8 de febrero de 2014

Lección Nº 875, UNA FANTASÍA INFERNAL



Lección Nº 875, UNA FANTASÍA INFERNAL

 La Verdad nos azota, golpea, embiste, o mejor dicho, chocamos contra ella, tal y como le sucedió a Saulo, quien después de semejante choque, pasó a ser San Pablo.

 Vamos absortos en nuestros delirios, perdidos en las fantasías que queremos creer sobre nuestra realidad y sobre el entorno, o sea, hundidos en tinieblas y anegados en vicio mientras nos llenamos de orgullo y amor propio.

 Ahí crece el miedo, la preocupación por sí, porque el alma se separa de Dios, se hunde o entierra en sí misma, queda ajena de la realidad, solo ve o percibe tinieblas y en la oscuridad todos temen.

 A ese miedo natural a las tinieblas se le suma el accionar impune y despiadado de satanás y sus malditos demonios, el tormento de los vicios y el acoso incesante de todos los enemigos espirituales.

 En esto debemos ver la Verdad, comprender la realidad, abrir los ojos, pero obramos al revés, sometidos por el miedo, asustados y padeciendo los tormentos interiores y exteriores, mas nos hundimos, encerramos, encaprichamos  apartamos de Dios.

 Como los cobardes nos encerramos, enterramos, hundimos y terminamos anegados en la propia nada, viéndola, sufriéndola y siendo dominados por ésta.

 Lo que debemos hacer es al revés, es ver y comprender que estamos hundidos y que hay que hacer un esfuerzo real por salir, levantar la mirada, prestarle atención a Dios, buscarlo, recibirlo, aceptarlo, obedecerlo.

 Mientras no levantemos los ojos, no vamos a salir del abismo de nuestra realidad miserable, mientra no le prestemos atención a Dios y no recibamos a Su Hijo, El Señor, vamos a permanecer enterrados en las tinieblas a las que, desgraciadamente, nos hemos adaptado, acostumbrado.

 Chocando con la Verdad, en vez de huir, escondernos y tratar de hacer de cuenta que no existe, tenemos que buscar a Dios, recibir al Señor Que Es La Verdad, y permitirle que nos limpie, libere, purifique, corrija, solo ahí se produce el cambio de Saulo a San Pablo.

 Sin recibir al Señor, permanecemos encerrados en el orgullo oponiéndonos a Él mientras que tratamos de convencernos de una delirante e inútil grandeza que solo nosotros vemos, una fantasía infernal por la que somos sometidos y por la que nos hallamos enterrados en tinieblas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ...