6 de febrero de 2015

Aspectos psicológicos del combate espiritual (V)



Aspectos psicológicos del combate espiritual (V)


Aspectos psicológicos del combate espiritual (I):

Aspectos psicológicos del combate espiritual (II):

Aspectos psicológicos del combate espiritual (III):

Aspectos psicológicos del combate espiritual (IV):

…………………………………………………………….

Capítulo I: ¿CÓMO FUE LA CAÍDA DE satanás?

Capítulo II: ASPECTOS ESPIRITUALES Y PSICOLÓGICOS DE LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD

Capítulo III: SE CONVIERTEN EN HIJAS DE satanás Y CONTINUADORAS DE SUS OBRAS

Capítulo IV: CORTAR LA HERENCIA, EXTIRPAR EL DEFECTO CONGÉNITO

Capítulo V: POR SER FIELES A SU AMBICIÓN, TRAICIONARON A DIOS Y SE PERDIERON

Capítulo VI: DISCERNIR BIEN LOS PENSAMIENTOS Y DESEOS A SEGUIR, PUEDEN NO SER PROPIOS SINO INFERNALES

Capítulo VII: SI NO RENUNCIAMOS A LA COMPLICIDAD CON EL ADVERSARIO, SEREMOS SUS ESCLAVOS AHORA Y PARA SIEMPRE

Capítulo VIII: EL SAGRADO DERECHO DE RESISTENCIA A LA OPRESIÓN

…………………………………………………………….

Capítulo I: ¿CÓMO FUE LA CAÍDA DE satanás?, Explicación en siete pasos

1) En el Cielo, cuando Dios Creó a los Ángeles, los probó, los interrogó acerca de si deseaban ser fieles, obedientes, leales, santos y puros o si deseaban adorarse a sí mismos, perderse en sus delirios, entregarse a vicios y ambiciones.


2) Hubo un ángel, el mas alto que se perdió en sus delirios orgullosos, dejó de mirar-adorar a Dios, comenzó a adorarse a sí mismo, se sentía satisfecho de sí, se complacía en su grandeza.

 Olvidó el ególatra que era criatura de Dios, que si algo bueno había en él era obra de Dios y no consideró que su virtud consistía en conservarlo, cosa que no hizo porque al apartarse de Dios y hundirse en sí mismo, perdió lo bueno que tenía, perdió a Dios, Su Presencia y los efectos de su Presencia en su ser trasformándose en la abominable desolación que es.


3) En su delirio orgulloso se volvió ambicioso, su misma ambición lo tentó y deseó la única cosa que Dios no le había dado, lo que no le concedió, que fuese adorado.

 Ambicionaba en su interior ser adorado como se adoraba a sí mismo complaciéndose en sus delirios orgullosos. Este deseo crecía y se fortalecía en su ser, le oponía resistencia a la adoración que aun mantenía externamente a Dios, adoración formal e hipócrita, porque en el interior la deseaba para si.


4) Vanidoso, ególatra, podrido en su autocomplacencia, reventó de furia, de rabia al tocarle la última prueba.

 La última prueba consistió en la Revelación que Dios hizo respecto del Misterio esencial de la creación, el Misterio de la Unión Hipostática del Verbo. Este Misterio consiste en la doble naturaleza del Hijo de Dios, Humana Perfecta y Divina Perfecta.

 Aun no había ocurrido en el tiempo, Dios les Revelaba a los Ángeles lo esencial de la Creación, el Misterio en el que se consuma la Creación misma y que se realizaría mas adelante. Ahí les daba a entender que la misma humanidad que es de naturaleza inferior a la Angélica, sería unida a la Divinidad adquiriendo una segunda Naturaleza y compartiéndola.


5) Acá es donde los Ángeles buenos, leales, puros y santos, se postraron adorando el Misterio de Dios, al Hijo de Dios en su doble Naturaleza. Pero también acá es donde lucifer explotó de furia, de rabia, acá es donde se transformó en ese abominable dragón rojo mencionado en el Apocalipsis.

 Reventó furioso porque él quería ser adorado y porque en su inmenso orgullo no iba a adorar la naturaleza Humana del Verbo, del Hijo de Dios, porque la consideraba inferior, no considerando que además en Él se encuentra la Naturaleza Divina Perfecta.


6) Como todo cerdo ególatra ambicioso, caprichoso y delirante de orgullo, se dedicó furiosamente a tratar de imponer ser adorado, hizo la guerra a Dios, cuando debía hacerle la guerra a su impureza conociendo la Verdad, viendo como se le rebelaba y lo arrastraba a la perdición.

 Sublevó a otros ángeles hipócritas y corruptos, otros como él que, habiendo sido creados puros por Dios, se volvieron impuros por ambición, delirio de orgullo, olvido de Dios, negación de Él.


7) No pudiendo conseguir por la fuerza como todo caprichoso la adoración que deseaba, y siendo derrotado, fue condenado, expulsado del Cielo, pero juró venganza y por ello es que hizo caer a la humanidad.

REALIDADES ESPIRITUALES DE HOY:

BATALLAS ESPIRITUALES EN LA HISTORIA:


Capítulo II: ASPECTOS ESPIRITUALES Y PSICOLÓGICOS DE LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD

1) Cuando satanás, la maldita serpiente antigua, tentó a la mujer, la hizo desear, la indujo a ambicionar y de ahí es que ella generó el deseo.

 Cuando se encendió el deseo, comenzó a arder en ambición, llegó a desesperase queriendo satisfacción para su ambición, quería concretar su deseo, convertirlo en efecto.

 Así es como probó el fruto prohibido.


2) Logró satanás entrar en ella, introducir su veneno, inocularle su espíritu de orgullo, de rebeldía contra Dios. Esto es como si la hubiese mordido físicamente, pero lo que hizo fue transfundirle su espíritu infernal de orgullo, rebeldía, ambición, desconfianza de Dios, miedo, preocupación por sí.


3) Lo hizo por donde siempre cae la mujer, la curiosidad, le sembró la duda respecto de lo que Dios le había mandado y deseando satisfacer su curiosidad, queriendo saciar su ambición, se enojó en su interior contra Dios.


4) Dudó de la bondad de Dios, lo acusó de mezquino, temió por sí misma suponiendo que Dios tenía algo en contra suyo, o que por avaro le había prohibido tomar el fruto de árbol de la ciencia del bien y del mal.

 No supo ver el Amor de Dios protegiéndola, no quiso entender la advertencia clara de Dios respecto de que al comerlo moriría.


5) Deseando probarlo, ambicionando satisfacerse, se convenció a si misma de que era verdad lo que decía la serpiente y de que era mentira lo que dijo Dios.


6) La cuestión es que quería probarlo y daba vuelta las cosas, inventaba su interpretación de los hechos, para justificar lo que quería, para hacer lo que deseaba.


7) No quiso ver que en realidad estaba matando la consciencia, estaba imponiéndose la mentira y haciendo un esfuerzo para tenerla como verdad.

 No quiso ver que estaba volviéndose caprichosa, que renegaba de Dios, que se convencía de que ella en el deseo de satisfacer su ambición tenía razón y que la culpa de su malestar era de Dios.


8) Se enredó en la mentira, la adoró en su interior, y convencida de tener razón, de que Dios era un enemigo, desconfiando de Él y mostrándose enojada se cobró venganza contra ese Dios del que desconfiaba, al que veía como injusto.


9) Concibió que era una justa venganza rebelarse contra el mandato de Dios, se hallaba plenamente convencida de ello, y con furia caprichosa, deseando satisfacerse en su ambición, se daba fuerza para rebelarse y llegar a hacer externo el acto de rebeldía interno.

 De esta manera es que probó el fruto prohibido, ese día murió porque mató a Dios, lo echó de su interior, canonizó a la serpiente, eligió la mentira, el vicio, la ambición, sus impuros deseos.


10) No contenta con esto, hizo con el hombre lo mismo que la serpiente había hecho con ella, lo sedujo, indujo, le inoculó el veneno de la desconfianza contra Dios, lo incitó a rebelarse y el hombre también cayó y lo hizo por el lado que siempre cae, la seducción de la mujer, el creerse Dios complaciéndola.


