2 de diciembre de 2013

Lección Nº 550, AL DARNOS NADA, NOS DA TODO



Lección Nº 550, AL DARNOS NADA, NOS DA TODO

 Queremos convencernos de que no es justo amar, y la verdad es que no es justo, pero eso no es excusa como creemos para dejar de hacerlo.

 Defendemos el orgullo y creemos que sería justo amar a alguien como nosotros, cuando en realidad, no dejamos de buscar defectos en los otros para no amarlos, suponiendo así tener la excusa para creerlos inferiores o imperfectos, y por lo tanto, dignos de ser odiados, despreciados, rechazados, no amados.

 En el fondo la vedad es que deseamos dedicarnos al orgullo, no hacemos mas que consagrarnos al egoísmo, no amamos ni queremos hacerlo, por ello solo tenemos verborragia infernal, un cúmulo de palabras inútiles en las que finimos amor, interés, preocupación, pero solo y siempre pensamos en satisfacernos, saciarnos, conformarnos.

 No es justo amar, el amor siempre es mas allá de lo justo, si fuese algo justo o debido, darlo sería un deber, sin embargo, amar es gratuito, es un honor y es un mérito.

 El alma que ama a Dios verdaderamente, adquiere méritos, porque no se ama a Dios en verdad cuando se lo hace por gusto, interés, esperando algún tipo de compensación o rédito de su parte o de otros.

 Cuando seguimos al Señor en medio de dificultades, tormentos, dolor, contrariedades, amamos verdaderamente a Dios. Cuanto mas es contrariada la propia voluntad, mas amor estamos dando a Dios si perseveramos, si dejamos de lamentarnos por nosotros mismos y continuamos dándole todo por nada.

 Sin embargo, con Dios nada es por nada, cuando Él nos deja el a voluntad en ayunas, cuando no tenemos nada, estamos recibiéndolo todo, simplemente porque ahí es donde nos puede dar su Puro Espíritu, Su Verdadero y Simple Amor.

 Cuando parece que da nada, lo esta dando todo porque se esta dando Él mismo, por ello es que, si lo seguimos en un Camino en el que no cosechamos en el mundo otra cosa mas que odio, desprecios, acusaciones, persecuciones, etc., por amarlo a Él, servirlo, seguirlo, obedecerlo, debemos alegrarnos porque tenemos a Dios, al mismo que el mundo odia, rechaza y no tiene.

 Comprender acá entonces, si el mundo odia a Dios y nos odia por amar a Dios, entonces, tenemos a Dios, porque al odiarnos, lo odian a Él que lo ven en nosotros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Qué hacer durante la cuarentena?, Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena

¿Qué hacer durante la cuarentena?,   Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena:   Cons...