12 de febrero de 2014

Los linajes de Dios y del adversario (V)



Los linajes de Dios y del adversario (V)

Los linajes de Dios y del adversario:

Los linajes de Dios y del adversario (II):

Los linajes de Dios y del adversario (III):

Los linajes de Dios y del adversario (IV):

Capítulo I
ORGULLOSA Y TOTALMENTE DESAMORADA

 En estos tiempos de confusión y tinieblas, El Señor nos llama a perseverar, a aprender a tener paciencia y a continuar en El Camino de la Verdadera Fe, o sea, a prestarle atención, escucharlo y obedecerlo siguiéndolo en Su Palabra Revelada.

 No se trata de seguir con costumbres y usos propios, no se trata de aprender un ritual y perpetuarlo, mucho menos de inventar algo y llamarlo ‘religión’, se trata de volver a lo simple, esencial, lo que es lógico y debido.

 Se trata de prestarle atención al Señor, de buscarlo, de querer escucharlo y recibirlo, de participar en Su Revelación-Vuelta-Venida.

 Estamos muy mal acostumbrados, somos cómodos e indiferentes, no le prestamos atención al Señor, no lo buscamos, no lo escuchamos, ni lo seguimos, nos conformamos con cuidar las apariencias, cumplir con algún rito, alguna costumbre y decir que hemos practicado religión o que somos grandes creyentes y personas fervorosas o de mucha fe.

 La verdad es que somos unos hipócritas embusteros llenos de orgullo y amor propio que jamás han levantado la cabeza de su ombligo, y si elevan la mirada por casualidad, es para continuar mirando la punta de su nariz.

 Estamos completamente vacíos, somos desamorados, no amamos a Dios, ni a nadie, nos rendimos culto y no dejamos de practicar esa horrenda egolatría narcisista infernal.

 No queremos presar atención a Dios verdaderamente, no queremos realizar esfuerzo alguno, por ello nos damos a las vanidades del mundo, creemos las mentiras que en el mundo se enseñan y nos sumergimos en tinieblas ahogándonos en el olvido de Dios que estamos generando.

 Es común hablar de Dios y sobre Él, pero, desgraciadamente mucho mas común y corriente es en estos tiempos, ignorarlo, despreciarlo, dejarlo afuera de la vida, no prestarle atención, no escucharlo, y consecuentemente, no obedecerlo.

 No haciendo lo esencial en religión que es buscar a Dios, nos perdemos en las vanidades del mundo, nos enterramos en preocupaciones inútiles y acabamos por perdernos dentro de nosotros mismos y en una vida superficial, banal, trivial, excéntrica, orgullosa y totalmente desamorada.

Leer:


ASÍ SE CUMPLEN LAS PALABRAS DE SAN PABLO, “ES ÉL EL QUE VIVE EN MÍ”: http://jorgelojo12.blogspot.com.ar/2014/01/1902-asi-se-cumplen-las-palabras-de-san.html

¿DE QUÉ LES HABLA satanás A LAS RELIGIONES?:

MEDIADORES DE DIOS Y DE satanás:

¿SE ACABÓ LA REVELACIÓN?, SE ACABÓ LA RELIGIÓN:

Capítulo II
NO HAY AMOR A DIOS, NO HAY AMOR A NADA NI A NADIE

 No buscamos lo simple y esencial de la religión y es porque en las mismas religiones se ha extraviado el rumbo y ya no se practica, no se hace, incluso han surgido muchas supuestas religiones que no son tales.

 Que se disfracen como religiones, no quiere decir que sean religiones, hay mucha gente que habla de Dios y eso no significa que crea en Él verdaderamente.

 Así como hay fariseos, saduceos, escribas, etc., en nuestros tiempos, también hay religiones completas que no aman a Dios verdaderamente, que solo fingen y aparentan hacerlo mientras que en realidad, practican la egolatría y el narcisismo orgulloso infernal.

 Esto significa que le rinden culto a la imagen, personalidad, apariencias, tanto de sus líderes, como de la misma religión en general, haciendo cualquier cosa para obtener fieles, adeptos, clientes, seguidores, contribuyentes.

 Si no hay amor a Dios, no hay amor a nada ni a nadie, solo hay vacío y desolación, muerte y destrucción, las consecuencias mas que lógicas de la ausencia de Dios que provocamos renegando de Su Voluntad.