11) Ahí es donde se consumó el pecado original, la rebeldía contra Dios, pero ahí es donde satanás consumó su venganza contra Dios arrebatándole la humanidad, hundiéndola en el abismo de la egolatría narcisista infernal.


12) Seducida por la serpiente la mujer se adoró a sí, prefirió la satisfacción de su ambición en abierta rebeldía contra el mandato de Dios, y seducido por la mujer, el hombre se eligió a sí mismo, prefirió satisfacer su ambición, rebelarse contra Dios.

 Ahí es donde la mujer se hizo adorar por el hombre y también es donde el hombre se hizo adorar por la mujer, y entre ambos, dejaron de adorar y obedecer a Dios.

Pecado original:

Pecado original y deuda externa:

CONCEPCIÓN Y GESTACIÓN, VERDADERA LIBERACIÓN:

MISTERIOS DE LA CONCEPCIÓN:

INCIDENCIA DEL LLAMADO ‘PECADO ORIGINAL’:

LIMITACIONES DE LAS ALMAS DESDE EL PRINCIPIO:

ALMA CAPRICHOSA CREE QUE ES DUEÑA DE SÍ, CORTAR LA HERENCIA: Pcor

LA VENGANZA DE satanás CONTRA DIOS:

Desde la concepción y durante la gestación, percibe, se impregna:

RELLENAR ESPACIOS VACÍOS:

NIDOS DE SERPIENTES:

PROSTITUTAS QUE TRABAJAN PARA DEMONIOS:

ADÁN Y EVA, ¿QUÉ SIMBOLIZAN HOY?:

SIMBOLOGÍA DE ADAN Y EVA:

OTRA REFLEXIÓN SOBRE ADÁN Y EVA:

GUSANOS QUE CRECEN DESDE EL PECADO ORIGINAL:

DOS COSAS CON LAS QUE LOS DEMONIOS CONTROLAN A LAS ALMAS: gusnos

¿DÓNDE COMENZÓ LA REVELACIÓN DE DIOS?:

SE CONVIERTEN EN TEMPLOS SATÁNICOS DESDE LA CONCEPCIÓN:


Capítulo III: SE CONVIERTEN EN HIJAS DE satanás Y CONTINUADORAS DE SUS OBRAS

 En esencia satanás es un rebelde y un traidor. Se adoró a si mismo, quiso ser como Dios y aun mas que Él, ambicionó ser adorado en su lugar y caprichosamente se dedicó a conseguirlo.

 No pudo obtenerlo peleano contra los Ángeles buenos, leales, justos, santos, por ello es que después sedujo a la humanidad, la indujo a recibirlo.

 Cuando las personas eligen adorarse a sí mismas, ser orgullosas, ególatras, caprichosas, ambiciosas, considerarse diosas, reinas, están adorando a satanás y renegando de Dios.

 Adoran a satanás en su interior, y esto es porque se halla ese malito cerdo infernal presente en su miseria, en ese abismo de egolatría narcisista orgullosa infernal.

 Persigue el cerdo infernal, satanás, a las almas seduciéndolas, incitándolas a que se rebelen contra Dios, buscando la manera de que se elijan a sí mismas.

 Las tienta para que se consideren diosas, reinas, superiores, y en consecuencia, se dediquen a hacerse adorar, ver, servir, obedecer, para que se empeñen en imponerse mutuamente ser satisfechas en delirios, vicios y ambiciones.

 Las almas son como Eva, se dejan seducir, engañar, tentar, deliran de orgullo, y así es como hacen caer el espíritu que es en su interior como Adán, de manera que éste deja de adorar a Dios para convertirse en un abismo de egolatría narcisista infernal.

 Se apartan las personas de Dios, reniegan de Él, prescinden de Él oponiéndose a Su Voluntad, y así es como se convierten en similares a demonios, abismos de egolatría narcisista infernal que apestan a demonios y revientan de vicios abominables.

 Cada uno se dedica a hacerse adorar, ver, servir y obedecer, renegando de Dios, olvidándose de Él, o peor, sirviéndose de alguna hipócrita apariencia de piedad para conseguir la satisfacción para su ego-abismo infernal.

 De esta manera, cuando las personas se dedican a hacerse adorar, son rebeldes contra Dios, son traidoras que se eligen a sÍ mismas como lo hizo satanás y por lo que se convirtió en tal. Esto significa que se convierten en hijas de satanás, continuadoras de sus obras.

TENÍAN A satanás ADENTRO POR ELLO RECHAZARON AL SEÑOR:

INICIO DE LA ESTIRPE SATÁNICA EN LA HISTORIA:

666, SIGNIFICADO: 6 AÑOS, 6 MESES, 6 DÍAS:

REINA E HIJA EN INGLATERRA Y ARGENTINA:

ESTIRPES SATÁNICAS EN ARGENTINA Y SUS ACCIONES:

GUSANOS QUE DEBEMOS PURGAR PARA VIVIR:


Capítulo IV: CORTAR LA HERENCIA, EXTIRPAR EL DEFECTO CONGÉNITO


 Debido a la herencia de muerte que se transmite de padres a hijos en la concepción, tenemos orgullo en el corazón, una ausencia de Dios como defecto congénito.

 Eso genera en el interior tinieblas, oscuridad, miedo, preocupación por sí. Eso crece, se desarrolla y termina prevaleciendo, imponiéndose, de manera que, al crecer, somos orgullosos ególatras dedicados a nosotros mismos.

 Buscamos instintivamente ser adorados, aceptados, reconocidos. Unos lo hacen con violencia, otros expresando desprecio, otros seduciendo, pero todos por un camino o por otro, hacemos lo mismo, nos dedicamos a la egolatría narcisista infernal.

 Si hacemos el esfuerzo por buscar a Dios y obedecerlo, servirlo, amarlo, adorarlo, el interior que se encuentra corrupto, que es vicioso, orgulloso, se opone, rebela, cuestiona, desafía.

 Este interior corrupto, vicioso, degenerado, que quiere adoración, satisfacción, que busca siempre imponerse, prevalecer, reinar, en su desesperación por lograr lo que quiere, por obtener la satisfacción que ambiciona, no duda en aliarse al enemigo para conseguir lo que desea.

 Así es como nuestro mismo interior nos traiciona, se une al adversario para hacer caer la devoción, hacer caer la Fe, la entrega, el amor a Dios, para devolvernos a la egolatría narcisista infernal.

 Los demonios están interesados en que la devoción a Dios caiga porque ahí pueden devorarnos, destrozarnos, consumirnos y atormentarnos. Nuestro interior esta desesperado por lograr que la devoción a Dios caiga porque así volvemos a adorar a ese inútil ególatra repugnante de nuestro ‘yo’.

 Si no hacemos un esfuerzo real por conservar y defender la Fe, no solo perderemos la fe, sino que también perderemos la vida, perderemos el alma, seremos devorados por los demonios y por los propios vicios, así como por el mismo abismo de egolatría que generamos dentro.

 Debemos esforzarnos por defender la fe, conservarla, aumentarla, por extender la devoción a Dios, por dedicarnos a adorarlo a Él, seguirlo a Él, obedecerlo efectiva y puntualmente a Él.

 Si no existe el esfuerzo de obedecer a Dios, terminamos cayendo en la inmunda egolatría narcisista infernal por la que acabamos autodestruyéndonos y exponiéndonos a todos los enemigos espirituales que desean destrozarnos, azotarnos, castigarnos y hundirnos en el infierno.

 Volviendo al principio, algo recibimos de malo en la herencia, en la concepción, pero tenemos la responsabilidad de extirparlo, de no dejarlo crecer, prevalecer e imponerse, tenemos que apagar esa rebeldía contra Dios y no cultivarla.

 Si no hacemos esto, terminamos entregándonos a la perdición porque lo que es malo crece, y lo hace rápido mientras que no hacemos lo que es bueno. Es bueno buscar y obedecer a Dios.


Capítulo V: POR SER FIELES A SU AMBICIÓN, TRAICIONARON A DIOS Y SE PERDIERON


1.- Considerar que satanás renegó de Dios porque no le concedió aquello que ambicionaba, quería, deseaba, no le concedió la adoración que en su delirio de orgullo consideraba que se le debía solo porque se le antojó, porque la quería.

 Así es como demostró que era un cerdo ególatra caprichoso. Debía negarse a sí mismo, aprender que Dios no le concedía una cosa para que pudiera liberarse de su orgullo, para que no se volviera ególatra y no se perdiera.

 No quiso entender, no quiso ver, no quiso escuchar, se desesperó como cerdo caprichoso, como ególatra ambicioso, y se dedicó a tratar de conseguir lo que deseaba, sea como sea, incluso hasta peleando contra Dios y autodestruyéndose por ello.

2.- Esto mismo sucedió con Adán y Eva que prefirieron renegar de Dios, perderse, autodestruirse eligiendo satisfacer su ambición, buscando por sí mismos lo que Dios no les había concedido. Ahí es donde pactaron con la serpiente conociendo la muerte, cayendo en sus redes, enredándose en sus mentiras, creyéndole suponiendo que Dios les debía.

3.- Esto mismo sucedió con el pueblo que fue el elegido en primer término, el del antiguo testamento. Este pueblo prefirió renegar de Dios, prescindir de Él, apartarse del camino, oponerse a Su Voluntad.

 Esto lo hizo por ambición, porque Dios no le concedió lo que ambicionaba, el reinar sobre las naciones. Ahí decidieron conseguirlo por sí mismos, a la fuerza, con engaño y seducción, siguiendo los pasos de satanás.

4.- Esto mismo sucedió con el pueblo que fue el elegido en segundo término, el del nuevo testamento. Este pueblo prefirió renegar de Dios, prescindir de Él, apartarse del camino, oponerse a Su Voluntad.

 Esto lo hizo porque Dios no le concedió la adoración del mundo que deseaba, quería, esperaba, reclamaba, buscaba, eligiendo conseguirla por sí, en oposición a Dios, renegando de Él, prescindiendo de Él, siguiendo los pasos de satanás, la rebeldía, el vicio, los caprichos, la ambición, la egolatría.

5.- Finalmente cada uno en su propia vida hace lo mismo, reniega de Dios, prescinde de Él y se dedica a adorarse y a hacerse a adorar, a buscar con desesperación lo que ambiciona, se le antoja, desea, sin discernir la Voluntad de Dios, sin elegirlo a Él, sin obedecerlo.

 Así es como perdemos el tiempo en el que nos encontramos de paso dedicándonos al mundo, empeñándonos en obtener cosas inútiles y/o hasta perjudiciales que nos arruinan espiritualmente, que nos apartan de Dios sumergiéndonos ya desde ahora en tinieblas, sometiéndonos a la tiranía de demonios que ahí abajo imperan, reinan, dominan, prevalecen.

 EN DEFINITIVA, por ser fieles a la propia ambición, leales a sí, tanto almas como naciones y religiones, siempre han renegado de Dios, se han opuesto a Su Voluntad y se han entregado a la abominable desolación infernal.


Capítulo VI: DISCERNIR BIEN LOS PENSAMIENTOS Y DESEOS A SEGUIR, PUEDEN NO SER PROPIOS SINO INFERNALES


 Somos miserables porque no hemos querido ser generosos para con Dios, renegamos de Él, prescindimos, no le prestamos atención, es como si no existiera, no lo consideramos, nos dedicamos a la inmunda egolatría narcisista infernal esclavizándonos con miles de vicios que ahí abajo engendramos mientas que nos pudrimos en vida.

 No amamos a Dios, no lo elegimos, no lo seguimos, no lo obedecemos, solo nos dedicamos a ser cada día mas miserables, ególatras, orgullosos, perversos, usamos el tiempo para degenerarnos, convertirnos en similares a demonios.

