16 de diciembre de 2013

Lección Nº 599, CREEN QUE LAS CASTIGAN SI LAS CORRIGEN



Lección Nº 599, CREEN QUE LAS CASTIGAN SI LAS CORRIGEN

 Son peores que tontas las almas en estos tiempos, están totalmente consagradas o dedicadas a satisfacerse en cuanto vicio y ambición se les ocurre, antoja o que al adversario le plazca imponer.

 Se entregan a sus vicios, se dedican a satisfacerlos y se consagran a saciarlos, no viendo que terminan por volverse esclavos de esa abominación en la que están autodestruyéndose sin remedio.

 No les importa otra cosa mas que satisfacerse, conformarse, saciarse, entonces, no les interesa nada mas que continuar corrompiéndose, deformándose, estropeándose. Es el fruto del egoísmo, de esa falta voluntaria de amor para con Dios, de ese querer obtusa, terca y testarudamente dedicarse a sí mismas.

 Al final, terminan por comportarse como animales, porque solo se dedican a satisfacer sus instintos volviéndose caprichosas, tercas, testarudas y perversamente deformes, absolutamente abominables.

 Lo peor es que ni siquiera quieren reconocer o aceptar algún tipo de limitación, objeción o corrección, se enfurecen como un animal al que le han quitado el hueso que mordisqueaba.

 Apestan, repugnan de soberbia las almas, rebosan de descomposición, y encima, para colmo de males, lo niegan, están convencidas de ser algo perfecto, alto, grande, adorable.

 Se han vuelto triviales histéricas que no piensan mas que en si mismas, absolutamente banales, completamente perdidas en tinieblas y anegadas en su desolación abominable.

 Tanto es el orgullo y el amor propio que se han vuelto cristalinas, frágiles, cualquier ruido las hace temblar, entonces, se preocupan, hacen escándalo, hasta lo mas ínfimo es motivo de un escándalo propio de prostitutas histéricas.

 Tan triviales, superficiales, banales e inútiles han llegado a ser las almas que no aceptan un limite, una contradicción, o siquiera una corrección, se enferman y enloquecen en tales cosas como si se las hubiese rechazado, castigado, maltratado, despreciado, humillado.

 Esto se debe a que su orgullo es su dios, lo adoran, idolatran, defienden, protegen y por ello suponen que otros lo desprecian o maltratan cuando no lo adoran como ellas quieren.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

REVELACIÓN-PRUEBA-REMEDIO, ES LA HORA DE DIOS Lo que sucedió con los ángeles y con el pueblo del antiguo testamento, es lo que sucederá con el pueblo del nuevo testamento

REVELACIÓN-PRUEBA-REMEDIO, ES LA HORA DE DIOS Lo que sucedió con los ángeles y con el pueblo del antiguo testamento , es lo que s...