9 de febrero de 2014

Lección Nº 882, ES PRISIONERO DE SUS FANTASÍAS



Lección Nº 882, ES PRISIONERO DE SUS FANTASÍAS

 De una manera o de otra quiere el adversario, satanás, lograr rebelarnos o sublevarnos contra Dios, y no porque le interese algo lo que nos suceda, sino simplemente porque esta desesperado por obtener dos cosas.

 Una cosa que desea conseguir es que no adoremos a Dios, y otra es que lo adoremos a él en su lugar. Ambas las obtiene cuando logra que nos miremos, que hundamos la cabeza en el ombligo.

 Cuando nos preocupamos por nosotros mismos, nos olvidamos de Dios, y aunque hablemos de Él todo el tiempo, no lo miramos ni le prestamos atención, entonces, no lo obedecemos.

 Si no escuchamos a Dios, si no le prestamos atención, no lo podemos obedecer, y si no lo obedecemos es mentira que lo amamos.

 Ahí es donde satanás realiza su trampa, nos da preocupaciones, aviva las que ya tenemos, genera nuevas, porque en eso nos ahogamos y olvidamos de Dios, dejamos de prestarle atención y nos enterramos en un pantano.

 También se produce una disociación que arrastra a un engaño y nos convierte en hipócritas. Esto significa que creemos que amamos a Dios porque conservamos alguna expresión de culto o religiosidad, pero en realidad, no hacemos mas que pensar obsesiva, angustiante y desesperadamente en nosotros mismos.

 Dominados por la angustia, sometidos por la desesperación, apremiados por la preocupación, no prestamos la debida atención a Dios, entonces, no lo escuchamos, y así es que no lo obedecemos, pero, soberbiamente seguimos convencidos de ser muy religiosos, piadosos, espirituales, etc., entonces, estamos engañados y somos hipócritas.

 El hipócrita sabe en principio que es mentira lo que sostiene, pero enseguida lo olvida, porque hace un esfuerzo real por engañarse, se obliga a creerse sus propias mentiras, y cuando las cree, esta perdido, es prisionero de sus fantasías, un delirante total.

 Ahí se vuelve asquerosamente soberbio, repugnantemente arrogante y anda por el mundo como demonio suelto, sin rumbo, desesperado por ser visto, reconocido, adorado, tomado en cuenta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Qué hacer durante la cuarentena?, Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena

¿Qué hacer durante la cuarentena?,   Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena:   Cons...