12 de diciembre de 2013

Lección Nº 579, DESEO ARDIENTE DE ADORACIÓN



Lección Nº 579, DESEO ARDIENTE DE ADORACIÓN

 Todo es fingimiento, apariencias, nos hemos dedicado a cuidar las costumbres permaneciendo indiferentes a Dios, demostrando que no nos importa mas nada ni nadie, solo conformar el orgullo.

 Querremos creer que son importantes las cosas que hacemos simplemente porque deseamos creer que nosotros somos importantes, y eso lo buscamos como satanás, por miedo, interesados y preocupados por nosotros mismos, es un claro intento desesperado de hacerse amar, adorar, aceptar, no despreciar.

 Mas importante que dedicarse a sí mismo, a sostener y defender costumbres, es empezar a discernir la Voluntad de Dios, es librar el combate espiritual necesario de cada día venciendo a los enemigos espirituales para alcanzar una verdadera comunión con Dios.

 Nos enredamos y perdemos en pensamientos, nos ahogamos en razonamientos y al final perdemos el tiempo como los que en el mundo se desesperan solo por el diálogo y dialogar queriendo creer que, con palabrerío inútil, todo lo pueden conseguir, obtener o solucionar.

 La vedad es que somos unos chantas, toda la humanidad practica el chantajismo en el sentido de hipocresía embustera delirante y orgullosa. Somos palabras, puras palabras, no hay acciones reales.

 No amamos a Dios en verdad, ni nos interesa hacerlo, nos conformamos con superficialidades, apariencias, y es porque en el fondo nos amamos, adoramos y no estamos dispuestos a renunciar a nosotros mismos, a morir en el orgullo.

 Nos mentimos y mentimos, todo es un gran engaño, nos esforzamos por creer mentiras y por hacerla creer, nos oponemos a ver y a aceptar la realidad mas que evidente.

 Somos engañados por la propia mentira, ese orgullo delirante en el que nos creemos grandes, importantes, dioses, etc., el que encubre y engendra a la vez, un deseo insoportable de adoración, el que acaba por provocar un infierno de ausencia de Dios, vacío y desolación en el interior.

 Como chantas delirantes de soberbia, estamos plenamente convencidos de esos delirios de orgullo y soberbia, de las vanidades que deseamos creer, entonces, terminamos encerrados en el abismo del olvido de Dios dedicándonos como tontos a obras para satisfacer el orgullo.

 Acá ocurre un desvío de los dones de Dios y una real oposición a Él, porque decimos-fingimos que obramos por amor a Dios y/o al prójimo, pero la verdad es que lo hacemos solo para satisfacer el ego y alimentar el orgullo generando amor propio, que es el veneno ardiente del deseo de adoración.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

ALMAS ESCLAVIZADAS, VAN A TENER QUE ESFORZARSE PARA LLEGAR A SER LIBRES, EL ADVERSARIO RETOMA EL PODER Y REINA

ALMAS ESCLAVIZADAS , VAN A TENER QUE ESFORZARSE PARA LLEGAR A SER LIBRES, EL ADVERSARIO RETOMA EL PODER Y REINA 1.-   Por el...