7 de diciembre de 2013

Lección Nº 571, CONFLICTO IRREMEDIABLE



Lección Nº 571, CONFLICTO IRREMEDIABLE

 Le rendimos culto a la propia imagen, somos fanáticos de nosotros mismos, por ello no dejamos de ser fieles al orgullo, continuamos siempre atándonos a éste, sometiéndose a sus caprichos.

 No le ponemos límites al orgullo, todo lo hacemos por amor propio y para cultivar la imagen, por ello es que hasta hacemos mas de lo que podemos como ocurriría con fariseos y maestros de la ley.

 Estamos dedicados a nosotros mismos, por ello es que todo lo hacemos por amor propio no negándole nada al orgullo y convirtiéndonos en esclavos suyos. Así es como nos desesperamos por ser aceptaos, vistos, creídos, adorados, y también, es por ello que siempre estamos dedicados a defender-proteger el orgullo.

 Nos hemos vuelto incapaces de obrar de una manera diferente debido a que hemos sacralizado la costumbre a la que nos adaptamos, imponiéndonos de esta manera un comportamiento que es siempre igual.

 Esto pone en evidencia que no hay vida real, solo aparente, y es así como terminamos convirtiéndonos en miserables que anhelan instintivamente otra cosa.

 Corremos irremediablemente a una contienda, un conflicto, un enfrentamiento, y esto se debe a que formamos en nuestro interior dos voluntades absolutamente contrarias, contradictorias, opuestas.

 Querer dos cosas diferentes a la vez es condenarse a padecer, a pasar sufriendo miserablemente sobre la faz de la tierra. Se produce una tensión en la que no tenemos paz, no conocemos reposo o descanso.

 Naturalmente se produce un choque interior y llega un momento en el que debemos decidir, o con Dios o sin Él, el amor a Él o el amor propio, satisfacerlo a Él o satisfacernos a nosotros.

 En el primer Paso del Señor por el mundo pidió siempre definición a sus seguidores porque no quería hipocresía, así es que después de enseñar sobre El Pan Vivo Bajado del Cielo, muchos dejaron de seguirlo, tantos que tuvo que preguntarles a sus discípulos si también ellos querían marcharse.

 Es hora de decidir, de abandonar hipocresías, de optar por un bando, o con Dios o contra Él, y acá El Señor no impone que lo sigamos, quiere que el que lo siga, que lo haga en forma absolutamente libre.

 Por ello es que cada uno en su vida tiene la opción, es probado, puede irse, o renunciar a sí mismo y elegirlo a Él.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Qué hacer durante la cuarentena?, Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena

¿Qué hacer durante la cuarentena?,   Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena:   Cons...