9 de mayo de 2014

Lección Nº 1283, NECESIDAD DEL TRABAJO INTERIOR



Lección Nº 1283, NECESIDAD DEL TRABAJO INTERIOR

 Ante un desprecio obramos diciendo ‘no te necesito’, y teniendo una actitud consecuente. Después hacemos el esfuerzo por construir una realidad en derredor de eso.

 La verdad es que tal expresión pone de manifiesto el dolor, es mas un deseo que una realidad y es solo voluntad o intención. Para que eso sea realidad hace falta un trabajo interior.

 El trabajo interior consiste en perdonar, si es posible en el mismo acto, pero siendo difícil o muy doloroso, cuando el dolor se aliviane con el tiempo.

 Lo que el alma debe hacer es no engañarse, discernir la realidad a la luz de Dios, pedirle a Él que diga la Verdad y ponga orden interno, ahí donde los sentimientos se confunden y no sabemos ni lo que nos sucede.

 Eso es imposible sin oración, comprender la necesidad de orar para llegar a ser verdaderamente libres.

 Considerar que no basta con decir, ‘perdoné, me olvidé’, tiene que haber un Paso Libertador del Señor que limpie, purifique y libere para no caer en el autoengaño.

 Es general que las almas expresen su deseo y esa sea su real intención, pero no es la realidad, no coincide con lo que es verdadero. Esto se debe a que queda un resentimiento, un deseo de venganza, también queda un anhelo y una nostalgia.

 Ahí es donde el alma misma traiciona, vuelve atrás, es como el pueblo que salió de egipto, añora las cebollas de su esclavitud cómoda.

 Esa es la cuestión, la carne traiciona, el orgullo se alza y hace a las almas retroceder apegándolas a una añoranza inútil que las vuelve nostálgicas y las somete a tinieblas, las obliga a arrastrarse en el mundo mientras viven lamentándose o preocupándose por sí mismas por mas que digan que no.

 Sin notarlo se dedican a buscar amor, atención, aceptación, reparación para su orgullo malherido, o bien queriendo volver atrás, o bien buscando sustitutos para aquella persona de la que han padecido desprecio, olvido, traición, o incluso que han muerto, que han partido dejando la sensación de abandono y desamparo.

 Sin oración, sin atención a Dios, sin levantar la cabeza, las almas acaban por encerrarse-hundirse en sí mismas, ahí sufren la ausencia de Dios, padecen su vacío y es de ahí que les surge la tristeza, nostalgia, miedo, dolor, angustia, desesperación, histeria.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

APP CUIDAR = MARCA DE LA BESTIA, 666

APP CUIDAR = MARCA DE LA BESTIA , 666   No es casualidad que justo cercano a la fiesta de Pentecostés , el gobierno dictador demo...