7 de febrero de 2014

Lección Nº 869, UNA HORRIBLE SIMILITUD



Lección Nº 869, UNA HORRIBLE SIMILITUD

 Hay personas que han decidido no tener fe, pasar por el mundo como los animales, comiendo, reproduciéndose y muriéndose, anulando toda espiritualidad, privándose a sí de la Vida Eterna.

 No les interesa amar a Dios, servirlo, obedecerlo, solo se preocupan por sí, por satisfacer sus ambiciones, por concretar sus deseos, por conformar a sus caprichos, apegándose por ello al suelo.

 Dan asco, son repugnantes, solo conocen el mundo y se dedican a enterare y perderse en éste, se empeñan por ser, o al menos parecer algo en el mundo. Hacen lo que el mundo valora, estima, aprueba.

 Son capaces de traicionar y vender a Dios como judas, pero han llegado a romper todo límite y a realizar lo que ni judas hizo, permanecer en la mas horrenda hipocresía infernal.

 Considerar que judas se ahorcó una vez que comprendió lo había hecho, cómo se alió con los enemigos de Dios traicionando y vendiendo al Señor en revancha porque no le satisfacía sus ambiciones.

 Las almas orgullosas, caprichosas, soberbias y perversas de estos tiempos no solo traicionan y venden al Señor, sino que hipócritamente sostienen que lo aman, sirven, que se interesan por Él y por el prójimo.

 En el principio saben que es mentira lo que dicen y hacen, pero se esfuman por olvidarlo para no tener cargos de consciencia, prefieren matar la consciencia para no escucharla antes que renunciar a su orgullo, ambiciones e intereses.

 Es de esta manera que se convierten en almas depravadas, corruptas, desamoradas, perversas, capaz de cualquier mentira con tal de obtener la satisfacción para su ego y el alivio para su ambición.

 Tanto se preocupan por sí las almas sin amor a Dios que se desesperan por ser o parecer algo en el mundo, y luego se mienten sintiéndose orgullosas de ello, satisfechas de lo que hacen, dedicándose entonces a buscar aceptación, adoración y reconocimiento de otros.

 Al final, viven o se desviven en el mundo construyendo una fantasía, defendiendo una ilusión, apegándose a delirios, enterrándose en el olvido y la negación de Dios, haciendo esfuerzos por obtener adoración, aceptación y reconocimiento.

 Notar el detalle, piden, exigen, demandan, etc., a otros eso mismo que le están negando a Dios, cosas de las que no tendrían necesidad si amaran a Dios como es debido.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Qué hacer durante la cuarentena?, Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena

¿Qué hacer durante la cuarentena?,   Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena:   Cons...