22 de junio de 2013

2.5. TRAIDOR TRAICIONA SIEMPRE



2.5. TRAIDOR TRAICIONA SIEMPRE

 Dominados por el miedo, ahogados en la preocupación y llenos de desconfianza hacia Dios, creceos que Él no hace nada, no interviene, que se mantiene al margen y es indiferente, peor no es así, eso lo creemos nosotros y eso quieren los enemigos espirituales que creamos para imponernos que no confiemos en Dios, que no creamos en su Amor y para tomarnos por completo.

 Somos nosotros los que no confiamos y no queremos hacerlo, los que dejamos que satanás se nos cuele por el patio trasero, los que nos entregamos al miedo y nos dejamos tomar, quitar la vida. Dejamos que el adversario entre en nuestra vida, que se meta, que opine, diga, sugiera, imponga, demande, etc., y si le damos lugar, si obramos por miedo, orgullo, amor propio, no solo lo hace en ese punto, aspecto, actividad, acción u omisión, sino que lo hace por completo.

 Es la peste negra entrando en el alma, su veneno maldito penetra desde el talón que mordisquea hasta la cabeza recorriendo todo el cuerpo. Un alma que teme por sí, que se preocupa celosamente por sí misma, esta dejando entrar al adversario en su interior y le esta dejando influenciar en su vida.

 Esto ocurre porque se le prestan oídos, admitimos que revele su inmundo pensamiento en nosotros a la vez que nos infunde su asqueroso sentimiento de miedo-preocupación, el que os endurece e inclina  ano querer amar, es así que no amamos ni queremos, elegimos encerrarnos, evadirnos, ocultarnos, suponiendo que nos defendemos.

 Son dos cosas que hace a la vez, infundir un pensamiento e infundir un sentimiento, lo que hace siempre en relación a alguna situación de la vida cotidiana, porque nos hace preocupar, temer por nosotros inclinándonos así a que no amemos, a que nos encerremos y a que queramos prevalecer e imponernos, volviéndonos caprichosos, violentos, odiosos, despreciativos, furiosos.

 Como tontos, cobardes, miedosos, dejamos a satanás que se meta en nuestra vida, porque admitimos sus sentimientos-pensamientos y no solo le permitimos que se revele en el interior, sino que le damos curso a sus sugerencias, sugestiones, inclinaciones, mociones, impulsos, etc., porque pensamos que son en nuestro favor, por y para nuestro bien, o que consisten en defensa de nuestros intereses, necesidades, etc.

 Así es como dejamos al adversario que entre en nuestra vida en un aspecto que nos preocupa, y que adquiera el control, pues suponemos que nos va guiando en nuestro favor y que sí se preocupa por nosotros, pero, es una trampa, al perverso cerdo infernal le importa nada de nosotros y de nuestras preocupaciones o necesidades, a él solo le interesa imponerse, entrar y comenzar a adueñarse por completo.

 El interés del adversario es entrar con algo que nos preocupa o interesa, luego, se instala, y como la guerrilla dentro de un país, busca consolidar su poder, arruinar, nos va traicionando por detrás cuando sonríe hipócritamente por delante, porque conspira, trabaja a nuestras espaldas para someternos por completo.

 Entra por un aspecto, una cuestión, una cosa en nuestra vida, pero, luego se mete absolutamente en todo y no hay defensa, protección, porque el enemigo lo tenemos adentro y descontrolado, no somos dueños de nosotros mismos y hasta hacemos y decimos lo que no queremos.

 Es espeluznante, desolador, abrumador, abominablemente horrible, pero por la falta de amor a Dios y de Presencia suya real en el interior, en el alma, somos reales marionetas o títeres en las garras del adversario, y si lo admitimos como cómplice para conseguir lo que queríamos, no podemos quejarnos que después se meta en lo que no queremos y nos arruine por completo, que haga lo que él quiera en y de nosotros cambiándonos o reformándonos por completo la vida.

 Si obramos por orgullo-amor propio en contra de Dios, en rebeldía contra Él en algo, estamos admitiendo la complicidad con el adversario, y si bien se muestra amigable, afable, es cómplice y cumplidor en eso, esta conspirando a espaldas nuestra para tomarnos por completo, reducirnos a la esclavitud, someternos a sus caprichos y no lo vemos hasta que comienza a hacer lo que quiere en cualquier aspecto de nuestra vida, donde comprobamos que no es fiel, sino que siempre fue traidor interesado por él mismo, pero, no podemos quejarnos, lo hemos llamado, buscado y lo hemos elegido como cómplice parara conseguir la satisfacción de los caprichos que queríamos en rebeldía contra dios.

 Lo que ocurre individualmente, es similar a lo que sucede generalmente, así es que no podemos quejarnos de la influencia del adversario en el mundo si se lo ha elegido, buscado, querido, preferido, adorado en total reniego caprichoso y engreído contra Dios.

 El traidor traiciona por mas que se finja amigo, por ello, si nos tenemos lástima, pena y autocompasión, el adversario finge interés, preocupación y colaboración, pero, es solo para entrar, penetrar en la vida y adueñarse, al final siempre traiciona y se elige a él mismo llevándonos a la ruina, sometiéndonos a una horrible esclavitud.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ...