22 de junio de 2013

1.7. POR MAS QUE NO QUERAMOS VER, LA REALIDAD EXISTE



1.7. POR MAS QUE NO QUERAMOS VER, LA REALIDAD EXISTE

 No es verdadero amor a sí mismo dedicarse a hacerse amar, adorar, eso es orgullo-amor propio, y en el fondo, es autodesprecio, preocupación inútil por sí, egoísmo y falta de fe, así como de amor a Dios.

 Nos dedicamos a tratar de conseguir lo que queremos, lo perseguimos sin descanso y nos conformamos obteniéndolo rápido, pero no vemos que así de rápido es como hemos renegado de la fe y que todo era una gran trampa del adversario para ello.

 Nos hace querer con ansiedad, preocupación, miedo, angustia, nerviosismo, desesperación algo y nos empuja, arrastra o dispara a conseguirlo, y luego nos convence de que estemos contentos, satisfechos, alegres con eso, porque es éste el camino de la perdición, es así como engaña a las almas, como las retiene en tinieblas mientras las devora, como consume crudas.

 Como no hay satisfacción en lo que perseguimos y obtenemos prescindiendo de Dios, o aun en contra de Él, buscamos otra cosa, la perseguimos y la conseguimos para solo obtener le mismo resultado. También sentimos vacío, desolación, decepción, porque mientras nos dedicamos a tales cosas, el adversario nos esta devorando, consumiendo, aniquilando, destrozando.

 En vez de seguir desesperados haciendo lo que queremos, volviéndonos por ello caprichosos y renegados, debemos abandonar la complicidad con el adversario y empezar a buscar la Voluntad de Dios, para poder así llegar a ser verdaderamente dueños de nosotros, y no esclavos.

 En vez de pedir a oros que nos amen y acusarlos de no hacerlo, debemos amarlos nosotros, perdonarlos, soltarlos y dejarlos en libertad de que nos amen como y cuanto quieran, porque pedir, exigir, demandar, imponer, etc., es querer conformar el orgullo y buscar satisfacción para no hallarla nunca porque es internarse n tinieblas y dejarse devorar o consumir por el adversario y por la muerte eterna.

 Considerar que los otros pueden estar tomados o vencidos por su orgullo-miedo, así es que no ser verdaderamente ellos, por ello es que están incapacitados para amar y no lo ven, de manera que si les pedimos amor y nos quejamos acusándolos y condenándolos porque nonos lo dan, los equivocados somos nosotros que les pedimos lo que no pueden dar, porque están postrados en la muerte e incapacitados voluntariamente ara no amar.

 Por supuesto que esta mal que no amen los otros, pero también esta mal que no los amemos enojados y preocupados por nosotros, que no aceptemos sus limitaciones y miedos y que nos dediquemos desesperados a tratar de saciarnos, conformarnos, etc.

 Considerar que estamos dando nuestra vida para sostener la mentira por la que el adversario nos mantiene en tinieblas, sometidos, esclavizados y no podemos ser libres porque no queremos renunciar a nosotros, a esa farsa en la que nos decimos que todo es seguro porque creemos que tenemos el control, el poder de nuestra vida.

 La farsa por la que nos enorgullecemos, es la que nos esta matando, no somos dueños de nosotros, de la propia vida, el adversario nos hace creer eso porque queremos creerlo, y mientras lo hacemos, nos olvidamos de Dios, prescindimos de Él y nos internamos en tinieblas.

 Debemos darle verdadera libertad al Señor para que destruya nuestra falsa seguridad, ese autoencierro donde nos ocultamos y evadimos, donde fingimos y queremos creer que estamos seguros y donde al final nos perdemos ahogados, angustiados, desesperados y mas que preocupados tratando de tener el poder, de mantener el control mientras todo explota, estalla, se derrumba y desmorona.

 Que no queramos ver la realidad, no quiere decir que no exista, somos nosotros los que deseamos ser ciegos, los que nos apartamos de Dios-Verdad para elegir al adversario, satanás como si fuese verdad, el cerdo maldito que esta excitado con él mismo y desesperado por ser aceptado, tomado en cuenta, por no verse despreciado.

 Nos estamos derrumbando, cayendo, hundiendo, estamos pereciendo en vida y no queremos verlo, preferimos mentirnos, engañarnos, porque somos cobardes y no queremos confiar en Dios, y porque somos miserables y no queremos amar a Dios.

 Ocurre lo mismo en el mundo, por ello es que no vemos que estamos sumidos en una dictadura y seguimos queriendo creer que tenemos democracia, y también, sucede lo mismo espiritualmente en general, no queremos ver que reina el adversario y esta el mundo poblado de demonios, debido a que nos da miedo considerar la realidad abominable donde tenemos enterrados los pies, pero por ello somos socios-cómplices del adversario, lo que es peor al final.

 No deja de existir la horrenda realidad por el hecho de que no queramos verla, por ello, no solo la padecemos, sino que somos colaboradores porque todo interior y exteriormente sigue degradándose, hundiéndose, corrompiéndose y no hacemos nada para que sea diferente, impedirlo, remediarlo, al contrario, seguimos mintiéndonos y evadiéndonos en fantasías-autoengaños.

 Aceptar la verdad, implica aceptar la responsabilidad, y no queremos, por ello seguimos perdidos e internados en tinieblas, fingiendo que somos reyes, señores y dueños, cuando somos esclavos de la falsa realidad que inventamos y sostenemos, defendemos y nos esforzamos por perpetuar para solo engañarnos a nosotros mismos y dejar a salvo el siempre creciente orgullo, no viendo que nos ahogamos en el amor propio que generamos.

 No nos perdonamos a nosotros mismos por lo que queremos y no tenemos, por ello nos forzamos a conseguirlo como sea. Debemos perdonarnos-soltarnos, tenernos verdadera piedad y aprender a confiar en Dios, pues no somos culpables y responsables porque no nos hacemos adorar, eso nos hace creer el adversario y por orgullo lo tememos, de ahí es que nos movemos como tontos a hacer sus obras.

 Renunciar al orgullo parece reducirse, disminuir, pero es liberación y es crecimiento, porque se dilata el corazón en vez de contraerse como sucede cuando reclamamos ser amados. El que mas ama, mas feliz es, contrariamente, el que se hace adorar, por mas que triunfe caprichosamente para obtenerlo, es infeliz, aunque se esfuerce por convencerse y aparentar de que es feliz.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS

02 Abril, ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS ISLAS MALVINAS ...