 Hoy las almas ven o comprueban amargamente que el mundo se ha convertido en un infierno, pero ayer no quisieron entender que renegando de Dios, prescindiendo de Él, abandonando sus caminos, esto iba a ocurrir, irremediablemente iba a llegar.

 En el mundo se ha abandonado el amor a Dios, pero también en las religiones y eso es deplorable, así es como las religiones se han vuelto mundanas, terrenas, desamoradas y hasta perversas.

 Se han volcado al mundo buscando aceptación, reconocimiento, queriendo tener seguidores, fieles, clientes, contribuyentes para sostener la farsa, para propagar y sostener en el tiempo el embuste que llaman ‘religión’.

 Las religiones deberían volver a lo simple y esencial, escuchar al Señor, buscar su Voluntad, colaborar en su Revelación, pero solo se preocupan por triunfar en el mundo, adquirir poder, extender un negocio, cual si de empresas transnacionales se tratase.

 Como no aman, no buscan ni obedecen a Dios, permanecen en tinieblas, naufragan en la noche de los tiempos, la misma que han ayudado a provocar, porque si en el mundo no se ha amado a Dios, que no se lo ame en las religiones ya es condenable.

Leer:









Capítulo III
OTRA VEZ BARRABÁS

 No tenemos fe ni nos interesa tenerla, nos hemos enterrado en el mundo y no levantamos la cabeza, reptamos sobre la faz de la tierra perdiéndonos en sus preocupaciones, quedando ahogados en nosotros mismos, vencidos por la propia debilidad.

 No amamos a Dios, no lo recibimos, entonces, no tenemos Fortaleza, nos vence la propia debilidad, además de que se echan encima los demonios y también la corriente del mundo nos envuelve asolando, desolando, carcomiendo.

 Lo único que tenemos es un deseo siempre creciente de adoración, de ser satisfechos, o sea, un ego abismal o un ego que es un abismo de egolatría infernal.

 Nos desgarra el deseo desesperado de ser adorados, no hemos que es el mismo satanás que arde en nosotros, es su espíritu-esencia, y aunque cueste admitirlo, es horrible decirlo-escribirlo, esa es la realidad.

 Nadie en sus cabales adora a satanás, sin embargo, indirectamente las almas lo hacen, porque cada uno le rinde culto al vacío, al abismo, a la desolación, o sea, a la ausencia de Dios en su vida.

 Las almas practican egolatría, narcisismo infernal, se adoran a sí, a esa imagen fantasiosa que de sí construyen, solo piensan en sí gestando un yo-ego tan grande que las devora-consume-destruye, y eso mismo es lo que practican los dementes idolatras que adoran a satanás directamente.

 Nadie quiere tener a satanás en su casa-vida-corazón, sin embargo, aceptamos su inmundo y repulsivo espíritu, lo recibimos y lo cultivamos. Esto ocurre cuando nos llenamos de amor propio, buscamos satisfacer el orgullo, cuando obramos para ser vistos, amados, adorados, tomados en cuenta, etc.

 Mientras no remediemos esos caprichos y no desechemos esas ambiciones, vamos a continuar padeciendo la desolación, la ausencia de Dios que provocamos y que en definitiva queremos porque estamos manifestando que nos preferimos, que nos anteponemos y que a Él lo posponemos.

 En definitiva, elegimos a barrabás desechando al Señor, porque elegimos el orgullo, el amor propio, el culto a sí mismo, pero con la horrenda máscara de que es por Dios.

Capítulo IV
RAZA MALDITA, ESTIRPE DE satanás, HEREDEROS DE judas

 Quieren un paraíso y construyen un infierno, se desesperan por reinar e impera caprichosamente en el mundo y no les importa la manera en la que lo obtengan, así es que han destruido la creación trastocando todo orden para satisfacer su ambición.

 Su orgullo es haber conquistado el mundo, haber sometido a las naciones, no han querido abrir los ojos y comprender que hicieron el trabajo sucio de satanás, los infelices se sienten orgullosos de sus conquistas que son la ruina de la humanidad.

 Son cerdos orgullosos ególatras, horrendos hijos de satanás en el mundo, lo adoran a éste, se excitan con el oro y se desesperan por el poder, son dóciles instrumentos del castigo de estos tiempos.

 Hablan de Dios, pero su dios es satanás, que lo llamen ‘dios’, que le digan ‘señor’, no significa que sea Dios o Señor, las almas perversas son caprichosas y ambiciosas, se prostituyen con satanás y hacen cualquier cosa a su servicio con tal de obtener satisfacción para sus ambiciones delirantes.

 No les importó consagrarse a satanás, entregarse a la perdición eterna, sumergirse en el abismo de egolatría narcisista infernal, no les interesó convertirse en demonios sobre la faz de la tierra ni destruir la creación, solo persiguieron la satisfacción de su ambición.

 Ni por un instante consideraron que se volvían demonios y la misma imagen de satanás en el mundo, no quisieron ver o entender que se hicieron a sí mismos cerdos inmundos totalmente caprichosos y absolutamente ambiciosos capaces de cualquier cosa, incluso, pactar con el enemigo de Dios y de satanás.

 Se convirtieron en el linaje satánico en el mundo, verdadera estirpe de judas, el traidor, adoradores del oro, del poder, de la mentira, y encima, todavía pretenden ser tratados como dioses, reyes o seores, solo porque su maldito dios, satanás, se los hizo creer.

 Quisieron en sus delirios de soberbia creer que eran dioses, reyes, señores, una raza superior, y el único que les dio la razón a esos caprichos maníacos propios de inmaduros fue satanás, el primer traidor de la creación, el primer demonio, y a ese cerdo lo adoptaron como su dios.

 Se pusieron a su servicio, ser-vicio, se volvieron como él y sus planes concretaron en el mundo, ¿Cuál es su gloria?, haber conquistado=destruido el mundo, los infelices se sienten orgullosos de eso y piensan que van a salir impunes de las manos de su Creador.

 Claro, en sus delirios de soberbia adoran a satanás comos su creador y dicen que él los creó, él los des-creó, hizo su obra de ruina en sus almas que se han vuelto repugnantes a imagen y semejanza de su dios, satanás.

Leer:

Los linajes de Dios y del adversario:

Los linajes de Dios y del adversario (II):

Los linajes de Dios y del adversario (III):

Los linajes de Dios y del adversario (IV):





Capítulo V
NEGANDO LA REALIDAD

 Padecemos la desolación, la ausencia de Dios, el tiempo que lo merece nuestra rebeldía hacia Él, contra Su Voluntad, y es entendible, lógico, consecuente, si no aceptamos Su Voluntad, si renegamos de Él, ¿Cómo esperamos contar con su presencia?

 Ahí es donde muchas almas se engañan, no obedecen a Dios, no lo aman en verdad, no lo siguen en realidad, pero se esfuerzan por cuidar las apariencias, y perderse entre fingimientos hipócritas antes que convertirse realmente.

 No lo obedecen, no lo tienen y no quieren reconocer que construyen apariencias para engañarse y engañar, para mentirse y mentir, volviéndose hipócritas y enterrándose en el olvido de Dios merecidamente.

 Mientras no cesemos la rebeldía contra la Voluntad de Dios, continuaremos padeciendo su ausencia, seguiremos viendo la amarga desolación. El problema es que a las almas no les importa considerar estas cosas, se mienten, engañan y fingen que ven o tienen a Dios y siguen perdiendo el tiempo sobre la faz de la tierra empeñándose en perderse.

 Mientras continuamos siendo rebeldes contra Dios, seguimos padeciendo su ausencia, sufriendo el vacío, la amara desolación, es justicia y nosotros lo buscamos, queremos, provocamos.

 Cuando nos convertimos, disfrutamos de la Presencia del Señor Que Vuelve a nosotros, pero, debemos apurarnos a consolidar esa frágil y naciente unión con una verdadera conversión, con una efectiva renuncia a nosotros mismos.

 Si no hacemos una real renuncia y no perseveramos en ese camino, nos vamos cayendo, como resbalando sin notarlo y acabamos apartados de Dios, separados de Él, privados de su amor.

 No notamos que no tenemos a Dios, no lo advertimos, estamos convencidos de que aun lo tenemos, y por supuesto, tampoco hacemos esfuerzo alguno para remediar la situación, para llegar a tener a Dios verdaderamente, nos mentimos, engañamos y luego mentimos-engañamos a otros.

 Si no dejamos de mentirnos, si no dejamos de sostener mentiras y de aparentar lo que no es verdad, vamos a seguir padeciendo la ausencia de Dios que merecemos, aquella en la que los enemigos nos devoran, consumen y destruyen y nosotros nos esforzamos por negar, ocultar y disimular lo que sucede: que nos caemos a pedazos.

Leer:





ES satanás EL QUE NO PERMITE LA VUELTA DEL SEÑOR:

Capítulo VI
PRACTICANTES DEL AGNOSTICISMO

 Mientras somos rebeldes contra la Voluntad de Dios, continuamos padeciendo la desolación, su ausencia, y es lógico, porque estamos manifestando que no lo queremos como Dios, solo cuando hay conversión y volvemos a Él, Él Vuelve a nosotros.

 La cuestión no es simple como decir, ‘yo creo’ y se acabó la desolación, hay que hacer un esfuerzo real, tiene que haber verdadera perseverancia, tenemos que buscar a Dios con sacrificio.

 Esto se debe a que hay que vencer la tentación del adversario que desea retenernos en tinieblas para poder seguir devorándonos, para poder continuar satisfaciéndose a costa nuestra como el maldito zángano que es que permaneció colgado al alma succionándonos vida.

 También hay que vencer aquello que se ha generado en nosotros: la orgullo que hemos acumulado, así como los vicios que hemos alimentado y las rebeldías que hemos apañado.

 Es todo un trabajo de limpieza, purificación, algo que no se hace de un momento a otro, que implica vencer a los enemigos espirituales librando un real combate espiritual, y que requiere paciencia, esfuerzo, perseverancia, negación de sí para permanecer fieles a Dios verdaderamente y no solo de la boca hacia fuera.

 Tenemos que perseverar en la oración, hacer un esfuerzo real por buscar la comunión real con Dios, y por permanecer fieles en El Camino. No es fácil, pero si amamos a Dios, no es imposible.

 Acá es donde las almas se van, retroceden, apartan, desvían, se convierten en traidoras, hipócritas, etc., porque nadie quiere amar a Dios con verdadero heroísmo, con un sacrificio místico, incruento, real y perseverante, son pocas las almas que abrazan La Santa Cruz.

 De Dios todos hablan, sobre él se dice cualquier cosa, pero son pocas las almas que verdaderamente aman a Dios, son pocas las almas que renuncian a sí mismas, a la voluntad propia para buscar a Dios primero, y para obedecerlo también.

 Muchas almas que dicen amar a Dios se quedan a mitad de camino, adquieren conocimientos de Él, pero no hacen experiencia de Él, y esto se debe a que no lo aman y no llegan a correr el velo, no pueden ver la Verdad que dicen creer, y mucho menos vivirla.

 Dios Vive, El Señor Vive y Reina, pero para muchos es un ausente, son muchas las almas que practican el agnosticismo, incluso mientras continúan sosteniendo que tienen fe.

Capítulo VII
CAMINO A MERECER MAS AÑOS DE DESOLACIÓN

 Ya no hay remedio, las almas eligieron ser rebeldes, desamoradas, caprichosas, obtusas, tercas, prefirieron prescindir de Dios y continuar adelante con la satisfacción de sus ambiciones.

 Pudiendo ser libres de caprichos, no quisieron, pudiendo ser libres de demonios, no quisieron, pudiendo ser libres de vicios, no quisieron, entonces, tienen lo que merecen y cosecharán lo que han sembrado, el mismo vacío o ausencia de Dios que quisieron eligieron y provocaron.

 Las almas que no eligieron a Dios cuando pudieron y debieron hacerlo, ya no lo podrán elegir, y no es porque Él se les niegue, sino porque ellas no lo quieren, se han cerrado-encerrado en sí mismas volviéndose totalmente orgullosas y renegadas, tercas, obtusas y desamoradas.

 Ya no hay salida, remedio o solución, hemos provocado la Ira de Dios, o sea, la abominable desolación, la abominación desoladora, una terrible ausencia de Dios que no cesará hasta consumarse.

 Ahora las almas van a continuar pudriéndose, deformándose, degenerándose, corrompiéndose, adquiriendo imagen y semejanza con el adversario, se van a volver demonios que reptan sobre la faz de la tierra y es porque así lo han querido.

 No va a poder salir del vacío y de la abominable desolación que han provocado, como lo dijo El Señor, no van a salir hasta pagar el último centavo, hasta que la Santa Ira de Dios sea consumada.

 Esto significa que debe ser colmada y consumida, o sea, que debe ser llenada esa ausencia de Dios. Llenamos, remediamos o reparamos la ausencia de Dios, como es evidente, buscando a Dios  recibiéndolo.

 Mientras continuemos mintiéndonos, vamos a continuar sin Dios, mientras sigamos eligiendo la hipocresía de fingir que tenemos a Dios cuando no lo tenemos, vamos a, no solo padecer su ausencia, sino también a merecer mas años de abominable desolación.

Capítulo VIII
¿QUÉ VAN A DIFUNDIR CON PALABRAS Y OBRAS?

 Dios existe y continúa estando ahí, al alcance de la mano, El Señor sigue estando dispuesto a intervenir mas rápido que la luz, el problema es el mismo de siempre, nos hundimos en nosotros mismos ahogándonos en un vaso de agua.

 Nos olvidamos de Dios, renegamos de Él, nos entregamos al vacío y la desolación, perdiéndonos en vicios del cuerpo, del alma y del espíritu construyendo en la arena de la negación de Dios y el olvido de Él.

 Dios no esta donde solía y debería estar, en las religiones, pero no por ello vamos a dejar de encontrarlo si lo buscamos sinceramente, porque Dios continúa siendo Dios y esta dispuesto a Venir a nuestra vida si lo buscamos y deseamos tenerlo.

 En estos tiempos, solo las almas que verdaderamente deseen tener a Dios van a encontrar al Señor, el resto quedará atrapado irremediablemente en el vacío y la desolación, en la ausencia de Dios, y mintiéndose a sí diciendo que tiene a Dios cuando en realidad no lo tiene.

 No lo admiten, ven ni reconocen, no quieren comprender que no tiene a Dios, que solo fingen tenerlo y que se pierden en tinieblas negándolo y oponiéndose a Él.

 En estos tiempos definitivamente las almas que no han renunciado a su voluntad y que han elegido por lo tanto concretar sus caprichos sin querer ser liberadas por El Señor, van a enterrarse en su orgullo y a perderse en el vacío y la desolación, en un real olvido y negación de Él.

 Las almas van a correr irremediablemente a su destino, unas se van a consumar a imagen y semejanza de Dios, y otras se vana consumar a imagen y semejanza de satanás, o sea, unas crecerán en el amor y otras en el orgullo-amor propio, unas van a difundir la Verdad con palabras y obras y otras van a difundir la mentira con palabras y obras.

 Unas se van a convencer de que tienen y deben obrar por sí mismas, y otras se van a convencer de la verdad, aquello que dijo Jesús, “Sin Mí, nada pueden”, entonces en unas va a prevalecer el adversario y en otras va a Vivir y permanecer El Señor.

 Así es como va a haber almas muy desalmadas y otras muy semejantes a Dios, El Juicio ya fu realizado, cada cual recibe su herencia-espíritu, unos la Vida y otros la muerte, unos la Presencia de Dios y otros la del desolador, unos tienen por cabeza al Señor y otros satanás y su anticristo.

Leer:

APOSTASÍA, IMAGEN, ANTICRISTO, DESOLADOR Y LOS DOS TESTIGOS: http://jorgelojo12.blogspot.com.ar/2013/12/1700-apostasia-imagen-anticristo.html

El-anticristo:


LA GRAN TRIBULACIÓN:

EL RAPTO:

Los linajes de Dios y del adversario (V):


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

ALMAS ESCLAVIZADAS, VAN A TENER QUE ESFORZARSE PARA LLEGAR A SER LIBRES, EL ADVERSARIO RETOMA EL PODER Y REINA

ALMAS ESCLAVIZADAS , VAN A TENER QUE ESFORZARSE PARA LLEGAR A SER LIBRES, EL ADVERSARIO RETOMA EL PODER Y REINA 1.-   Por el...