31 de mayo de 2014

LOS MISTERIOS DE satanás, SIETE REFLEXIONES (III)



LOS MISTERIOS DE satanás, SIETE REFLEXIONES (III)



LOS MISTERIOS DE satanás, SIETE REFLEXIONES (II):

LOS MISTERIOS DE satanás, SIETE REFLEXIONES (III):



Capítulo I: ALGUNAS MANIOBRAS INFERNALES (I)

 Quiere el adversario, satanás, encerrar a cada uno, aislarlo y enloquecerlo para arrebatar el alma hundiéndola en el abismo.

 Busca los apoyos, las relaciones, quiere cortar todo, por ello es que siembra discordia, división, guerra, pelea. Aprovecha situaciones existentes o las provoca.

 Estudia a cada uno y busca donde presionar, aplastar, humillar, donde puede infundir miedo, preocupación, y ahí golpea.

 También busca aquello que especialmente duele o enerva, hace explotar o descontrola a cada que no es lo mismo para todos. Eso lo utiliza, ahí golpea, aplasta, humilla, vence, se impone o hace parecer que otros lo hacen o lo harán.

 Siempre esta buscando ese punto débil, punto sin retorno ni retroceso en el que el alma no cede, no soporta y explota en furia, se enciende en llamas y se defiende instintivamente como bestia descontrolada.

 A veces hace creer que otras personas perjudican, que se aprovechan, que golpean o humillan, o que lo harán, porque es como esas viejas que critican y hablan mal de otros provocando odio, generando miedo, buscando sembrar la discordia.

 Finge que defiende al alma, pero le sugiere desconfianza, busca generar miedo y preocupación, porque así el alma se hunde y encierra. De esta manera esta buscando controlar o determinar la voluntad.

 Quiere imponer o provocar con sus mentiras inspiradas y percibidas en la mente, desconfianza, dudas, cuestionamientos, para que el alma tenga miedo y desprecie a otras, las acuse, condene.

 Así es como el alma cree que se defiende, protege, pero tiene al enemigo adentro, lo esta recibiendo al darle crédito a sus mentiras, al aceptar sus pensamientos, razonamientos, inspiraciones.

 De esta manera es como impone a las almas que no amen, que desconfíen, teman, desprecien, se aíslen-encierren, y siempre teniéndolo como algo justo, bueno, necesario, debido.

¿CÓMO INTERVIENEN LOS ESPÍRITUS EN EL MUNDO?:

PRESENCIA DE LOS ESPÍRITUS EN LAS ALMAS Y EN LAS PERSONAS:

GRADO DE ENTREGA=GRADO DE PRESENCIA:

ESCALAFONES ESPIRITUALES EN LOS REINOS:

SE HACE EVIDENTE EL REINADO DE satanás EN LAS ALMAS Y EN EL MUNDO:

ENFRENTAMIENTO CON LA MUERTE ETERNA:

Realeza y organización de las tinieblas:

Capítulo II: ALGUNAS MANIOBRAS INFERNALES (II)

 Inspira pensamientos, sugiere razonamientos el adversario, la persona los percibe en su mente, y desde ahí genera sentimientos. También infunde o transfunde sentimientos para completar el engaño y controlar o dominar a las almas.

 Lo que le interesa es controlar la voluntad, determinarla, o bien dirigir una voluntad, o bien generarla, provocarla.

 Así es como consigue hacer hacer o no hacer al alma, le impone su voluntad y el alma la tiene por propia, la hace suya, no sabiendo que al hacer propia la voluntad del adversario, está entregándose a éste y es él el que la hace suya.

 De esta manera se apropia de las almas, las controla, domina, somete, esclaviza, manipula, las pone a su disposición, y encima, van por el mundo plenamente convencidas de que obran bien o por y para su bien, o mas orgullosas aun, que lo hacen por el bien de otros.

 Esto sucede a almas inconscientes que no realizan el discernimiento de la Voluntad de Dios, o sea, cómodas desamoradas que no buscan a Dios verdaderamente y por lo tanto no lo aman realmente.

 Controlando al alma de esta manera va haciendo que se encierre, aísle, que tema por sí misma siempre, que piense en sí y se dedique a hacerse amar, adorar, negándose a la vez a dar lo que pide.

 Acá le sugiere e impone desconfianza de otras almas para que se niegue a amarlas, para que encuentre excusas, pretextos para no amar, y siempre son acusaciones, quejas.

 Ahí recurre al miedo, infunde terror en las almas de padecer, les sugiere que las otras la van a perjudicar, lastimar, hacer sufrir, despreciar, humillar, para que se retraigan, nieguen, oculten o acusen.

 También puede inspirar el mismo miedo, pavor, terror, habiendo relación, pero acá trabaja en las dos partes sembrando discordia, veneno, fortaleciendo el orgullo y ofreciendo dudas, cuestionamientos.

 Otra cosa que hace es sugerir directamente que otras personas están perjudicando, ahí aprovecha ciertos hechos para darles otra interpretación, y así el alma que lo escucha se hunde, tiene miedo y ve como real lo que el adversario le sugiere.

 A estas cosas se añade que el comuna de las personas no ve ni entiende lo que sucede, solo piensa en sí misma, cree que son pensamientos suyos propios y a eso se añaden los sentimientos de miedo y preocupación presionando para que se le de curso a la mentira y sea tenida como cierta.


CARENCIA DE BUENA VOLUNTAD:

OBRA CON SU VOLUNTAD CONTROLADA, DETERMINADA Y MANIPULADA:

REFLEXIONES SOBRE LA VOLUNTAD PROPIA:

Realeza y organización de las tinieblas:

¿CÓMO INTERVIENEN LOS ESPÍRITUS EN EL MUNDO?:

PRESENCIA DE LOS ESPÍRITUS EN LAS ALMAS Y EN LAS PERSONAS:

GRADO DE ENTREGA=GRADO DE PRESENCIA:

ESCALAFONES ESPIRITUALES EN LOS REINOS:

SE HACE EVIDENTE EL REINADO DE satanás EN LAS ALMAS Y EN EL MUNDO:

ENFRENTAMIENTO CON LA MUERTE ETERNA:

Capítulo III: ALGUNAS MANIOBRAS INFERNALES (III)

 A veces las maniobras infernales son realizadas para que la persona se vuelva loca, otras para que sea tenida por tal por el resto de las personas, especialmente por su entorno.

 Así es como aísla a las almas, y el aislamiento lo quiere para atormentarlas, para apoderarse de ellas y consumirlas-devorarlas envida, dado que les va succionando vitalidad.

 A medida que obra como sanguijuela espiritual el alma se debilita, enferma y llega hasta padecer un tipo de muerte, la muerte espiritual por ello es que vaga sobre la faz de la tierra como desgraciada sufriente, solo sabe padecer, solo conoce sufrimientos, angustias obsesiones desesperaciones e histerias.

 El alma debe hacer un esfuerzo por salir del abismo, dejar de encerrarse, dejar de pensar en sí misma, comenzar a elevar el pensamiento, la mirada, dirigirse a Dios, prestarle atención.

 Tiene que dejar de estar pendiente de sí porque ahí es donde genera amor propio, debe pasar a estar pendiente de Dios, porque ahí es donde genera amor a Dios.

 Considerar que sufre el embate de los demonios porque esta encerrada, aislada, vacía, desolada y sin amor. No está sin amor porque no es amada como se queja, lamenta, o preocupa, esta sin amor porque no ama, dado que el amor que tenemos es el amor que damos.

 Ahí es donde tiene las trampas el adversario, quiere imponer a las almas que no amen, porque al no hacerlo dejan de generar amor y provocan vacío, desolación, angustia, desesperación obsesiones, histerias, etc.

 Cuando el alma no ama y se lamenta por sí misma, se hunde, entierra en vida, se esta velando viva, se convierte en una muerta espiritual que es asaltada por los demonios.

 Dios Es Amor y Voluntad de Amar, por ello el alma que no ama no puede tener a Dios, se queda con el vacío, la ausencia la carencia de Dios donde puede meterse el adversario, satanás.

 Encierra el enemigo a las almas haciéndoles temer por sí, logrando que se preocupen y amenazándolas o insinuándoles que son o serán perjudicadas porque así es como se niegan a amar y retroceden, no viendo que el mal se lo causan a sí mismas al negarse a amar, al temer y al despreciar en respuesta a lo que temen.

Realeza y organización de las tinieblas:

¿CÓMO INTERVIENEN LOS ESPÍRITUS EN EL MUNDO?:

PRESENCIA DE LOS ESPÍRITUS EN LAS ALMAS Y EN LAS PERSONAS:

GRADO DE ENTREGA=GRADO DE PRESENCIA:

ESCALAFONES ESPIRITUALES EN LOS REINOS:

SE HACE EVIDENTE EL REINADO DE satanás EN LAS ALMAS Y EN EL MUNDO:

ENFRENTAMIENTO CON LA MUERTE ETERNA:

Capítulo IV: ALGUNAS MANIOBRAS INFERNALES (IV)

 Convierten las almas su paso por el mundo en un infierno porque no aman ni les interesa hacerlo, solo se preocupan por alimentar su orgullo, generar amor propio, hacerse adorar.

 Al prescindir de Dios se exponen a las maniobras infernales, le dan poder al adversario, le posibilitan hacerse presente, porque satanás, y con él sus demonios, se hacen presentes cuando Dios esta ausente.

 Son las almas las que deben buscar a Dios, salir de sí mismas, dejar de pensar en sí y de alimentar su ego, porque al no hacerlo se están perjudicando, y luego, por inspiración satánica, acusan y responsabilizan a otras.

 Ellas mismas al no amar a Dios convierten su vida en un abismo de egolatría narcisista infernal en el que puede hacerse presente la serpiente antigua, satanás, pero orgullosas, ciegas y aconsejadas por éste, culpan, responsabilizan y acusan a otros por lo que se provocan.

 Pasar por el mundo, hallarse en el tiempo como si Dios no existiera o como si fuese irrelevante si existe o no, es lo que deja a las almas en un estado infernal, o sea donde Dios no existe y es irrelevante si existe o no.

 Dios respeta la elección de las almas, pero que comprendan e una vez que por su orgullo, amor propio, por encerrarse en el propio abismo están enloqueciéndose, desesperándose y exponiéndose a perderse eternamente.

 Si las almas se sienten fuertes, orgullosas y seguras desconfiando de Dios, aprovecha el adversario su estulticia y las confunde, las vuelve mas seguras de sí y fomenta esa desconfianza de Dios.

 Siembra miedo, preocupación dudas y ahoga a las almas en sí mismas, pronto se olvidan de Dios, pasan a pensar obsesiva, angustiante y desesperadamente en sí mismas.

 Si no logra preocuparlas con algo, lo que hace es sembrar desconfianza de Dios, le asta la simple duda para meterse y depositar su veneno.

 Sugiere pensamientos y transfunde su maldito espíritu de odio a Dios como fuerza descontrolada que entra al alma como ventarrón por hendija y la deja helada de miedo-orgullo, pero encendida de furia y ardiendo en deseos de adoración.

 Las almas se ven envueltas por pensamientos dominantes, obsesivos, maliciosos, venenosos, perversos, retorcidos, ácidos que las hacen sufrir, a la vez que padecen la fuerza descontrolada de la furia infernal, del odio.

 De esta manera su pobre y débil voluntad es vencida entregándose a odiar, acusar aborrecer, perseguir, maltratar, despreciar, etc., y siempre convencidas de obrar bien o con justicia, o por su bien o por el de otros.

Realeza y organización de las tinieblas:

¿CÓMO INTERVIENEN LOS ESPÍRITUS EN EL MUNDO?:

PRESENCIA DE LOS ESPÍRITUS EN LAS ALMAS Y EN LAS PERSONAS:

GRADO DE ENTREGA=GRADO DE PRESENCIA:

ESCALAFONES ESPIRITUALES EN LOS REINOS:

SE HACE EVIDENTE EL REINADO DE satanás EN LAS ALMAS Y EN EL MUNDO:

ENFRENTAMIENTO CON LA MUERTE ETERNA:

Capítulo V: ALGUNAS MANIOBRAS INFERNALES (V)

 Puede el adversario engañar a las almas porque están exclusivamente dedicadas a sí mismas, totalmente encerradas, abismadas en sí y completamente olvidadas de Dios.

 A veces hablan sobre Él, dicen que creen, pero es mentira, no han levantado la cabeza de sí no han elevado el pensamiento, se hallan completamente abismadas en su orgullo y dedicadas a satisfacer su ego.

 Que sepan algo sobre Dios o hablen sobre Él no quiere decir que lo tengan o que Él las tenga, considerar que los demonios saben mas que las almas sobre Dios, pero no por ello lo ven o están en el Cielo.

 Son una montaña de orgullo, un cúmulo de inútil amor propio, no hacen otra cosa mas que preocuparse inútil y constantemente por sí, olvidándose de Dios, renegando de Él, apartándose de su Voluntad, y por ello, oponiéndosele, y encima, con el orgullo de que lo siguen o sirven.

 Las almas se dejan dominar por el miedo, cada cual se entrega a su preocupación, se angustia, desespera, enloquece, obsesiona y termina convirtiéndose en histérico que clama obediencia y exige imponerse.

 Se apoyan en sí mismas, no confían en nadie y mucho menos en Dios porque no lo controlan, someten, porque no pueden ponerlo a su disposición, entonces, lo descartan o bien pierden el tiempo tendiéndole trampas y queriendo imponerle que se rinda.

 Ahí es donde las engaña y manipula el al adversario, las vuelve orgullosas de confiar en sí y temerosas para que desconfíen de Dios y lo pongan a prueba, lo tienten, para que le exijan obediencia, servicio, atención, porque sabe que no lo van a conseguir.

 Las empuja a eso para volverlas mas orgullosas, inseguras miedosas, para que se choquen contra la pared y acaben por desconfiar de Dios cuando dicen que creen, porque al no poder dominarlo o controlarlo, al no poder ponerlo a su disposición se creen desgraciadas, despreciadas, se sienten frustradas.

 De entrada fue una trampa infernal, el adversario les infundió miedo y les inspiró que tratasen de vencer a Dios, de imponérsele de colocarlo a su disposición. Sabía que no lo iban a conseguir fingió que se interesaba por las almas, pero la trampa es esa, quiere que se frustren, decepcionen, porque ahí, en el desengaño-desencanto les infunde su veneno, odio, rabia imponiéndoles que odien a Dios.

 También les sugiere que Dios no las ama o que las desprecian y que no le importan a nadie, mucho menos a Él, etc., todas esas cosas que las almas débiles, miedosas, cobardes, orgullosas y desamoradas gustan escuchar, pensar, sentir.

 Así las aparta de Dios, y las orgullosas no admiten que no han querido confiar nunca, que dijeron que confiaban en Él cuando en realidad lo estaban poniendo a prueba pidiéndole que se rinda a sus caprichos.

Realeza y organización de las tinieblas:

¿CÓMO INTERVIENEN LOS ESPÍRITUS EN EL MUNDO?:

PRESENCIA DE LOS ESPÍRITUS EN LAS ALMAS Y EN LAS PERSONAS:

GRADO DE ENTREGA=GRADO DE PRESENCIA:

ESCALAFONES ESPIRITUALES EN LOS REINOS:

SE HACE EVIDENTE EL REINADO DE satanás EN LAS ALMAS Y EN EL MUNDO:

ENFRENTAMIENTO CON LA MUERTE ETERNA:

Capítulo VI: ALGUNAS MANIOBRAS INFERNALES (VI)

 Queremos confiar mas en nosotros mismos que en Dios, nos negamos a confiar en Él, a cederle el control, a apoyarnos realmente en Él y descansar, por ello es que convertimos nuestra vida en un infierno, y si es un infierno, puede meterse el adversario para perturbarnos.

 Nos azota, castiga, somete, humilla, hace padecer, se burla, porque es un cerdo sádico que disfruta en la maldad, le agrada vernos y hacernos padecer, pero mucho mas le gusta enloquecer a las almas.

 Quiere enloquecerlas porque así consigue se odien y sean odiadas, las cerca con su vómito de odio para destrozarlas y finalmente postrarlas y perderlas en el abismo eterno.

 El alma que es odiada, o que cree que lo es no siéndolo, se odia a sí misma, por ello se hunde, entierra, encierra y lego se dedica a odiar y a despreciar a todos.

 Se incapacita para amar, llega a morir en vida, porque pierde la capacidad o voluntad de amar, lo que es estar muerta en el espíritu. Una vez que se halla en ese estado, no le importa ni le interesa nada, todo orden esta trastocado, entonces, odia, desprecia, aborrece.

 Esto puede suceder incluso siendo el alma orgullosamente religiosa, piadosa, etc., según el mundo. También sucede aun cuando el alma diga no ser mala o no tener vicios.

 Lo que determina que el alma este muerta es el rencor que guarda, esa voluntad de no amar, lo que aumenta con el miedo, la preocupación por sí. Ahí el alma se dedica a hacerse amar o se apega a quienes sabe que la aman o a quienes exige que lo hagan.

 De esta manera el alma se vuelve miserable, sumamente egoísta, se dedica a buscar seguridad apegándose a otros y exigiéndoles celosa y orgullosamente como un nene que la amen, adorne, miren, presten atención.

 El alma de esta manera tiene siempre sustitutos, apoyos, falsas seguridades, se apega a otras y nunca se dirige a Dios, y es ahí donde el adversario la engaña.

 La engaña de varias maneras, por ejemplo, le hace temer que Dios le va a quitar esos apoyos o falsas seguridades, transmitiéndole al alma su miedo, porque ahí es donde él se halla colado o metido.

 También le sugiere que Dios no es necesario, que tiene todo lo que quiere o cosas similares para que el alma se vuelva cómoda, egoísta, indiferente y apegada a otras succionándoles vida y sin evolucionar, crecer o madurar, sin moverse, sin amar.

 Otra cosa que hace es usar esas inmadurases para producir inmadurez espiritual, usa esos miedosos apegos para que se reflejen en la devoción, para que las almas sean infantiles, egoístas y desamoradas para con Dios.

 También se cuela en las devociones haciéndose pasar por Dios, y puede engañar a las almas con inspiraciones, voces, apariciones, porque puede transfigurarse en ángel de luz para desviar a las almas cómodas, egoístas, inmaduras espiritualmente o que desean ser adoradas por Dios y no obedecerlo. Las almas no saben discernir las apariciones, inspiraciones, locuciones, etc., buenas o verdaderas de malas o falsas.

 En este punto otra cosa que hace es generar miedo o preocupación obsesivo respecto de perder tal o cual persona, o tal o cual cosa, para que el alma no llegue a elevarse nunca, para que no preste atención a Dios y se hunda preocupada en sí misma.

Realeza y organización de las tinieblas:

¿CÓMO INTERVIENEN LOS ESPÍRITUS EN EL MUNDO?:

PRESENCIA DE LOS ESPÍRITUS EN LAS ALMAS Y EN LAS PERSONAS:

GRADO DE ENTREGA=GRADO DE PRESENCIA:

ESCALAFONES ESPIRITUALES EN LOS REINOS:

SE HACE EVIDENTE EL REINADO DE satanás EN LAS ALMAS Y EN EL MUNDO:

ENFRENTAMIENTO CON LA MUERTE ETERNA:

Capítulo VII: ALGUNAS MANIOBRAS INFERNALES (VII)

 No hacen las almas lo que deben hacer, por ello es que se hallan postradas, estancadas y todo cuanto intentan les resulta mal, se desvanece o desmorona, derrumba o viene abajo.

 Ahí se frustran, odian, lamentan, se atormentan a sí mismas culpándose o considerándose maldecidas, desgraciadas y es en esto que el adversario las confunde, engaña y atormenta.

 Quiere que las almas se odien a sí mismas, se desprecien, caigan en el autodesprecio, porque en ese abismo llegan a hacer todo lo malo posible por perjudicarse creyendo incluso que obran por su bien.

 Ahí abajo andan desdichadas, se arrastran por el suelo como gusanos, se consideran condenadas y hasta temen el odio de todos, incluso de Dios, o suponen también, por sugerencia infernal, que todos en derredor perjudican y son de temer.

 De esta manera logra que las almas no amen y ni siquiera se amen, que solo sufran, lloren, se lamenten, se tengan lástima y al final, se odien, aborrezcan, desprecien.

 Mientras se auto-desprecian las almas, aun siendo amadas no lo ven, no lo advierten, no lo notan, no se dan cuenta. Por ello es que se abisman mas en sí, se hunden, evaden, pierden, extravían vagando en tinieblas.

 No creen ni pueden ni quieren, lo único que hacen es vagar sobre la faz de la tierra lamentándose, preocupándose, angustiándose, sufriendo como condenadas no estándolo aun.

 Quiere generar el surgimiento del orgullo, de un espíritu orgulloso e inútil que solo se lamente por sí y demande ser adorado, exija ser obedecido, y busque ser amado imponiendo que le presten atención.

 Es un espíritu de amor propio, preocupación por sí, de nula voluntad de amar, de real olvido de Dios y omnipresencia de sí. Es el mismo espíritu del anticristo.

 El alma cree que se salva que se libera o protege, pero lo único que hace es dedicarse a sí misma, a generar orgullo, amor propio, a convertirse en nada o menos que nada y siempre sufriente.

 La función de ese anticristo personal, doméstico, es perpetuar al alma en un estado de muerte-miedo, o sea, de constante preocupación por sí, porque ahí es donde se deja manipular por el adversario.

 Si el alma no busca verdaderamente a Dios, si no hace discernimiento de Su Voluntad, puede ser engañada y acaba dedicada a conformar su miedo sin vencerlo nunca, y cree falsamente que se libera cuando en realidad lo esta conformando, satisfaciendo y por ello no es atormentada por ese miedo.

 Al adversario le basta con asustarla para manipularla, porque el traidor interno, ese yo-orgullo-amor propio-anticristo personal, le hace hacer o no hacer según lo que el adversario quiere y finiendo así que la protege o defiende.

 Acá es donde el traidor interno le sugiere al alma que haga lo que el adversario quiere y la convence de que es por su bien en defensa, pero este yo-miedo, trabaja para satanás, y por ello, para postrar y perder al alma.

 Ahí es donde el alma no ama, no confía, no cede, no hace nada bueno, y siempre con orgullo y creyendo que es por su bien o defensa, o por el bien y la defensa de otros.

 Justamente acá es donde debemos vencer el miedo para vencer el anticristo personal o doméstico y llegar a ser libres de las imposiciones del adversario, satanás, pero si no hacemos el esfuerzo por buscar a Dios y obedecerlo, no vencemos el miedo, éste nos domina y lo único que hacemos es conformarlo.

 Si lo conformamos se acalla, deja de atormentarnos, pero no nos liberamos, es la falsa liberación que ofrece el adversario, un engaño en el que lo único que hacemos es perjudicarnos porque ese miedo crece hasta devorarnos.

Realeza y organización de las tinieblas:

¿CÓMO INTERVIENEN LOS ESPÍRITUS EN EL MUNDO?:

PRESENCIA DE LOS ESPÍRITUS EN LAS ALMAS Y EN LAS PERSONAS:

GRADO DE ENTREGA=GRADO DE PRESENCIA:

ESCALAFONES ESPIRITUALES EN LOS REINOS:

SE HACE EVIDENTE EL REINADO DE satanás EN LAS ALMAS Y EN EL MUNDO:

ENFRENTAMIENTO CON LA MUERTE ETERNA:


La verdad sobre satanás y los suyos (VII)



La verdad sobre satanás y los suyos (VII)


La verdad sobre satanás y los suyos (I):

La verdad sobre satanás y los suyos (II):

La verdad sobre satanás y los suyos (III):

La verdad sobre satanás y los suyos (IV):

La verdad sobre satanás y los suyos (V):

La verdad sobre satanás y los suyos (VI):

Capítulo I: INFLUENCIA DE satanás EN LA HISTORIA

 El adversario, satanás, es un cerdito orgulloso que esta celoso de sí, por ello es que se desespera por ser adorado y, habiéndose perdido, no se dedica a otra cosa mas que a eso.

 Con su comportamiento demuestra que es como un nene caprichoso que no ha podido dominar, controlar, someter, doblegar a sus padres, busca venganza, revancha.

 Esta venganza puede consistir en conseguir por sí mismo lo que quiere, en vomitar odio o en hacer que nadie lo ame. Acá es donde busca, persigue y seduce a la humanidad queriéndola sumar a su rebeldía y venganza contra Dios.

 Considerar la importancia de no dejarse seducir, tentar, engañar por el adversario, comprender la necesidad de discernir la Voluntad Divina y de hacer un esfuerzo real por obedecer a Dios.

 Es un maldito tramposo, un embustero y dispone de gran poder sobre la faz de la tierra en estos tiempos en los que se ha abandonado el verdadero culto a Dios, por ello es que o debemos perder el tiempo entregándonos al orgullo, valiéndonos por cuenta propia, dedicándonos a satisfacer la voluntad propia, la ambición, porque ahí somos llevados de las narices por satanás.

 Las almas se exponen a perderse eternamente porque quieren conducirse por sí mismas no considerando que hay una parte de la Creación que no conocen ni comprenden, la espiritual, que encima, es de la que depende todo.

 Es satanás que esta en guerra contra Dios y quiere oponerle a todas las almas busca imponer a las almas que odien a Dios rebelándose contra Él directa o indirectamente.

 Directamente cuando obtiene que lo odien en forma abierta, consciente y decidida, y es indirecta cuando consigue que las almas solo se preocupen por sí mismas, su orgullo y practiquen la egolatría narcisista, miedosa, cobarde.

Capítulo II: ORGULLOSA DE PRESCINDIR DE DIOS

 Somos hijos, somos como niños para Dios, pero también debemos madurar, evolucionar, progresar espiritualmente, porque, de no hacerlo, involucionamos, nos hundimos, abismamos en nosotros mismos ahogándonos en la abominable desolación que provocamos.

 Dios Es Bueno, pero no es tonto, quiere Nuestro Verdadero Bien actual y Eterno, por ello nos conduce al crecimiento, la maduración y el progreso espiritual, para que salvamos del abismo de egoísmo, orgullo, amor propio, miedo y preocupación inútil por nosotros mismos.

 Somos egoístas y deseamos continuar siéndolo, eso es lo mas grave, queremos ser inmaduros, no crecer, no evolucionar, no progresar, y ahí es donde el adversario puede intervenir.

 Puede meterse en esos caprichos, rebeldías, ambiciones, en ese negare a prestar atención  a obedecer. Lógicamente, lo hace incitando a la rebeldía, diciendo a las almas que tienen razón, que no solo pueden, sino que deben continuar con sus caprichos, ambiciones, perversiones, rebeldías.

 Lo que busca es fomentar y fortalecer el orgullo, que las lamas generen amor propio. Quiere endurecerlas en la rebeldía contra Dios.

 Les dice lo que desean escuchar, las aparta totalmente de Dios y de la realidad hundiéndolas en tinieblas mientras les hace creer que son diosas, reinas y que cuanto se les antoja esta bien o debe ser satisfecho.

 Manipulándolas sutilmente las arrastra a construir una vida sin Dios y en contra de Él que acaba por ser en contra de la humanidad misma, sin embargo, esto no lo ven, no lo entienden y no lo creen si se lo dicen.

 Es una civilización orgullosa, o sea, ciega, engañada, que esta satisfecha solo de prescindir de Dios, de renegar de Él, de provocarse tontamente la autodestrucción.

 Dispone de las almas como de títeres o marionetas haciéndoles hacer o no hacer peor que si estuviesen poseídos los cuerpos y las almas oprimidas. Esto sucede porque se han fundido al adversario y las usa como lo que son, cosa de su propiedad.

 Esto lo consiguió porque la humanidad se lo quiso conceder, porque deseó ser rebelde contra Dios, orgullosa, viciosa, corrupta, desamorada, porque no ha combatido ni rechazado al adversario.

Capítulo III: SE APROPIA DE LA VIDA Y ARRASTRA AL INFIERNO

 Somos egoístas, caprichosos, desamorados, solo pensamos en satisfacernos, conformarnos, saciarnos, por ello es que tratamos de dominar, controlar y someter a Dios, deseamos ponerlo al servicio de nuestras ambiciones, delirios y abismales deseos insaciables.

 Si no podemos controlar, dominar, someter y poner a Dios a disposición nuestra, lo rechazamos, despreciamos y lo reemplazamos, a ese punto hemos llegado, la humanidad es semejante a satanás.

 Lo reemplazamos por un dios que inventamos, al que supuestamente sí sometemos, dominamos y obligamos a conformarnos, saciarnos, satisfacernos, obedecernos.

 Supuestamente lo controlamos porque la realidad es que ahí es donde satanás se transfigura en ángel de luz fingiendo conformar a la humanidad, y es ahí donde la domina, controla y somete.

 Ahí es donde él logra la satisfacción de sus ambiciones, perversiones, caprichos, etc., recordar que es astuto y que su inteligencia la pone al servicio de su maldad convirtiéndose en un vengativo desesperado por arruinar, destruir, corromper, etc.

 No queremos ni siquiera considerar la gravedad de ser rebeldes y caprichosos respecto de Dios, de ser ingratos orgullosos desamorados que solo se preocupan por sí mismos.

 Comprender que al ser rebeldes, caprichosos, inmaduros, egoístas, estamos exponiéndonos al adversario, entregándonos a satanás y corriendo a la perdición eterna de la que no se vuelve, de la que no hay retorno posible si no aceptamos y no recibimos al Salvador.

 Busca el adversario los caprichosa, ambiciones, deseos, rebeldías, y si no las encuentra las inventa, inspira, propicia, porque así nos rebela contra Dios y mientras que creemos que nos dedicamos a nosotros mismos, en realidad estamos admitiendo la rebeldía infernal, el espíritu de satanás con las consecuencias que esto acarrea.

 Acarra que recibimos a satanás mismo y le permitimos que disponga de nosotros, que influencie en nuestra vida al punto de determinarla. Considerar que el cerdo es astuto y sabe con qué tentar, educir y atraer a cada uno.

 Comprender la necesidad de discernir la Voluntad de Dios y de renunciar a la propia que es manipulada por el adversario par arrastrarnos a una real rebeldía contra Dios, en la cual se apropia de nuestra vida y nos arrastra al infierno.


Capítulo IV: DESPUÉS DE FRUSTRACIONES SE ABLANDARÁN

 Ofrece satanás a las almas la excusa perfecta en estos tiempos para prescindir de Dios, les da motivos o excusas para que continúen preocupándose por sí mismas, para que sigan enterrándose en su abismo de orgullo y egolatría narcisista infernal.

 Les provoca miedo, les infunde angustia, las arrastra a la desesperación volviéndolas histéricas, de manera que siempre encuentran una excusa para olvidarse de Dios y obsesionarse consigo mismas.

 Lo que hace es fomentar el crecimiento del orgullo-yo-amor propio, porque así logra incrementar su presencia en el alma y obtiene que retroceda la Presencia del Señor. Es en los corazones que se libra un combate espiritual decisivo, es en la vida personal donde están las batallas por la salvación o perdición y donde se decide la suerte, rumbo y destino de la humanidad.

 Cada persona, cada corazón es un campo de batalla donde Dios y satanás se enfrentan, donde cada alma es responsable por la victoria de uno y la derrota del otro.

 El alma decide quien gana y quien pierde, a quien elige y a quien rechaza, pero que considere que las apariencias engañan, cuando piense ligeramente que elige a uno puede estar eligiendo al otro.

 Esto señala la responsabilidad individual, el deber de toda alma de discernir la Verdad, de buscar la Voluntad Divina y de Obedecer realmente a Dios, tanto por su bien, como por el bien de toda la humanidad.

 Que consideren las almas que la elección actual determina a qué linaje se pertenece y también el destino eterno, no es algo que pueda decidirse a ligera, incluso se debe tener en cuenta que no elegir clara y decididamente a Dios es quedarse con satanás.

 Siempre esta maniobrando, moviéndose, tendiendo trampas, engañando, realizando puestas en escena para arrastrar a las almas a la perdición. Éstas no lo entienden, no lo ven ni lo comprenden, y lo que es peor, tampoco les interesa llegar a entenderlo, se dejan engañar y se oponen al Salvador.

 Dios intenta salvar a las almas, pero no las obligas, Él puede, ellas no quieren, entonces, no las atormenta, no les insiste, no les exige, les da oportunidades, luego deja libre porque si continuara insistiendo, las almas continuarían oponiéndose y con mas capricho, volviéndose mas demoníacas.

 Cuando las almas eligen cerrare, encerrarse, ocultarse, negarse, abismarse, las deja para otra oportunidad luego de que se hallan ablandado a golpes de frustraciones y desencantos.

Capítulo V: CONTEXTO DE LA HISTORIA (VIII): DEFIENDEN AL QUE LOS VA A DEVORAR

 No aceptó a Dios el adversario, no renunció a su ambición, capricho, deseo, no aprendió, no creció, entonces, sigue trabado en su obsesivo tratar de concretar su capricho y saciar su ambición.

 Esto se ve reflejado en que pelea día a día y alma por alma parra arrancársela a Dios e imponerle que lo adore a él, ahí es donde dice chorreando inmundicia de su boca, ‘¡Ésta alma es mía!’, mientra se excita con su victoria burlándose maliciosamente de Dios.

 Comprender la gravedad de nuestros caprichos, las consecuencias de no prestarle atención a Dios, le estamos dando la razón al adversario, le permitimos que se meta en nuestra vida y disponga de ella solo para que se cobre su venganza y para que se burle de Dios.

 Desde el principio quiso ser adorado el adversario, desde que se adoró a él mismo volviéndose vanidoso, se convenció de que le correspondía y como Dios no se lo concedió, se dedicó a conseguirlo convirtiéndose en lo que es, el primer perdido.

 Conseguir arrancarle almas a Dios es para el adversario una victoria excitante, delira de orgullo y se revuelca en su soberbia cuando lo obtiene, luego se la restriega en la cara a Dios mostrándole como la ha convertido en corrupta que chorrea inmundicia, se la presenta como a una postitula ultrajada, drogada y prácticamente reducida a la esclavitud.

 Desgraciadamente esta imagen no solo es de un alma, sino de la humanidad misma de estos tiempos llena de orgullo, amor propio, chorreando inmundicias, sumergida en vicios, convertida en rebelde a la Voluntad de Dios.

 La toma en sus garras mientras la hipnotiza, encanta y seduce, la acaricia como a la víctima que va a devorar arrancándole la cabeza mientras se halla viva y delirando en su lujuriosa soberbia se dispone a destrozarla.

 La humanidad permanece ajena a estas cuestiones, es ignorante de la realidad, completamente ciega de su peligro real, se comporta como en el tiempo de Noé en el que se dedicaban a cultivar vicios y corromperse.

 Considerar siquiera por un instante la necesidad de Dios, de salvación, de prestarle atención y obedecerlo, de abrir los ojos a la realidad y de dejar de ser caprichosos orgullosos que defienden al que los va a devorar.

REALIDADES ESPIRITUALES DE HOY:

BATALLAS ESPIRITUALES EN LA HISTORIA:

CONTEXTO DE LA HISTORIA (I):

CONTEXTO DE LA HISTORIA (II):

CONTEXTO DE LA HISTORIA (III):

CONTEXTO DE LA HISTORIA (IV):

CONTEXTO DE LA HISTORIA (V):

CONTEXTO DE LA HISTORIA (VI):

CONTEXTO DE LA HISTORIA (VII):

Capítulo VI: DIVISIÓN EN LA HUMANIDAD

 Esta desesperado por ganar el adversario, y también hay almas en el mundo que son como él, no comprenden que ganar es perder y perder es ganar.

 Ganar es imponer la propia voluntad caprichosa, ambiciosa, es condenarse a tratar de saciarse-conformarse siempre sin hallar consuelo alguno que baste ni satisfacción posible.

 Esto se debe a que, cuando nos procuramos satisfacción en ambiciones, vicios corrupciones, despreciamos a Dios y buscamos instintivamente reemplazarlo, pero no hay nada ni nadie capaz de eso condenándonos por ello a buscar lo que es imposible de conseguir y vagando en tinieblas por ello.

 Que en el mundo hay almas que entran en esa locura autodestructiva es grave, pero que lo mismo suceda en las religiones es mucho mas grave aun, y esto es lo que ha provocado la abominable desolación, o sea, que satanás se haya instalado en el templo haciéndose adorar, servir, obedecer.

 Las almas consciente o inconscientemente están de común acuerdo con satanás, lo que provoca la ausencia de Dios, el reinado de las tinieblas, un abismo a punto de devorar y consumir a la humanidad enterrándola en tinieblas luego de haberlas corrompido, destrozado y transformado reduciéndolas a excremento de demonios.

 Las almas que deseen ser libres de las tinieblas y de la perdición eterna tienen que hacer un esfuerzo real por buscar a Dios, por salir de sí mismas y obedecer al Señor creyendo verdaderamente Él.

 Quienes no lo hagan, definitivamente se precipitarán en su abismo-sepulcro de orgullo quedando encerradas en sus delirios, presos de sus caprichos y puestos al servicio de satanás.

 Así es como los dos linajes se irán conformando, concretando, consolidando, y en éstos, irá creciendo la presencia de quién han elegido, unos a Dios, y otros a satanás que dice ser dios.

 No se puede salvar a las almas por la fuerza, por ello es que las que desean perderse, quedar postradas en tinieblas y a merced de satanás, pueden hacerlo, lo que no podemos hacer es obligarlas a salir del infierno que desean construir.

 Tampoco podemos impedir que construyan su reino maldito, pero sí podemos y debemos impedir que nos sometan a éste si es que verdaderamente queremos ser hijos de Dios, si realmente deseamos esa libertad propia de los hijos de Dios.

 Esto significa que, el alma que quiera ser libre, será libre buscando a Dios, confiando en El Señor y siguiéndolo en El Camino de la Revelación de Su Voluntad, porque ahí es donde el alma es verdaderamente fiel, donde ama a Dios y donde lo recibe teniéndolo como corresponde.

 Las almas que no amen a Dios en verdad, continuarán encerradas en la mentira de satanás y quedarán hundidas en la creación del adversario, humanista, terrena, satanista, corrupta y condenada a la autodestrucción.

 Así se cumple el Juicio de Dios y así se cumple lo que dio El Señor, que no ha venido a traer la paz sino la Espada (Del Espíritu-Verdad, por supuesto), y que no vino a traer unión sino división (En el sentido de separar a las almas con Dios y sin Dios, derecha e izquierda).


Capítulo VII: LO NATURAL ES OBEDECERLO

 Encerrado en sus delirios y convencido de su grandeza, satanás se olvidó de Dios perdiendo totalmente el rumbo, extraviándose en tinieblas y convirtiéndose en el primer perdido.

 Se convenció también que debía ser adorado, pues lo suponía consecuencia de su supuesto ser admirable, grande y como Dios o aun mas que Él. No advirtió que se convirtió en un delirante de soberbia que perdió el contacto con la realidad.

 Como ambicionó ser adorado, se enfureció cuando Dios le Reveló que no lo sería, ahí se sintió despreciado en su orgullo, no quiso entender que en ese instante podía ser liberado de su delirio, capricho, fantasía, alienación.

 Ahí decidió cobrarse venganza, quiso hacer que la humanidad odiara a Dios, lo aborreciera, despreciara, y consecuencia de esto es la historia que conocemos desde el principio.

 Comprender donde es que entramos cuando no amamos a Dios, somos indiferentes hacia Él, nos preocupamos por nosotros mismos y nos desesperamos por ser adorados en el mundo, es decir, entramos en el reino de las tinieblas, pasamos a estar bajo la influencia del adversario.

 Tenemos que discernir realmente como orientamos nuestra vida, las decisiones que adoptamos, porque si nos dedicamos a hacernos amar, adorar, o a conseguir lo que queremos sea como sea, quedamos bajo la influencia del adversario y nos abismamos en tinieblas condenándonos a la perdición eterna.

 A todos ofrece el adversario la venganza contra Dios, a todos tienta, seduce, encanta y quiere manipular, también a todos engaña, por ello es que necesitamos dirigirnos a Dios y discernir Su Voluntad, para poder ser guiados por Él en medio de las tinieblas y la confusión hacia la Vida Eterna, es mas, para eso Vino El Señor.

 A todos les hace querer una cosa para decepcionarlos y arruinarlos, o para tentarlos y colocarlos bajo su influencia, es decir, para que generen un espíritu ambicioso que es como el suyo donde se funde y donde puede reinar y manipular disponiendo de las almas.

 Mientras las almas continúen siendo rebeldes a la Voluntad Divina, satanás va a continuar estando presente, reinando y desafiando a Dios por medio de las mismas almas que Él quiere Salvar.

 La pelea contra Dios es del adversario, nosotros somos hijos de Dios y lo natural es obedecerlo.

APP CUIDAR = MARCA DE LA BESTIA, 666

APP CUIDAR = MARCA DE LA BESTIA , 666   No es casualidad que justo cercano a la fiesta de Pentecostés , el gobierno dictador demo...