30 de abril de 2014

Lección Nº 1255, VIDA SIN DIOS = UN INFIERNO, NECESIDAD DE UN SALVADOR



Lección Nº 1255, VIDA SIN DIOS = UN INFIERNO, NECESIDAD DE UN SALVADOR

 Cuando tenemos pena, lastima, autocompasión, somos débiles, luego lo disimulamos volviéndonos caprichosos, convenciéndonos de que somos fuertes, pero la realidad es el que el miedo y la preocupación nos dominan.

 Sometidos por la debilidad-miedo y culpa-, queremos dominar, someter y prevalecer, es ahí donde nos volvemos controladores, dominadores, caprichosos que tratan de ganar y prevalecer.

 La apariencia externa es de fuerza, pero la realidad es debilidad, miedo, precariedad, preocupación, culpa, etc.

 Esto es así porque el alma misma se odia, desprecia, aborrece. Esto es así porque fue odiada, despreciada, no amada, descartada, pospuesta, reemplazada. También porque padeció desprecios aun desde la misma concepción, cosas que no recuerda pero la han dejado afectada.

 Nos mentimos a nosotros mismos, queremos ocultar la debilidad, pero la realidad es que nos destroza. En el interior, las entrañas mismas, se retuerce todo de furia, bronca, maldad, rabia, arden deseos de venganza, odio descontrolado, reproches.

 Ese mismo infierno nos atormenta, nos hace padecer y provoca la debilidad que nos atormenta. Eso odio nos odia, nuestro mismo orgullo nos aborrece y desprecia porque hemos padecido desprecio, y porque no lo hacemos adorar, no le procuramos venganza, reparación o justicia.

 También nos recuerda y repite el desprecio machacándolo, es como una obsesión o como si la persona se estrellara la cabeza contra la pared diciendo como loca ‘es mi culpa’ o ‘lo merezco’.

 Es el mismo odio el que enloquece a las personas, las enfurece, descontrola, las destruye y consume por dentro convirtiéndolas en abominables por fuera, imperativas, caprichosas, obsesivas, despiadadas, etc.

 Acá es donde debemos considerar la necesidad de Dios, de un Verdadero Salvador, del Señor, porque Él solo puede liberarnos de este infierno y devolvernos a la Paz. Lo que hace falta es purificación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

REVELACIÓN-PRUEBA-REMEDIO, ES LA HORA DE DIOS Lo que sucedió con los ángeles y con el pueblo del antiguo testamento, es lo que sucederá con el pueblo del nuevo testamento

REVELACIÓN-PRUEBA-REMEDIO, ES LA HORA DE DIOS Lo que sucedió con los ángeles y con el pueblo del antiguo testamento , es lo que s...