 Hacemos un verdadero desperdicio de la vida porque no amamos a Dios, ni aun diciendo y fingiendo que lo hacemos, porque hemos elegido ser ególatras, narcisistas infernales que se dedican a satisfacerse, conformarse y prescindir de Dios.

 Ya desde ahora somos esclavos del abismo, y esto porque somos esclavos del ego, nos hemos desesperado por satisfacerlo, conformarlo, saciarlo, por seguir renegando y prescindiendo de Dios.

 No buscamos su Palabra-Revelación, no buscamos la Verdad, nos enterramos en tinieblas, mentiras, nos exponemos a demonios y vagamos haciendo esfuerzos para autodestruirnos deformándonos ya desde ahora a imagen y semejanza de satanás.

 Nos hallamos empeñados caprichosamente en adorarnos y hacernos adorar, nos domina el orgullo, nos somete el miedo y nos empeñamos en satisfacer el ego, no hay otro movimiento en el interior, solo una columna abominable de orgullo fruto de esa inmunda egolatría narcisista infernal.

 Los vicios exteriores son el relejo o efecto de ese vicio esencial, central, capital, original, ancestral que es no amar a Dios, no adorarlo, no obedecerlo, que consiste en adorarse a sí mismo, dedicarse a sí y empeñarse en obedecer los dictados delirantes del orgullo para satisfacer el ego, ese abismo infernal en el que nos convertimos al renegar de Dios y prescindir de Él.

 La idea genera deseo, el deseo provoca movimientos y los movimientos se traducen en acciones, así es que terminamos enredados en ambiciones, perdidos en el deseo de adoración dedicándonos a intentar satisfacer el abismo del ego, ese infierno que construimos cuando renegamos de Dios y prescindimos de Él.

 Nos instiga con ideas sugestivas el adversario a rebelarnos contra Dios, genera deseos, transfunde su inmundo espíritu y de a poco nos va arrastrando hacia las tinieblas, apartando del camino, exponiéndonos a todos los enemigos espirituales que aprovechan tal situación para conseguir ellos lo que desean, para destruirnos, arruinarnos, estropearnos, atormentarnos.

 Debemos discernir bien los deseos que tenemos, prevenir las ideas, no dejarnos llevar por cualquier cosa, por lo que inspira y/o transfunde el adversario para hacernos esclavos suyos ya desde ahora, como en el infierno acá en la tierra.


Capítulo VII: SI NO RENUNCIAMOS A LA COMPLICIDAD CON EL ADVERSARIO, SEREMOS SUS ESCLAVOS AHORA Y PARA SIEMPRE


 No podemos ser liberados de vicios, ambiciones, perversiones, depravaciones, corrupciones e inmundicias porque no queremos, porque nos complacemos en ellas y las disfrutamos, porque nos sentimos a gusto siendo cómplices de satanás.

 Mientras seamos cómplices de satanás, vamos a continuar estando a merced de sus caprichos y vamos a seguir en el camino de la esclavitud de sus ambiciones, de manera que en sus delirios nos perderemos satisfaciendo al enemigo, a aquel que desea destrozarnos.

 Nosotros mismos debemos querer vernos libres, tenemos que querer renunciar a todas esas inmundicias infernales que fingimos disfrutar, que nos dejan vacíos y que nos someten a los demonios arrastrándonos a la perdición eterna.

 Esto requiere un real combate espiritual porque los demonios no nos van a soltar, liberar, al contrario, se van a empecinar en someternos, aplastarnos, esclavizarnos, retenernos e imponernos que seamos esclavos suyos y nos dejemos robar la vida, succionar vitalidad.

 Debemos buscar decididamente la Voluntad de Dios, discernirla, obedecerlo-seguirlo, Él nos va a conducir a la victoria, a que venzamos y desterremos a los enemigos espirituales que nos atormentan, esclavizan, corrompen, arruinan y conducen a la perdición infernal.

 Debemos querer ser hijos de Dios, ser libres de los engaños de los demonios, esforzarnos por conseguirlo, no va a llover la libertad del cielo, El Señor sí nos va a ayudar, pero no nos vamos a despertar un día y vamos a ser libres de los demonios que no dejamos de elegir porque somos cómplices de quienes nos esclavizan, elegimos vicios, ambiciones y perversiones antes de elegir a Dios, Su Voluntad, la Verdad.

 Si continuamos siendo cómodos ególatras infernales que no se vencen a sí mismos, que no renuncian a satanás y sus demonios, que no renuncian al mundo y sus tentaciones, que no renuncian a la carne y sus vicios, que no renuncian a la muerte eterna ni al traidor del ego, que se dedican a conquistar el mundo, a construir una imagen y a hacerse adorar, vamos a pudrirnos en vida por mas que nos quejemos, lamentemos y acusemos a otros de lo que padecemos.

 Somos nosotros los que debemos renunciar a las inmundicias infernales, a la complicidad con los enemigos y comenzar a trabajar con El Señor para llegar a ser verdaderamente libres, para tener esa libertad de hijos de Dios.


Capítulo VIII: EL SAGRADO DERECHO DE RESISTENCIA A LA OPRESIÓN


A) Mientras nos encontramos en el mundo, Dios permite que pasemos en líneas generales por siete pruebas.

 Lo que busca es que en esas pruebas nos neguemos a nosotros mismos, renunciemos a la propia voluntad, vicios, caprichos y ambiciones, purificándonos de los siete vicios capitales.

 Esas siete pruebas suceden en el correr del tiempo, no son para todos iguales y tampoco tienen la misma duración, todo es realizado de forma personal por El Señor ajustando a la situación de cada uno estas pruebas.

 Esto sucede a todos, malos y buenos, lindos y feos, creyentes y no creyentes.


B) Las personas que no renuncian a sí mismas, a su propia voluntad, vicios, ambiciones, caprichos, las personas que no se corrigen, que no se encaminan, evidentemente no aprueban, por ello es que en lugar de elegir virtudes, confirman que desean ser viciosas.

 Ahí sufren transformaciones infernales, van usando el tiempo de paso por el mundo para deformarse a imagen y semejanza de los demonios, para adquirir similitud con éstos, y a la vez, van enterándose en tinieblas, se encaminan a la perdición eterna, al abismo.

 Esto sucede crean o no, lo quieran o no, porque El Señor juzga lo que cada uno es y hace, sus acciones y omisiones, deseos e intenciones, todo es puesto en la balanza.


C) Considerando estas cosas, ver que las personas que tienen responsabilidad ante Dios y el mundo por la función que desempeñan, por el cargo que ocupan y la autoridad que representan, también pasan por pruebas en las que deben elegir entre Dios, Su Voluntad, o sí mismas y sus ambiciones, vicios, delirios, etc.

 Cuando estas personas no eligen a Dios, no lo obedecen, aunque finjan hacerlo, no solo se perjudican a sí mismas, sino que perjudican a quienes se hallan subordinados, quienes se encuentran bajo su autoridad.

 Los vicios, las ambiciones, las perversiones corruptas infernales de quienes tienen autoridad y la ejercen de manera despótica, no solo afectan lo terrenal a quienes se hallan subordinaos, sino que afectan de manera espiritual arrastrándolos a ser no solo víctimas, sino también cómplices de esos vicios.


D) Los habitantes de las naciones que padecen gobiernos tiranos, despóticos, infernales, sumamente viciosos, abominablemente corruptos, si presencian pasiva e indiferentemente todo cuanto éstos hacen, no solo son víctimas, sino que también son cómplices.

 Lo que deben hacer es dejar de tener miedo, dejar de tenerse lástima y dejar de quejarse, escandalizarse y de soñar con la aparición de un supuesto salvador que les solucionará los problemas, van a tener que moverse abandonando su comodidad, vicios y esa quejumbrosa indiferencia a su propio bien.

 Tienen que crecer, madurar, evolucionar y ser responsables, ejercer el Sagrado Derecho de Resistencia a la Opresión oponiéndose a la tiranía infernal.

 Si no lo hicieren, es evidente que tienen el gobierno que merecen.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ...