2 de febrero de 2014

Lección Nº 849, DESPRECIANDO AL SEÑOR COMO EL PUEBLO DEL ANTIGUO TESTAMENTO



Lección Nº 849, DESPRECIANDO AL SEÑOR COMO EL PUEBLO DEL ANTIGUO TESTAMENTO

 Cuando vino El Señor al mundo por primera Vez, el pueblo que debía esperarlo y colaborar en su venida, el mismo que a veces fingía esperarlo, estaba totalmente perdido en tinieblas y sumido en la confusión.

 Esto se debía a su corrupción, falta de fe, desamor, orgullo, ambiciones e hipocresía religiosa donde en realidad se le rendía culto a la imagen, no a Dios, pues los fanáticos religiosos cuidaban las apariencias y no amaban a Dios.

 Esa confusión reinante, imperante tanto en las almas como en los corazones, era debida a la falta de un verdadero amor a Dios a que sobraba el amor propio y cada cual se rendía culto a sí mismo preocupándose por ser visto, tomado en cuenta, amado, aceptado, etc.

 Eso acarreaba que después esas almas se comportasen con Dios de la misma manera, pretendían ser adoradas por Dios, es decir, estaban convencidas de su perfección y como se adoraban a sí, suponían que Dios también las adoraba.

 No advirtieron que eran ególatras, no quisieron entender que se habían convertido en narcisistas orgullosas y egoístas totalmente desamoradas y exclusivamente dedicadas a sí mismas.

 Esas almas no levantaron nunca la mirada de la tierra, siempre contemplaron el fango de su ombligo desamorado y se mintieron a sí mismas diciéndose perfectas, para luego mentirse aun mas diciendo que Dios las admiraba.

 El problema es que el mundo de estos tiempos no es diferente al de aquellos tiempos, las tinieblas se abaten sobre la creación tanto como en las almas, la confusión es total y cada cual se preocupa exclusivamente por sí mismo, por cuidar su imagen-apariencias.

 Cada uno esta dedicado a mentirse-engañarse, realiza un esfuerzo miedoso por convencerse de ser perfecto y por tratar de convencerse de que otros también lo creen, y lo que es peor, se esfuerzan por creer que hasta Dios esta sometido y adora sus vanidades, aprueba sus delirios y comparte sus fantasías.

 Estamos en un estado de caos y confusión como el original, pero no buscamos al Señor, no le prestamos atención, no lo queremos recibir, por ello, continuamos enterrándonos en tinieblas y sufriendo la ausencia de Dios.

 Deberíamos orar y favorecer o colaborar en la Revelación de Dios, ahí es done Vendría a nosotros El Señor, El Enviado de Dios, El Que Es La Luz disipando las tinieblas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ...