15 de junio de 2013

Lección Nº 200, ¿CÓMO VENCER A satanás?



Lección Nº 200, ¿CÓMO VENCER A satanás?

 Cuando nos adentramos en el mar, nos agachamos para que la ola pase por arriba y rompa detrás nuestro para desaparecer en la playa, así El Señor se ha agachado, permitió que el adversario se alce, levante, crezca en arrogancia, orgullo y presunción, porque después no le ha quedado mas remedio que caer, estrellarse, romperse y desvanecerse en la arena de su propia nada, inutilidad, incapacidad, vanidad.

 Una antigua táctica de guerra es disimular la propia fuerza para que el enemigo se vuelva arrogante, para que se crea victorioso sin haber entrado en batalla y así se sorprenda al ser golpeado, y es eso lo que El Señor hizo con satanás, le permitió que creyera que no tenía fuerza en el mundo, que perdía toda presencia y así lo dejó volverse arrogante.

 Ahora el cerdo infernal esta arrogante satisfecho de sí, celebra con apagones en las ciudades sus victorias y conquistas, pero no ve que esta festejando su ruina, porque si El Señor hace silencio, no es signo de debilidad, sino que esta permitiendo al enemigo que se engañe, que crea que lo ha vencido.

 El arrogante termina preocupándose por sí, por su imagen, se entrega a vicios y disipaciones, por ello es que se corrompe y termina por causarse su propia ruina, y es ahí, donde esta debilitado por sí, por su propia acción, donde puede ser atacado y aniquilado.

 Esto es lo que le sucederá a satanás, ahora no tiene mas que su arrogancia, sus mentiras, se siente orgulloso, se pavonea, jacta, se alza y se burla, pero, todo eso lo esta haciendo en el mas grande vacío y desolación, es como si un infeliz gritara en medio del desierto que es un dios cuando esta a punto de morir de sed.

 La sed del adversario es la de ser adorado, no es la sed que dijo tener El Señor en la Santa Cruz, pues la sed del Señor era de mas sufrimientos para salvar a las almas, así como sed de almas, una sed de Amor, mientras que la del perverso es sed de lo contrario de egoísmo, de ser adorado, conformado, saciado.

 Nadie que reniegue de Dios puede hallar consuelo o saciedad alguna, porque es hacerse a sí mismo un agujero imposible de llenar, saciar o conformar, y es condenarse a buscar la consolación y saciedad sin poder encontrarla nunca.

 Considerar acá como es que podemos derrotar a satanás de una manera mucho mas victoriosa y admirable que en un exorcismo, podemos humillarlo y desterrarlo no solo del alma, sino del mundo compartiendo la Victoria del Señor.

 Lo que debemos hacer es renunciar a nosotros mismos, no recibir el espíritu del adversario, no querer ser adorados, no buscar la propia satisfacción, sacrificar la voluntad propia, renunciar a sí como lo dijo El Señor que es conditio sine qua non para seguirlo y pertenecerle, y recibirlo luego en herencia.

 Si prestamos atención al Señor, si renunciamos a nosotros mismos para obedecer a Dios, permitiendo así que El Señor nos Crucifique, dejamos a Dios que forme su Reino en nosotros, Que tenga Vida-Presencia en nuestra alma-vida-corazón-casa.

 No importa lo que quiera-pretenda el adversario, es un convidado no invitado, es la piedra de la discordia que se mete sin haber sido llamada, y la verdad, cuanto mas moleste y se emperre en tratar de ser tomado en cuenta mejor, porque solo va a colaborar en que seamos mas Santos, o sea, mas Semejantes a Dios.

 Perdemos el tiempo si pasamos por el mundo pretendiendo que nos miren, adoren, tomen en cuenta, etc., ahí solo dejamos a satanás que crezca-permanezca en nosotros, tenemos que renunciar a buscar miedosamente ser amados, pues por otro lado no lo hallaremos nunca, debemos empezar a amar, que es lo que nos va a asimilar a Dios y Unir con Él.

 Si estamos decididos a Que Se Haga La Voluntad de Dios en nuestra vida, el adversario ya esta derrotado, porque El Señor nos va a conducir a una Verdura y admirable Vitoria sobre todos los enemigos espirituales desterrándolos de nuestro ser y volviéndonos totalmente puros y santos.

 Vencemos al adversario no queriendo ser cómplices, eligiendo ser obedientes a Dios y no rebeldes, queriendo Que Se Haga-Reine-Triunfe La Voluntad de Dios en nuestra vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

POLÍTICA DEL SIGLO XXI

POLÍTICA DEL SIGLO XXI   Ahora, consideremos lo que surge de la calle, del trato diario y no reflejan las encuestas pagas:   -...