15 de diciembre de 2013

LA EVIDENCIA DE LA AUTODESTRUCCIÓN INEVITABLE



LA EVIDENCIA DE LA AUTODESTRUCCIÓN INEVITABLE

Introducción
¿QUIÉN ES EL PRIMERO QUE REVENTÓ DE AMOR PROPIO?

 Llegamos a lo que no deberíamos haber llegado, a todo aquello que Dios quiso evitar, lo que nos esforzamos por obtener, la ruina que supimos conseguir.

 La situación es análoga a la del tiempo posterior al Primer Paso del Señor, el orgullo ha brotado, fermentado, se ha desbordado y extralimitado como consecuencia de haber rechazado al Señor, de haber repudiado la Luz Verdadera, de haberse elegido cada uno  así mismo.

 Las almas no quisieron la humildad, no eligieron la conversión, no renunciaron a sí mismas, se convirtieron en unas egoístas consumadas que se acusan unas a otras como idiotas mientras se resisten obtusa, terca y testarudamente a aceptar la Verdad.

 Reniegan de la verdad mas simple y evidente, son incapaces de concebir que se miran en un espejo, que no son diferentes a aquellas que acusan aborrecen y desean destruir, aniquilar, someter, humillar, hacer sufrir, etc.

 Es el momento de las mas oscuras tinieblas, de la mas abominable desolación, de la noche oscura de los tiempos, por ello hay ceguera total, orgullo, satisfacción en si mismo, las almas están plenamente convencidas de su perfección y de la imperfección ajena.

 A nadie le interesa amar, se convencen las almas que sin amor se puede vivir, se dedican narcisistamente a sí mismas, a su ego, practican la egolatría infernal, el culto a la imagen-personalidad, se han vuelto realmente satanistas.

 Cada uno en el abismo desolado de su ser absolutamente desamorado, se convence del hecho de que no debe amar, que no debe obedecer, que no debe respetar, es la hora de la mas absoluta anarquía, del caos y la confusión.

 Esto se debe a que se convencen de su perfección, grandeza, omnipotencia, etc., se aman vanidosamente a sí, se rinden culto a sí y se convencen as almas de que son diosas o semidiosas.

 Así es como caen en un horrendo delirio infernal de soberbia, orgullo, así se como están en tinieblas y como han llegado a pertenecer a satanás, el primer cerdo inmundo y repulsivo que explotó de orgullo, que reventó de amor propio.

Capítulo I
APRENDER DE LOS ERRORES AJENOS

 Cuando Pasó El Señor por Primera Vez por el mundo, como no fue recibido mas que por un puñado, el resto de las almas siguieron por su camino propio y personal, continuaron por el camino de la egolatría narcisista infernal rindiéndose culto a sí mismos.

 Eso provocó que continuara creciendo, fermentando, surgiendo, generándose orgullo en ellas. Ese orgullo fue parido como es normal, se desbordó, explotó como un volcán.

 Esto sucede porque se acumula, presiona y al final estalla desbordando como un volcán, destruyendo a la misma persona que lo ha acumulado, generado, gestado, la que acaba por ser víctima de sí misma.

 Es así como el alma termina encendida en llamas de orgullo, amor propio, y es por ello que esta desesperada por se vista, tomada en cuenta, acepada, reconocida, adorada, etc.

 El alma no se da cuenta de que es víctima de sí, solo mira lo que caprichosa, obtusa, terca y testarudamente quiere, porque se ha envilecido, embrutecido, se ha convertido en un demonio aun cuando se encuentra de paso por el mundo.

 Las almas que en el tiempo del Paso del Señor no lo recibieron, continuaron obtusa, terca, caprichosa y ambiciosamente dedicadas a sí mismas, ardiendo en deseos angustiantes y desesperantes de adoración.

 Así que atormentadas por su propia ambición, entregadas a sus caprichos, se volvieron odiosas, resentidas, oscuras y mas que caprichosas. Ahí se convirtieron en ciegas ególatras que se convencieron plenamente de su grandeza, fuerza, poder, etc.

 Ahí es que se volvieron incapaces de reconocer que era solo un delirio, una fantasía, un capricho que deseaban creer, quedaron ajenas de la realidad, enterradas en el orgullo, perdidas en sus delirios.

 De ahí es que les surgió una falsa apreciación de la realidad, entonces, se lanzaron a la rebeldía contra su opresor, ¿Qué consiguieron?, ¿Qué obtuvieron?, la diáspora definitiva e inevitable.

 No es cuento, no es invento, son hechos históricos, las pruebas están a la vista, el efecto del orgullo es siempre la ruina, la autodestrucción.

Capítulo II
SUICIDIO ESPIRITUAL, AUTODESTRUCCIÓN MATERIAL

 El Señor en Su Primer Paso por el mundo intervino en un momento crucial y determinante para la historia de su pueblo, un instante de decisiones irreversibles a raíz de las cuales las consecuencias pasarían a ser inevitables.

 Intervino o realizó su Paso-Revelación cuando el orgullo estaba a punto de estallar, fermentar, ser alumbrado, desbordarse de los corazones, una etapa en la historia de su nación como la que todas las naciones de la tierra atraviesan.

 Esto se debe a que no solo una persona desarrolla su ciclo natural de evolución, también las naciones evolucionan, crecen, maduran como personas, y desgraciadamente también, se desvían, involucionan, deforman, atrofian y perecen como personas.

 Lo que El Señor quiso evitar era la muerte espiritual definitiva de su patria, sin embargo, sus compatriotas eligieron seguir adelante con el orgullo, prefirieron continuar con el amor propio, entonces, terminaron por optar pasar por el mundo sin Dios, en rebeldía contra su Voluntad, sin un verdadero amor a Él, generando y acumulando orgullo.

 Haciendo sido rechazado en Su Primer Paso por el mundo, el pueblo que fue el elegido, confirmó que deseaba dedicarse a sí mismo, al orgullo y al mundo, manifestó clara y fehacientemente que prefería las tinieblas a la Luz Verdadera.

 Ahí es que solidificó-petrificó espiritualmente, es decir, se materializó anulando todo tipo de espiritualidad. Sacralizó el culto y las costumbres, pero se vació de espíritu quedando como una estructura hueca, vacía, y por ello, inerme, sin Vida-Espíritu.

 No habiendo elegido amar a Dios, se llenó de orgullo, que es vacío, amor propio, egolatría, narcisismo, culto a la personalidad, o lo que es lo mismo, satanismo puro, dado que esa es la misma práctica de los ocultistas, el culto a sí, a la personalidad, creerse y comportarse como dios.

 Pudiendo ser Salvado por Dios, eligió salvar su orgullo, refirió defender su ego y continuar practicando la egolatría, entonces, terminó por suicidarse espiritualmente y por autodestruirse materialmente.

Capítulo III
EL EJEMPLO DE israel

 Quiso en Su Primer Paso por el mundo El Señor, evitar la autodestrucción de su pueblo, por ello llamó a la conversión, sin embargo, su pueblo prefirió continuar con sus caprichos, ambiciones, terquedades, perversiones, entonces, cosechó lo que sembró, su ruina y autodestrucción.

 Por supuesto que odiaron y culparon a los romanos por su ruina, pero la verdad es que se alzaron contra un imperio capaz de aplastarlos miles de veces, la ruina evidentemente se la auto-provocaron.

 No era el momento de intentar conseguir una libertad material, era el momento de obtener una verdadera libertad, la espiritual, pero eso no les interesó, no les importó, prefirieron seguir adelante obtusamente con sus caprichos delirando de orgullo, suponiendo que podrían obtener la satisfacción que ambicionaban.

 Si hubiesen recibido al Señor, si hubiesen elegido la humildad, si hubiesen renunciado a su voluntad, no habría ardido en ellos el orgullo infernal que los impulsó a rebelarse contra el opresor.

 No nos hallamos en una situación diferente en estos tiempos a la del pueblo que fue el elegido en primer término, hemos rechazado al Señor, prescindimos de Él, nos entregamos al orgullo, las ambiciones, caprichos, vicios, etc.

 El Señor quiso intervenir personalmente en la vida de cada uno, quiso evitar que continuásemos dedicados al orgullo, la egolatría, el narcisismo, el culto a la imagen-personalidad, pero no lo quisimos escuchar, recibir, hacerle caso.

 Cada uno en su vida hizo un esfuerzo por continuar siendo esclavo de sí mismo, de sus caprichos, obsesiones, gustos, ambiciones, orgullo, etc., no hemos prestado atención a Dios, rechazamos la intervención del Señor.

 Esto provocó que fermentara aun mas el orgullo que crecieran mas los vicios y que todo lo que es podredumbre se extralimitara, entonces, vamos a terminar siendo irremediablemente esclavos de nosotros mismos de esa inmundicia de la que no quisimos ser libres, de la que no dejamos al señor purificarnos.

 Si hubiésemos renunciado a nosotros, a la propia voluntad, si hubiésemos elegido obedecer a Dios, seguirlo en El Camino de Su Voluntad Revelada, hubiésemos sido libres, ahora vamos camino a la autodestrucción inevitable.

Capítulo IV
¿POR QUÉ REINA EL HUMANISMO?

 Como nos adoramos a nosotros mismos, suponemos que la religión consiste en que todo dependa de nosotros, de nuestras acciones y omisiones, pero a verdad es que eso nos lleva a la religión del antiguo testamento, nos hace involucionar espiritualmente, nos convierte en semejantes a fariseos, maestros de la ley, saduceos, escribas, etc.

 La religión verdadera es culto a Dios y verdadero, tanto Dios verdadero como culto verdadero, lo que significa que consiste en prestarle atención, buscarlo, discernir Su Voluntad Divina y Obedecerlo.

 Consiste en un encuentro real con Dios donde Él como Dios Verdadero nos corrige encamina, nos Guía, alimenta, fortalece, etc., donde la actividad propio es siempre secundaria, simple y sencillamente porque Dios Es Espíritu y lo importante es Que Él Obre en nosotros.

 Podemos hacer mucho, incluso mas y mejor que otros, ero eso es nada porque estamos llenos de orgullo, vacíos de amor y porque jamás hemos levantado la cabeza, no le hemos prestado atención a Dios, lo que llamamos ‘religión’, ‘culto’, ‘espiritualidad’, etc., es una simple obra humana.

 Tan apegados a nosotros mismos estamos, tan metidos  enterrados en el orgullo nos encontramos que preferimos lo superficial y aparente, lo inútil para el espíritu, lo que sirve solo para hacerse ver, reconocer, llamar la atención, etc.

 Así es como se construyen falsas religiones que en realidad solo consisten en humanismo, en culto a la imagen, a la personalidad, al abismo del ego, son verdaderas egolatrías infernales.

 Simplemente considerar que, ‘humanismo’, es un nombre con el que los que practican el satanismo se presentan disimuladamente en el mundo.

 Hay quienes están convencidos de amar y adorar a Dios, pero no dejan  de practicar el humanismo, el narcisismo espiritual egolátrico propio de los satanistas, es decir, solo y siempre piensan en sí mismos y todo lo hacen para lograr ser amados, adorados, tomados en cuenta, aceptados, no despreciados, vistos, etc.

 ¿Por qué reina el humanismo tanto en el mundo como en las religiones?, simplemente porque reina satanás en los corazones, porque las almas practican el culto a sí mismas, a su ego, se dedican al orgullo y no aman a Dios verdaderamente.

Capítulo V
INDIVIDUALISMO COLECTIVO, FIN DE LA HUMANIDAD

 Las almas en estos tiempos están obtusamente dedicadas a negar la verdad, las tinieblas se van volviendo cada vez mas densas, turbias, aplastantes, todo va siendo controlado por el adversario, satanás, todo va sucumbiendo bajo su imperio que avanza irremediablemente.

 Es inevitable que prevalezca el adversario, que reine, triunfe, impere, que se imponga, simplemente porque eso es lo que ha elegido, buscado, querido y construido la humanidad, es la consecuencia del olvido de Dios, de la negación de la Verdad, del reniego contra la Divina Voluntad.

 Cada uno esta empecinado en continuar alzando un orgullo desafiante, en seguir dedicándose a sí mismo, en negarse por completo a amar, a limitarse en algo o a renunciar.

 Las almas desean extralimitarse, desbordarse, a propósito desean ser caprichosas, tercas, obtusas, desafiantes, se comportan como adolescentes que buscan el límite para quejarse, odiar y tratar de romperlo, para acusar a otros de oprimirlos y opacarlos, negando que se autodestruyen por su orgullo, odio y caprichos malditos y resentidos.

 Como nadie rechaza a satanás, como hay almas que renuncien a las tinieblas, éstas avanzan tanto en las almas como en el mundo, así es que el orgullo lo llena todo como se dice en el génesis en el principio, donde todo era caos y confusión y las tinieblas, el orgullo, llenaban el abismo.

 Como las almas no rechazan el orgullo y no se liberan de satanás, éstas y éste, avanzan irremediablemente, se multiplican, crecen, fermentan y terminan por tomarlo todo, triunfan los enemigos sobre las almas y el mundo.

 Al avance espiritual de satanás, corresponde un avance de su expresión material, e la realidad material de su reinado espiritual, y es lo que conocemos como ‘nuevo orden mundial’.

 Así tenemos que las almas están sometidas espiritualmente porque no han vencido a los enemigos espirituales, pero solo ven que padecen y están sometidas materialmente que es lo que sufren mas siendo lo de menos importancia, porque son superficiales, terrenas, materialistas, olvidadas el espíritu.

 Las almas que pretenden liberarse de la opresión y esclavitud exterior, van a terminar enterradas en una opresión y esclavitud peor, simplemente porque lo material siempre es reflejo, expresión de lo espiritual, y espiritualmente se autodestruyen diez veces mas cundo se quieren liberar material o exteriormente sin haberlo hecho primero espiritualmente.

 Las almas que no aman a Dios, que no lo buscan y no lo obedecen, terminan confundidas y engañadas por satanás, corren a su ruina y autodestrucción, porque se odian unas a otras, se culpan y acusan orgullosamente queriendo convencerse de ser inocentes y deseando ve en otras culpables de sus desgracias.

 El orgullo fermentando en todas las almas en estos tiempos conduce a lo que estamos viendo-viviendo, un ‘todos contra todos’, estadote anarquía generalizada donde a nadie le importa nada de nada ni de nadie, done matar parece que es justo o necesario, demostrando de esta manera que esta todo de cabeza.

 Es un caos generalizado, el mundo es un manicomio inmenso a cielo abierto, los orgullos se estrellan unos contra otros cual si fuesen cuerpos celestes autodestruyéndose cuando hay espacio de sobra y mas que suficiente para todos.

 La ambición descontrolada, el orgullo delirante, ese ser insaciable de quienes reniegan de Dios, conduce a que estalle una anarquía generalizada en la que las almas explotan de rabia y pelean frenéticamente unas contra otras.

 En esto se nota claramente que reina satanás, porque es el que provoca discordias, divisiones, el que fortalece el orgullo-amor propio de las almas para empujarlas a que se estrellen y maten entre sí.

 El individualismo colectivo de estos tiempos es el reino de satanás la ausencia e Dios, el fin de la humanidad.

 Es individualismo porque cada cual solo y siempre piensa en sí mismo dedicándose enfermizamente a continuar rindiéndose culto, y es colectivo porque es el estado general de todas las almas.

Capítulo VI
SOLO DIOS PUEDE DARLES EL REINO DE DIOS

 Hoy se niega definitivamente la espiritualidad verdadera, se anula el verdadero amor a Dios, lo que provoca que la humanidad caiga nuevamente que se abisme en sí misma estrellando su frente orgullosa contra el suelo.

 De esta manera es que Dios queda ausente elegida, consentidamente de la mayoría de las almas, lo que provoca oscuridad, pues no teniendo a Dios se apagan, se auto-consumen, se devoran y destruyen.

 Es una caída a análoga a la ocurrida en el principio, la de Adán y Eva, y también a la del pueblo que fue el elegido en primer término cuando rechazó al Salvador.

 Es otro desprecio a Dios, otra caída de la humanidad, la tercera, y esta vez es como se dice, la definitiva. Esta caída es responsabilidad del pueblo que fue el elegido en segundo término, el que, como el primero, rechazó al Salvador eligiendo el orgullo y entregándose al anticristo.

 Dios no quiere obras grandes, vistosas, llamativas, que el mundo felicite, celebre, festeje, mucho menos las obras que el mundo pide o impone, porque Dios no mira la vida en este mundo que es secundaria, pasajera y solo enmedio para obtener la eterna.

 El paso por este mundo no es para reinar, imponerse caprichosamente sobre otros, hacerse servir, adorar, satisface vicios y ambiciones, eso es algo realmente infernal y por lo tanto, conduce a las almas que de esa manera pretenden pasar por la faz de la tierra al abismo eterno, al infierno.

 El paso por el mundo es para aprender a amar, para evolucionar espiritualmente, para crecer en el amor, cosa que a nadie le interesa, entonces, El Reino de Dios esta vacío, desolado, deshabitado de almas que pasen por el mundo, mientras que la mayoría sino todas, se hallan sumergidas en el abismo mientras transitan por la faz de la tierra, mientras se encuentran en el tiempo.

 Lo que Dios quiere es que las almas se dejen Guiar, enseñar, formar, conducir por Él, porque al hacerlo, también las esta alimentando y fortaleciendo, Solo Dios puede hacerlas crecer, evolucionar y progresar en el espíritu, en el amor, solo dios puede darles El Reino de Dios.

Capítulo VII
SON Y SERÁN ESCLAVAS

 Es mas importante un acto de sacrificio oculto, silencio y en completa Obediencia a Dios por mas insignificante que resulte para el mundo, que esas acciones externas, visibles, llamativas o sobreabundantes en palabras que prefieren realizar las almas y los líderes religiosos de estos tiempos.

 Las acciones visibles, externas, llamativas, los discursos, la verborragia infernal, ese palabrerío discursivo obsecuente e inútil, son para alimentar el ego, acrecentar el orgullo, para construir el reinado de satanás en las almas y en el mundo.

 Un acto simple de negación de si mismo, de verdadero sacrificio, vale mas que cualquier otra cosa, solo porque es amor y verdadero que se da y ofrece a Dios por amor solamente.

 Tal acto no puede realizarse si no se busca la Voluntad de Dios, sino se discierne, si no se le presta atención y no se lo escucha, entonces, las almas continúan haciendo cualquier cosa menso amar a Dios, incluso hasta cundo dicen que lo hacen.

 En el acto de simple negación a sí mismo por obediencia a Dios, es capaz de recibir a Dios, es el logra la comunión con Él, y es el que lo trae de nuevo al mundo.

 Lo trae de nuevo al mundo porque el alma que lo busca y recibe esta en el mundo, entonces, al recibirlo ella, lo recibe el mundo, viene-vuelve para beneficio de muchos.

 Tal beneficio por supuesto que no es ni material ni terreno, ni nada de lo que comúnmente las almas quieren, desean y esperan de Dios, consiste en realidades espirituales, consiste en un retroceso de las tinieblas y en un hacer retroceder al adversario dándoles a las almas libertad.

 Las almas son y serán esclavas de las tinieblas simplemente porque las quieren buscan, desean, cultivan y prefieren, pudiendo volver a Dios, pudiendo convertirse, teniendo la posibilidad de salir del abismo de egolatría, no quieren, prefieren continuar enterrándose en el olvido y la negación de Dios, quieren seguir dedicándose a cultivar el orgullo y a practicar la egolatría narcisista infernal.

Capítulo VIII
FALTA VERDADERA HUMILDAD

 Aquello que queremos, deseamos, buscamos, esperamos, etc., esta trabado, condicionado, impedido, detenido u obstaculizado por nuestra rebeldía y desamor para con Dios.

 No es que Dios nos castigue, ni se cobra venganza, somos nosotros mismos los que no podemos acceder a lo que deseamos, así como también los que no estamos listos ni en condiciones de obtenerlo.

 Si obtuviésemos lo que queremos ahora, nos perderíamos, si consiguiésemos lo que deseamos, terminaríamos enterrados en tinieblas, dedicados egoístamente a nosotros mismos sin remedio con el mas completo olvido de Dios.

 Debemos aprovechar limitaciones, privaciones, sufrimientos, humillaciones, etc., para buscar a Dios, para comprender que nos falta Él y eso es lo mas importante, grave y lo que realmente debemos remediar.

 Orgullosamente nos presentamos ante Dios suponiendo que merecemos lo que queremos, deseamos, buscamos, ambicionamos, etc., simplemente porque lo queremos, no admitiendo la idea de que podemos no merecerlo.

 Nos falta humildad, nos falta comprender que somos orgullosos ciegos, ambiciosos que se encaprichan y solo pujan por construir su ruina y alcanzar su autodestrucción.

 Llenos de orgullo, completamente olvidados de Dios, incluso convencidos muchos de que no existe o que es irrelevante que existe o no, olvidamos el simple hecho que todo lo hemos recibido de dios y que todo lo recibiremos por Él, entonces, seguimos dedicándonos a hacer lo que el adversario, satanás, quiere, renegar de Dios.

 Humildad verdadera es amar a Dios, mirarlo, prestarle atención, obedecerlo, es renunciar a sí mismo, nada tiene que ver con lo que se vende en el mundo como humildad hoy, eso vistoso, llamativo y donde almas que pretenden guiar a otras dicen lo que se quiere oír y hacen lo que se espera de ellas mientras continúan olvidándose de Dios.

 No amamos a Dios ni nos interesa, solo nos obsesionamos por continuar satisfaciendo orgullo y ambiciones, no crecemos ni evolucionamos espiritualmente, estamos asentándonos en el mas completo olvido de Dios y negación de la Verdad.

Capítulo IX
BICHOS TONTOS

 No nos pide El Señor que tengamos fe en lo que nos resulta fácil, queremos o conviene, ni tampoco en que conseguiremos u obtendremos aquello que deseamos, eso es infantil, es desconocimiento de lo que son las realidades espirituales mas básicas.

 El Señor nos pide fe en lo que Él quiere hacer en nosotros y por medio nuestro, por ello es que estamos muy confundidos y orgullosos, porque pensamos que tenemos fe solo porque creemos que vamos a conseguir lo que deseamos no mirando que la fe es para que Dios consiga lo que quiere en y de nosotros.

 La fe no es para vencer a Dios, es para vencerse a sí mismo, para aprender a renunciar a la propia voluntad y perseverar en ello ofreciéndola a Dios como santo sacrificio de amor para Que Él Haga Su Voluntad en nuestra vida.

 La fe consiste en no valerse por cuenta propia, en aprender a confiar en Dios dejándolo Ser y Hacer a Él, especialmente en lo que nos cuesta, en aquello en lo que racionalmente no confiaríamos en nadie ni siquiera en Dios.

 El alma que no confía en Dios no muere a sí misma, el alma que dice que confía en Dios pero no busca Su Voluntad ni se preocupa por colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe, es hipócrita y hasta se engaña al esforzarse por creer su propia mentira.

 Nadie esta obligado a creer en Dios, y el hecho se prueba en que son pocas, muy pocas las almas que creen en Dios, y mucho menso aun las que lo hacen en verdad.

 Si no dejamos de intentar imperar, imponernos y prevalecer en aquello que nos da miedo, preocupa o deseamos, no vamos a dejar de estar obrando en contra de nosotros mismos mientras que ciega y orgullosamente creemos que lo hacemos en nuestro favor.

 Nosotros provocamos que la vida sea un infierno insoportable, y es porque renegamos de Dios, prescindimos de Él y pretendemos pasar por el mundo como en el infierno, sin Dios, orgullosamente dedicados a nosotros mismos, a satisfacernos-conformarnos.

 También provocamos que la vida sobre la faz de la tierra sea un infierno porque no solo prescindimos de Dios, sino que nos oponemos a Él y rivalizamos tratando de prevalecer e imponernos.

 Eso provoca una autodestrucción segura, simplemente porque estamos obrando como esos bichos tontos que dan vueltas en derredor de la luz hasta que se estrellan contra esta quedando quemados y muertos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ...