25 de noviembre de 2013

Lección Nº 533, OBRAS DE ORGULLO Y ODIO



Lección Nº 533, OBRAS DE ORGULLO Y ODIO

 El veneno del odio que vomitan sobre otros no son solo palabras, sino que es un espíritu como cera caliente, maltrata, derrite, atormenta.

 No solo el que es odiado padece, sino que también lo hace el que odia, porque el mismo veneno que alberga, tiene, produce, genera, lo atormenta, le quema, es como ácido que corroe por dentro.

 Padeciendo los embates del propio odio, las almas culpan a otras, demostrando de esta manera que son unas malditas cerdas caprichosas, unas odiosas resentidas a las que no les importa ni les interesa otra cosa mas que realizar las malas obras de las tinieblas.

 Producen veneno-odio las almas porque guardan rencores, porque quieren odiar y siempre se dicen justificadas al efecto.

 Cuando se dicen justificadas para odiar están demostrando que son y quieren ser caprichosas, odiosas, resentidas desamoradas, a que el argumento que utilizan para decir que están habilitadas para odiar es que otros no las han obedecido.

 Ellas mismas deciden en que tienen que obedecerlas, y luego, cuando no les hacen caso, en vez de comprender que son nada y que no se les debe obediencia, se enfurecen, odian, aborrecen y maltratan.

 Esto es como si dijeran ‘te odio porque te lo merecés, porque me provocás, porque no me hacés caso’, o, ‘te odio y es por tu culpa, bien podría no odiarte, pero vos lo buscás’.

 La verdad es que el que odia, lo hace porque quiere, porque desde El Paso del Señor, todos tenemos la oportunidad de ser limpiados, purificados y liberados, de dejar de odiar.

 Las almas desgraciadamente desean continuar dedicándose a su orgullo aun siendo vencidas y humilladas, por ello es que solo se provocan una gran y abominable ruina, una estrepitosa caída.

 El problema es que las almas han elegido ser orgullosas, cada uno desea guiarse a sí misma y se empeña en hacerse adorar, obedecer, servir, etc., y eso es porque las almas tienen miedo, entonces, se dedican a sí, o al menos eso creen.

 De esta manera es que acaban estrellándose unas contra otras irremediablemente,  esto que sucede en lo doméstico-particular, no es diferente a lo que sucede a nivel general, nacional e internacional.

 Dominadas las almas por el orgullo y entregadas a su voluntad propia, el que choquen unas contra otras es inevitable, ninguna esta dispuesta a ceder, todas quieren prevalecer, por miedo, orgullo, amor propio, preocupación por sí, están empeñadas en someterse unas a otras.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Qué hacer durante la cuarentena?, Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena

¿Qué hacer durante la cuarentena?,   Proceso de purificación del alma y del cuerpo 12º Día de la cuarentena:   Cons...