8 de febrero de 2014

Lección Nº 876, NO TENEMOS DIOS QUE NOS DEFIENDA



Lección Nº 876, NO TENEMOS DIOS QUE NOS DEFIENDA

 Como sabemos nada y entendemos menos sobre las realidades espirituales, puede el adversario engañarnos, confundirnos, para ir succionándonos la vida, para imponernos que se la tributemos, o simplemente que no nos opongamos a que nos la robe.

 No consideramos la vida como una sustancia real, es espiritual, pero por eso no deja de existir, de ahí que no veamos lo que el adversario hace en perjuicio nuestro.

 Estamos muy apegados a la mentalidad el mundo, pensamos todo en relación a lo material, por ello la vida la vemos como algo inconsistente, porque no la palpamos, entonces, no la valoramos, no la defendemos, ni la protegemos permitiéndole a satanás que nos la quite.

 La vida debería ser nuestra esencia, algo inconsistente en lo material, pero verdaderamente esencial en lo espiritual. Como no la valoramos, nos es quitada, robada, succionada, consumida, devorada por el adversario.

 No lo advertimos, solo percibimos sus efectos, sentimos vacío desolación, ausencia, ansiedad, angustia, desesperación, etc., por ello si advertimos los síntomas de falta de vida, enseguida debemos buscar el remedio para esta enfermedad.

 El remedio es volver a Dios, a la comunión con Él, a una verdadera Fe.

 Permanecemos encerrados, perdidos y distraídos en el mundo, atrapados y seducidos por éste, o totalmente controlados y dominados, con el agravante de querer creer que somos libres cuando es mas que evidente que hemos llegado a una horrenda esclavitud.

 No queremos abrir los ojos, pero por mas que no miremos la realidad, continúa estando ahí, de manera que somos y seremos esclavos, no podremos remediar la situación simplemente porque no queremos verla, negamos que exista, fingimos que estamos en un mundo feliz, ideal, perfecto.

 La cuestión es simple de entender, estamos encerrados en nosotros mismos, perdidos en nuestro mundo, ajenos a la realidad, olvidados de Dios, negándolo incluso cuando hablamos de Él todo el tiempo.

 Ese estado de enajenación caprichosa, egoísta y voluntaria nos deja hundidos y sumergidos en el mundo, atrapaos por éste, simplemente porque nos envuelve en su locura, frenesí, descontrol, en su ser infernal.

 Así es como perdemos la vida enterrándola en el mundo que queremos controlar, el cual acaba controlándonos, esclavizándonos, sometiéndonos, venciéndonos, y es irremediable porque no tenemos dios que nos defienda.

 No tenemos Dios que nos defienda porque no queremos obedecer a Dios hasta a Dios lo inventamos a gusto y conveniencia de intereses, ambiciones, vicios y perversiones.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

ALMAS ESCLAVIZADAS, VAN A TENER QUE ESFORZARSE PARA LLEGAR A SER LIBRES, EL ADVERSARIO RETOMA EL PODER Y REINA

ALMAS ESCLAVIZADAS , VAN A TENER QUE ESFORZARSE PARA LLEGAR A SER LIBRES, EL ADVERSARIO RETOMA EL PODER Y REINA 1.-   Por el...