales de estas bestias repugnantes arrastrándose sobre la faz de la tierra:

 1.- Los que se dedican a adquirir conocimientos, estudian y estudian, luego hablan hasta el hartazgo sobre Dios fingiendo interés por Él, cuando la realidad es que se trata de ególatras miserables que tratan de demostrar lo que supuestamente saben.

 Están buscando aceptación para sí mismos, reconocimiento para su delirio de orgullo, quieren imponerse, hacerse ver, adorar, servir y obedecer.

 La verdad es que saben nada y entienden menos, son unos ególatras ignorantes fanáticos recalcitrantes que andan desesperados por demostrar lo que supuestamente saben, y que, al final, solo terminan por dejar probado que nada saben.

 Nada saben porque no han aprendido de Dios, no van mirado al Señor, repiten lo que aprendieron en el mundo, doctrinas que pueden ser buenas o malas, reales o aproximadas, pero que quedan insuficientes frente a la Verdad misma Que Es El señor, a Él no lo han mirado, no lo han escuchado, no le han prestado atención.

 Es mas, no le reconocen la capacidad de Revelarse, en sus supuestos conocimientos de los que se sienten tan orgullosos, no entienden que Dios no puede dejar de Revelarse, que son ellos lo que no lo ven ni lo escuchan porque no quieren hacerlo, porque no levantan la mirada del abismo de su ego, porque temen perder su realeza delirante.

2.- Los que se dedican a desarrollar lo sensiblero, adulador, sin muchas luces, fingiéndose buenos, amables, simpáticos, alegres, humildes, otra raza de inmundas víboras hipócritas que se arrastran demandando adoración, aceptación y reconocimiento.

 No tienen mucha capacidad intelectual, pero se aferran a sus pocas ideas con fanatismo, las defienden con locura infernal y se vuelven obtusos, tercos, caprichosos como demonios encerrándose en sus delirios y evadiéndose en sus fantasías.

 Son caprichosos que quieren creer lo que se les ocurre o lo que los mismos demonios les sugieren guiándose siempre por lo sensible, pasional, emocional, pues si algo les paree bueno, lo toman por tal o si les parece malo, lo toman por tal sin ver mas allá.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ...