1 de junio de 2014

Lección Nº 1355, COMO CUANDO PERSEGUÍAN LOS judíos AL SEÑOR



Lección Nº 1355, COMO CUANDO PERSEGUÍAN LOS judíos AL SEÑOR

 Tenemos miedo, somos unos desamorados cobardes que solo se preocupan por sí mismos, histéricos orgullos empeñados en defender el abismo de su egolatría narcisista infernal.

 Nos separamos de Dios, nos apartamos de Él, ahí es donde nos llegan las tinieblas, nos doblega la debilidad y el miedo nos enloquece, solo sabemos padecer, pasamos sobre la faz de la tierra como desgraciados, y por ello, convirtiéndonos en desgraciados para siempre.

 La debilidad llega al alma al no tener a Dios Que Es La Fortaleza, y en esa debilidad el miedo ahoga las preocupaciones sofocan, las dudas enloquecen. Considerar que nosotros provocamos ese estado y somos los que favorecemos que los enemigos espirituales se nos echen encima para perdernos.

 Tenemos que convertirnos, volver a Dios, salir del abismo de egoísmo, egolatría, narcisismo enfermizo que nos debilita condenándonos a quedar para siempre atrapados en el olvido y la negación de Dios por estar obsesionados con el ‘yo’.

 Seguimos al Señor de palabras y en apariencias, no en realidad, por ello es que estamos separados de Él internándonos en tinieblas, enterrándonos en el abismo, sometiéndonos a los enemigos espirituales que aprovechan al vernos sin Dios para destrozarnos.

 Debemos deponer el orgullo, dejar de obrar por cuenta propia, tenemos que dejar de una vez por todas de querer ganar a Dios, de tratar de vencerlo, porque eso es lo que nos esta provocando la ruina, considerar que estamos en guerra contra Dios y ni lo sabemos.

 Estamos en guerra contra Dios porque somos rebeldes, orgullosos, miedosos, cobardes, desamorados que se desesperan por se adorados mientras solo temen y se interesan por sí.

 Al ser así puede el adversario golpearnos, azotarnos, castigarnos, aprovecha para hacer lo que quiere, y encima, nos insinúa que lo que padecemos es por culpa directa o indirecta de Dios para imponernos que lo odiemos, despreciemos, rechacemos, cuestionemos, etc.

 Si no hacemos un esfuerzo real por volver decididamente a Dios, a va poder el adversario, satanás, engañarnos y oponernos a Él definitivamente arrastrándonos a la perdición, incluso hasta creyendo orgullosamente que obramos por Dios como cuando perseguían los judíos al Señor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ...