30 de noviembre de 2013

Lección Nº 548, OBSESIVAMENTE EMPECINADOS EN LAS MALAS OBRAS



Lección Nº 548, OBSESIVAMENTE EMPECINADOS EN LAS MALAS OBRAS

 Aunque nos quejemos, hagamos escándalo y protestemos pretendiendo acusar o responsabilizar a otros, la verdad es que estamos como estamos y padecemos como lo hacemos, porque lo merecemos, nada mas justo.

 En el dolor, con miedo, preocupación, angustia, sintiendo el inmenso vacío y padeciendo la abominable desolación, nos quejamos, protestamos, estudiamos y analizamos todo encontrando mágicamente la culpa en otros, viendo como responsable de nuestros padecimientos, dolores, sufrimientos, etc., a cualquiera que se cruce en el camino.

 No queremos aceptar que sufrimos porque estamos llenos de veneno, podredumbre, porque el odio sulfura en las venas desamoradas que han renegado de Dios y no hacen otra cosa mas que protestar, quejarse y lamentarse.

 Orgullosamente abominables hemos llegado a ser, absolutamente ciegos, plenamente convencidos de la mentira, entonces, no vemos, no entendemos, solo suponemos o nos imaginamos persuadiéndonos de la mentira, esforzándonos luego por convencernos y convencer para hacerla ver y prevalecer.

 Lo único que sabemos hacer es escándalo, rengar, protestar, quejarnos y lamentarnos, por ello, lo único que vemos, tenemos, conocemos, sabemos, es vacío, desolación, angustia, desesperación.

 Con tanto renegar, protestar, quejarnos y lamentarnos, estamos provocándonos lo que nos hace padecer, y si encima después nos valemos de esos sufrimientos para continuar quejándonos, protestando, lamentándonos, acusando y odiando, solo provocamos mas vacío y desolación.

 No hacemos mas que quejarnos y lamentar porque sierre estamos pensando en nosotros mismos, con exclusividad nos dedicamos a prestarnos atención, a mirarnos con lástima y pena, a odiarnos-despreciarnos al vernos reducidos a un estado lamentable.

 Nadie nos ha perjudicado tanto como nosotros mismos, nadie nos ha atraído tantas desgracias como nuestro mismo ‘yo’ orgulloso, ambicioso y desamorado, sin embargo, queremos continuar pensando solo y siempre en éste y deseamos seguir dedicándonos a las malas obras de las tinieblas, o sea, a hacernos ver, adorar, obedecer, servir, tomar en cuenta, etc.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Qué hacer durante la cuarentena?, Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena

¿Qué hacer durante la cuarentena?,   Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena:   Cons...