18 de diciembre de 2013

Lección Nº 611, EL DON DEL ESPÍRITU (2 da Parte)



Lección Nº 611, EL DON DEL ESPÍRITU (2 da Parte)

 Dios quiere otorgar a las almas Dones jamás vistos ni conocidos, pero las almas van por otros caminos, se esfuerzan por perderse en sí mismas enterrándose en tinieblas, entregándose a la desolación infernal de la abominable ausencia de Dios.

 Realmente las almas permanecen en otro mundo, ajenas totalmente de Dios, alienadas en el inmenso y oscuro abismo de egolatría y absoluta y exclusivamente consagradas a la perdición eterna.

 Mientras se esfuerzan por perderse enterrándose en el olvido de Dios, todavía Dios quiere Salvarlas, aun desea hacerles El Bien, y no cualquier Bien, sino El Verdadero y Eterno Bien, desea darles Vida Eterna.

 Esta Vida Eterna no es para después, no es para una vez que haya culminado su paso por el mundo, es para ahora mismo, pero para que tal Don pueda ser efectivo, deben las almas convertirse, cambiar, abandonar sus malos caminos.

 Si hasta ahora siempre concibieron las almas que para alcanzar Vida Eterna debían morir, ahora deben entender que se puede morir a sí mismo, al mundo, a las ambiciones y rebeldías para llegar a entrar en El Reino de Dios aun hallándose de paso por el mundo.

 Esto significa que las almas pueden tener Vida Eterna mientras aun se hallan en el mundo, pero para eso es que deben morir al mundo, renunciar a la muerte, al olvido de Dios, la negación de Él, a esa rebeldía infernal que las conduce a pasar por el mundo como en infierno, en contra de Dios y padeciendo como condenadas.

 Si morimos a nosotros mismos ahora para aceptar-recibir al Señor, lo tenemos y al recibirlo, recibimos la Bendición de Dios, la Vida Eterna, El Don del Espíritu Santo, Espíritu de Vida Eterna, la Esencia de Dios misma.

 Morimos a nosotros mismos cuando renunciamos  ala propia voluntad para aceptar la Voluntad de dios y colaborar de esta manera en Que Se Haga-Reine-Triunfe en nuestra vida.

 No se trata de morir o renunciar en cualquier cosa, sino en aquello que Dios realmente quiere, por eso es que es necesario mirarlo, escucharlo, prestarle atención, para poder ponerse a su disposición y hallarse totalmente a su meced llegando a confiar de esta manera verdaderamente en Él.

Leer:







Revelación pública y privada:

¿Por qué no Vuelve El Señor?




1.2. LA RESURRECCIÓN DE LAS ALMAS:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ...