9 de diciembre de 2013

Lección Nº 565, CAPCIOSO CON EXPERIENCIA



Lección Nº 565, CAPCIOSO CON EXPERIENCIA

 Cada uno es lo que hace, por ello es que no importa lo orgullosos que otros sean, ni sus rebeldías y abominaciones, cada uno da cuentas por sí, somos responsables personalmente por lo que somos y hacemos.

 De nada sirve saber lo imperfectos y deplorables que son los otros si no consideramos que somos demasiado parecidos, casi iguales, cuando no, peores.

 Si observamos claramente las abominaciones ajenas, debemos pensar en que nos molestan de los otros esos excesos y deformidades que chocan con nosotros, o sea, aquello en lo que somos iguales, porque, como sucede con los imanes, los polos iguales se repelen.

 Comprender acá la esencia de todo conflicto, las almas chocan en lo que son semejantes, por ello es que no se puede decir que unos sean totalmente culpables y otros totalmente inocentes, siempre hay orgullo, amor propio, caprichos y ambición en ambos bandos.

 A todas las almas el adversario, satanás, quiere rebelarlas, sublevarlas, subvertirlas, convertirlas en rebeldes, por ello las maltrata, persigue y logra que acaben por odiarse entre sí, estrellarse unas contra otras y terminar todas en el abismo del desamor.

 Una leve rebeldía contra Dios, un descontento, un deseo de satisfacción, nos deja con una hendija abierta por la que satanás puede ir vertiendo su veneno, su maldito espíritu, sus sugerencias insidiosas en las que se da él mismo.

 Considerar que siempre el adversario dice que es por y para nosotros, por y para nuestro bien, etc., pero la realidad es que se trata de sus ambiciones, perversiones, rebeldías, abominaciones, es su maldito capricho y deseo de dominarnos, controlarnos y someternos.

 También, debemos considerar que satanás fue, es y será un maldito cerdo tramposo, embustero y chanta, entonces, sabe como negarnos, busca provocar discordia, separarnos de Dios, y el astuto capcioso es sumamente hábil en eso, además de que tiene experiencia.

 Ese es el motivo por el que es imposible que haya una verdadera vida espiritual prescindiendo de la Revelación, solos no podemos, necesitamos del Señor, sea como sea que obremos si prescindimos del Salvador, estamos a merced del adversario.

 Prescindir del Señor, no buscar Su Revelación es orgullo, y a eso quiere conducirnos de alguna manera el cerdo maldito del adversario, satanás.

 Por otro lado, si seguimos y obedecemos al Señor, quiere convencerse y convencernos de que obramos mal por cualquier motivo, simplemente porque no lo obedecemos a él ni le pertenecemos, porque queda afuera y no puede entrometerse.

Leer:

LAS SIETE PALABRAS del PADRE, del HIJO y del ESPÍRITU SANTO:


Las Siete Palabras del Espíritu Santo Son:







No hay comentarios.:

Publicar un comentario

ALMAS ESCLAVIZADAS, VAN A TENER QUE ESFORZARSE PARA LLEGAR A SER LIBRES, EL ADVERSARIO RETOMA EL PODER Y REINA

ALMAS ESCLAVIZADAS , VAN A TENER QUE ESFORZARSE PARA LLEGAR A SER LIBRES, EL ADVERSARIO RETOMA EL PODER Y REINA 1.-   Por el...