20 de junio de 2013

Lección Nº 213, LA PEOR ESCLAVITUD



Lección Nº 213, LA PEOR ESCLAVITUD

 Para el adversario no hay mejor esclavo que aquel que esta convencido de que es libre, de ahí la importancia del lavado de cerebros, de ahí la importancia de la adoctrinación y adiestramiento, de ahí la importancia del dibujar la realidad reinterpretándola.

 Lo que hace satanás es un proceso de transformación de las almas, donde las va engañando, les va haciendo creer determinada cosa, las va haciendo pensar de determinada manera y al final, las convence de lo que les quiere hacer creer, donde las almas para él están ‘curadas’ de su enfermedad, dejan de creer en Dios aun creyendo que lo hacen y pasan a adorarlo a Él.

 Es un lavado de cerebros y rectificación de la conducta que hace, pero no solo es algo intelectual, satanás es espiritual, por ello lo que hace es producir un cambio espiritual, transforma a las almas espiritualmente en infraespirituales, las somete a la muerte eterna, las postra en un letargo del que encima no quieren salir.

 Recordar que es inventor y maestro de la mentira, el enemigo de la salvación de los hombres, por ello, engaña, convence, hace creer a la humanidad que es libre, que hace lo que quiere, cuando en realidad acaba haciendo lo que él quiere.

 Las almas son atontadas, drogadas con soberbia, enviciadas, así es que ya no piensan, no sienten, sino que buscan vicios y perversiones, no se interesan ni por Dios, ni por la Verdad, ni siquiera por su propio y Verdadero Bien, entonces, se hallan postradas en la muerte eterna-tinieblas, solo preocupadas por sí e interesadas por satisfacerse, saciarse, conformarse, defenderse-protegerse, etc., pero olvidadas del Bien y de lo Bueno, así como del Que Es Bueno, Dios.

 Hace el adversario lo que describe G. Orwell en su novela distópica, “1984”, modifica el lenguaje para limitar la capacidad de pensar, para impedir la capacidad de apreciar la realidad verdadera, tal cual es, para poder imponer una falsa y que sea creída, dado que es entendida, mientras que la real resulta confusa a las mentes que previamente fueron lavadas, atontadas, reducidas, enviciadas, nubladas.

 Así es como se produce un orden o sistema automático, las almas no piensan sino como el adversario les dijo que debían hacerlo, y no creen, sino como el perverso les dijo que debían hacerlo, incluso, hasta practican el ‘paracrimen’, o sea, detienen todo pensamiento que puede ser ‘herético’, contrario a la realidad que él hace ver.

 Las almas se autodisciplinan, quieren evitar el ‘crimental’, es decir, el crimen de la mente, del pensamiento, se esfuerzan por pensar como hay que pensar, como esta socialmente aceptado que esta bien, y se consideran y sienten culpables si piensan, sienten o intuyen que hay una realidad diferente.

 Así es como impuso como por moda, revolución cultural, que ya no se crea en Dios, que las almas que creen sean tomadas por ‘locas’, ‘enfermas’, ‘fanáticas’, etc., donde lo que sigue es considerarlas como peligrosas y por ello dignas de condena, asilamiento, castigo, ‘reforma’, es decir, someterlas a un tratamiento para que ‘piensen bien’, como es socialmente aceptable.

 Las almas tienen miedo, se esfuerzan por creer lo que hay que creer y por hacer lo que hay que hacer, así es como el adversario ha logrado el esclavo perfecto, un esclavo eficiente que quiere serlo, que esta orgulloso y satisfecho de serlo, que si fuese liberado, añoraría las cebollas de egipto y pelearía por volver a su cueva a esconderse y pedir perdón como si hubiese hecho algo malo autoimponiéndose castigo, penitencia, deseándose la muerte.

 Para dejar a salvo el orgullo y amor propio, lo que hace el enemigo es convencer a las almas de que son libres, cosa que éstas se esfuerzan por creer para considerarse a sí mismas, ‘normalmente sanas’, ‘cuerdas’, ‘en sus cabales’, ‘normales’.

 No ven las almas que el contenido de tales afirmaciones ha cambiado, se lo ha vaciado y se lo ha llenado de inmundicias, corrupción y abominaciones, de manera que es normal, bueno, aceptable, etc., obrar mal, querer vivir sin-Dios o en contra de Él, dedicarse a vicios, ambiciones, perversiones, corrupciones, depravaciones, etc.

 Lo que hace el adversario con el alma en particular, lo hace por medio de sus colaboradores y adoradores en el mundo con todos en general, estableciendo así su reino mundial, el circo del nuevo orden donde los grupos de almas son animales que divierten a demonios, o esclavos y gladiadores que recrean el circo romano para gusto del emperador satanás, y para engaño y distracción de los mismos habitantes del mundo, ‘al pueblo pan y circo’.

 El libro de G. Orwell, era una advertencia, no un manual, sin embargo, describe lo que hizo el adversario espiritualmente con la humanidad, y lo que hicieron sus siervos, adoradores y colaboradores en lo material, imponiéndose así el doble reinado del enemigo, espiritual y material.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ...