1 de junio de 2014

Lección Nº 1358, NO CREEN NI POR CASUALIDAD



Lección Nº 1358, NO CREEN NI POR CASUALIDAD

 Ya han perdido las almas el contacto con la realidad, se han internado en sí, se han postrado en tinieblas entregándose a la abominable desolación de la ausencia y el olvido de Dios, de la horrenda negación de Él.

 Cuesta aceptarlo, pero no saben ni lo que hacen, están totalmente perdidas, verdaderamente extraviadas. Como cuando lo Crucificaron, El Señor dice “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”, pero no es patente de corso, no es licencia para matar, se equivocan las almas que se valen de las palabras de Dios para insultar a Dios, burlarse de Él y comportarse como demonios.

 Saben bien lo que hacen en el sentido de que entienden perfectamente que están obrando mal, perversamente, saben que están matando a Dios en su corazón, es decir, que están anulando la Presencia Viva de Dios en su alma. Estos conocimientos no permite que se finjan inocentes o se amparen en las palabras del Señor.

 Podrán querer creer lo que se les ocurra o lo que los demonios les sugieran, pero la verdad es que son plenamente conscientes de sus actos, de la gravedad y de las consecuencia.

 El problema es que no les interesa, no les importa, tan depravadas han llegado a ser las almas en esos tiempos que asquerosa y repugnantemente se burlan de Dios, lo insultan, le escupen en la cara, lo desafían y se sienten falsamente fuertes de la mano de satanás.

 No saben que satanás después les va a soltar la mano y así como los usó los descarta, se da vuelta, los acusa y se les vuelve en contra.

 Ahí El Señor no los acusa, es satanás el que los acusa en su consciencia que de repente despierta en el último instante.

 Ahí es donde El Señor intercede por la Salvación de la salmas, pero, no sin dejar de reconocer la Verdad. Ahí la Misericordia Divina se manifiesta o Revela dando al alma la posibilidad de reconocer su maldad, admitir sus pecados, comprender sus vicios.

 Si las almas desean continuar con sus malos caminos, que lo hagan, son libres, Dios no las va a obligar a salvarse, sí les advierte, les da las gracias necesarias para que salgan del camino de perdición, pero son ellas mismas las que deben desear salir, ser libres, convertirse, volver a la vida, a la comunión con Dios.

 Son cobardes, desamoradas y sin fe, entonces, en ese momento, en vez de hacer un esfuerzo y entregarse a Dios, pedir perdón, convertirse, niegan, ocultan y disimulan sus inmundicias, o peor, se burlan de Dios.

 También hay muchos que insisten en la misericordia de Dios no creyendo en ella, estando sumergidos en sí y enterrados en tinieblas, viendo el abismo desolador de su ser miserable y desamorado, el mismo que les causa espanto y por el que después quieren insistir hasta el hartazgo en la misericordia en la que no creen ni por casualidad.
………………….

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Qué hacer durante la cuarentena?, Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena

¿Qué hacer durante la cuarentena?,   Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena:   Cons...