25 de abril de 2014

Lección Nº 1221, SU NOMBRE LO DICE TODO, DIOS SALVA



Lección Nº 1221, SU NOMBRE LO DICE TODO, DIOS SALVA

 Siempre recurre al orgullo-amor propio el adversario para tendernos trampas y empujarnos a no amar, imponiéndonos ahí su voluntad maldita que es no amar, o amarse a sí mismo que es lo mismo.

 A veces nos recuerda lo que otros hicieron, otras nos amenaza diciendo lo que pueden llegar a hacer, entonces, genera odio, miedo, bronca, etc., en respuesta. Ahí obtiene que no queramos amar, que colaboremos con su obra que es odiar y someter a tinieblas a las almas, y también consigue meterse en nosotros, que admitamos su espíritu inmundo.

 De nosotros depende no caer, no dejarnos engañar, movernos para buscar a Dios, orar y perseverar usando la Verdad, pidiéndole al Señor que Él Guíe nuestros pasos para que no caigamos y no nos perdamos en tinieblas.

 Si no escuchamos al Señor terminamos soberbiamente encerrados en nuestro orgullo rindiéndole culto a la imagen que tenemos de nosotros mismos y dedicándonos a hacernos adorar.

 Considerar que El Señor quiere nuestra colaboración para salvar a las almas, y ésta consiste en oración, en ofrecer sacrificios, penitencias, ayunos, intercesiones, etc., porque ahí es donde se manifiesta verdaderamente el amor al prójimo, cuando colaboramos con Dios en su salvación.

 Debemos advertir un detalle que siempre pasamos por alto, el adversario nos tienta para que odiemos a quienes El Señor quiere Salvar, a aquellas almas para las que nos requiere colaboración para salvarlas.

 No es que Dios no pueda Salvar almas por Él mismo, sino que quiere nuestro amor manifestándose para asociarnos a sus obras y luego hacernos partícipes de su premio, victoria, gloria, felicidad por haber salvado almas.

 Sin oración no podemos colaborar con El Señor porque el amor se manifiesta en la oración. También porque en la oración nos guía, inspira, nos indica realmente por quienes debemos orar e interceder.

 Esto es así porque nosotros nos empeñamos en orar por determinada o determinadas personas, pero Dios necesita que lo hagamos por otras a las que, o bien no queremos, o bien ni siquiera consideramos que existan.

 La obra de la Salvación es del Señor, nosotros nos sumamos, colaboramos, somos asociados, pero debemos hacer lo que Él Quiere, pide, espera, no lo que se nos viene en ganas.

 Si hacemos lo que se nos ocurre no colaboramos con Dios por mas que digamos que sí, solo obramos para alimentar el ego y generar orgullo.

 No hay ocupación mas alta e importante que dedicarse a salvar almas, es el oficio del Señor en Su Paso por el mundo, no solo fue carpintero, Es El Que Salva las almas, Su Nombre lo dice todo, Jesús=Dios Salva.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

REVELACIÓN-PRUEBA-REMEDIO, ES LA HORA DE DIOS Lo que sucedió con los ángeles y con el pueblo del antiguo testamento, es lo que sucederá con el pueblo del nuevo testamento

REVELACIÓN-PRUEBA-REMEDIO, ES LA HORA DE DIOS Lo que sucedió con los ángeles y con el pueblo del antiguo testamento , es lo que s...