22 de junio de 2013

2.2. DILUVIO DE CASTIGOS



2.2. DILUVIO DE CASTIGOS

 ‘No se puede confiar en Dios’, dice el adversario a las almas, tanto por él mismo, como por medio del régimen dictatorial-imperial que ha implantado en el mundo por medio de sus adoradores, colaboradores.

 Golpea, azota, castiga a las almas y les impone esta creencia, a cada uno en su mundo, lugar, y a todos en general por medio de su reino y colaboradores.

Para lograr esto, castiga espiritualmente a las almas, les tiende trampas, las hace sufrir por él mismo, por sus demonios o por medio del mundo que le es servil y lo tiene sujeto en su garra haciéndolo danzar al compás de sus caprichos.

 Es como un lavado de cerebros que hace, a cada uno lo persigue, aísla, encierra, hunde y ahí abajo lo atormenta, lo hace padecer sin respiro hasta convencerlo de lo que él quiere que creamos, que es imposible creer en Dios, o que es algo inútil, pasado de moda, etc.

 Son reales tormentos espirituales que puede desatar impunemente porque estamos en el tiempo de las tinieblas, se ha roo la unión con Dios y se le ha negado lugar para que permanezca, de manera que no hay defensa, protección, amaro, refugio.

 Estamos ante un asalto infernal, los demonios salen del infierno, el que ‘se ha despoblado’, como decía la V. S. de Dios Sor María de Jesús de Ágreda en su obra, “Mística Ciudad de Dios”, y están desesperados por hacer todo el mal que se les antoje sin hallar mas límite que su misma incapacidad para provocarlos peores, porque es comos i se abrieran las puertas de las cárceles para que saliesen todos los delincuentes y hubiera impunidad total.

 Primero se trata de cuestiones espirituales, es decir, de tormentos espirituales, los que no pueden ser percibidos por los sentidos comunes, materiales, corporales, pero, no por ello los dejamos de padecer, y la verdad es que son mucho peores que si fuesen tormentos materiales o corporales, considerar que los demonios son verdugos, aquellos que odiaron a la humanidad antes incluso de que fuera creada por Dios.

 Después, como somos tontos y lerdos para comprender lo espiritual, tan apegados al mundo como estamos, llegan los tormentos en la vida diaria, cotidiana, normal, ahí tienden trampas los demonios estudiando a cada uno, buscando donde hacer padecer mas.

 Buscan lo que resulte doloroso e insoportable para cada alma debido a varios motivos, el primero es por provocar dolor y divertirse en ello, el segundo para imponer autoridad y convencer de que son superiores, y el tercero es para someter la voluntad y cambiarla, esclavizando a todos y haciendo de la humanidad títeres que danzan al son de sus caprichos.

 Así es como cada uno esta encerrado, hundido, perdido, aislado, abismado en su mundo, preocupado por sí, completamente olvidado de Dios, siendo ajeno a la verdad, enterrado en tinieblas y padeciendo.

 Se padece por el tormento de los demonios que castigan espiritualmente, se padece por las dificultades que tenemos delante, y por otros motivos, pero, ciegos, ignorantes, solo miramos y sufrimos angustiados, preocupados, desesperados, histéricos, por lo que no tenemos, lo que perdimos, los que perdimos, lo que desearíamos conseguir, etc.

 Estamos encerrados, hundidos, perdidos en nosotros mismos, desmoronados y absortos en un abismo de tinieblas, pozo infernal, mazmorra húmeda, y no vemos que el alma esta como encadenada a un muro oscuro, lleno de podredumbre y que es atormentada por demonios espiritual, moral, psicológicamente, etc.

 Cada cual solo ve y mira las dificultades que tiene en frente, lo que es propio del mundo, pero no ve ni reconoce los tormentos espirituales que son los primeros y reales, aquellos que pueden infringir, imponer y ejecutar los demonios porque queremos estar hundidos, encerrados, enterrados, olvidados de Dios.

 Esta es la causa primaria, original, fuente de todo, estamos separados de Dios, no hay verdadera unión con É, de manera que pueden los demonios acercarse, buscarnos, tomarnos, enredarnos, obrar con impunidad, hacer en y de nosotros lo que se les ocurra porque carecemos de defensa, somos personalmente como nuestro país, estamos completamente indefensos.

 El tormento primario y original, es el que surge faltando Dios en el corazón, estando separados de Él, porque ahí tenemos vacío y desolación, un río de arena que corre por dentro desgarrando, erosionando, estropeando, etc., luego, es ahí donde los demonios cual buitres sobre carne muerta aprovechan para echarse y realizar lo antes descrito.

 Considerar lo mismo a nivel general, por ejemplo una nación que ha abandonado la Fe, esta a merced del adversario, los demonios avanzan, no solo las sectas satánicas, sino el espíritu de la muerte contaminando y contagiando todo, corrompiendo, deformando, estropeando y conduciendo a las almas a que sean orgullosas, soberbias, corruptas, no solo en el mundo, sino donde resulta mas nefasto, en las religiones.

 Así es que tenemos un país sumido en tinieblas, y como en círculo vicioso, éstas siguen creciendo, y así siguen creciendo los tormentos para los habitantes, la gran desolación, el vacío donde los demonios pueden rondar impunemente y divertirse recreando el circo romano al hacer que unos se peleen contra otros suponiendo que se defienden, protegen, o que los otros merecen el castigo que soberbia y orgullosamente se les infringe, impone, hace padecer.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

ALMAS ESCLAVIZADAS, VAN A TENER QUE ESFORZARSE PARA LLEGAR A SER LIBRES, EL ADVERSARIO RETOMA EL PODER Y REINA

ALMAS ESCLAVIZADAS , VAN A TENER QUE ESFORZARSE PARA LLEGAR A SER LIBRES, EL ADVERSARIO RETOMA EL PODER Y REINA 1.-   Por el...