22 de junio de 2013

1.5. FE FALSA, VIDA FALSA



1.5. FE FALSA, VIDA FALSA

 Si no empezamos a cortar, romper, renunciar a nosotros mismos, somos y seremos irremediablemente ciegos, de manera que quedaremos atrapados en tinieblas creyendo las mentiras que al adversario le agrade decir para poder seguir manteniendo el control él de nuestra vida, es decir, para poder seguir robándonosla.

 Tenemos una ceguera espiritual de nacimiento, no vemos a Dios, es herencia, es el efecto del pecado original, y es la razón por la que naufragamos en tinieblas, el motivo por el que tendemos a éstas, las elegimos, preferimos, además de porque estamos habituados.

 Esta es la razón por la que el adversario puede ofrecernos algo aparentemente de Dios, cuando en realidad no es otra cosa mas que veneno, tinieblas, y lo aceptamos, creemos, queremos, elegimos, repudiando a Dios, renegando de Él, rechazando Su Voluntad e impidiendo Su Revelación.

 Estamos ofuscados, encerrados, hundidos y perdidos en tinieblas, y es donde nos volvemos caprichosos, despreciativos, malditos orgullosos vengativos, pendencieros que se creen siempre despreciados y que por ello se consideran habilitados para odiar, quejarse y maltratar.

 Ya dijo El Señor que no vino a traer la Paz sino la Espada, y no es porque le guste la guerra, sino que lo dijo en el sentido de que para crecer es necesario romper, como el bebe que ya ha crecido en el vientre materno, necesita salir de su comodidad y aprender a vivir y valerse por sus medios, lo que no implique que repudie o que odie a su madre, ni tampoco que sea egoísta.

 Espiritualmente no queremos crecer, nos conformamos con lo que tenemos, hacemos, sabemos, etc., buscamos comodidad, somos indiferentes incluso a nuestro propio y Verdadero Bien.

 Somos cómodos, buscamos la comodidad, y por ello perecemos en ella, indiferentes a Dios, dedicados a hacernos adorar y no viendo que estamos postrados, aplastados y que nos hemos vuelto inertes, inútiles, espiritualmente, cuando no, nefastos.

 Es necesario salir de los egoísmos, falsas seguridades, apegos, abandonar reclamos, dejar de exigir a otros que nos amen, sacien, conformen, tenemos que empezar a perdonar, soltar, librar y así, dejar entrar a Dios en nuestra vida, permitir Su Paso Libertador.

 Si no dejamos de tratar de asegurarnos ser amados, si no soltamos amarras, no podemos adentrarnos en Dios, porque Dios no puede adentrarse en nosotros, si no dejamos de valernos por cuenta propia presumiendo que podemos ocuparnos de nosotros mejor que Dios mismo, no vamos a ningún lado, debido a que no tenemos Fe.

 No tenemos Fe Verdadera, sino que practicamos satanismo, es decir, la confianza en sí por sobre todo. Tal confianza parece algo bueno y seguro, pero, es la base misma de la inseguridad, la expresión del miedo y de la preocupación, y la trampa con la que satanás confunde y atrapa a las almas que son y quieren ser cobardes, que quieren incapacitarse voluntariamente para no amar y no tener Fe Verdadera.

 Sin Fe verdadera, no puede haber Luz Verdadera.

 Si tenemos una fe falsa, tenemos una luz falsa, vemos la falsa luz, al adversario transfigurado en ángel de luz, y es así como creemos lo que se le antoja decir, lo que, por supuesto, va a ser por y para su propio y egoísta beneficio, debido a que es un maldito cerdo preocupado por lograr ser adorado, tomado en cuenta, aceptado, por verse conformado en sus caprichos  y a quién no le importa nada de anda, ni de nadie.

 Fe mediocre, vida mediocre, fe miserable, vida miserable, fe falsa, luz falsa y así con todo, y por mas que pretendamos culpar, acusar, a otros, la verdadera culpa y responsabilidad es nuestra, debido a que somos nosotros los que o queremos confiar en Dios, los que seguimos encerrándonos, hundiéndonos y negándonos, los que nos ocultamos en tinieblas y nos apegamos a ellas.

 Si tenemos una fe falsa, tenemos una vida falsa, porque no le damos lugar a Dios, el adversario se mete y asienta en nuestra vida, nos dirige, controla y manipula, mientras finge ocuparse y preocuparse por nosotros, lo que hace en realidad es imponer ser servido, adorado, tomado en cuenta y succionarnos la vida, quitarnos vitalidad.

 Como no queremos vivir o ser y hacer de otra manera, como no queremos darle verdadero lugar a Dios y colaborar en su Revelación, no tiene Dios lugar y nos dedicamos a construir esa imagen por la que esperamos ser adorados, no viendo que así es como nos convertimos en lobos disfrazados de ovejas, debido a que queremos ser amados, adorados, tomados en cuenta, etc., mientras fingimos amar y prestar atención, tanto a Dios como a otros.

 La verdad no esta oculta a los ojos de Dios, solo nosotros no la vemos, así es que nos convertimos en cómplices-esclavos del adversario y terminamos trabajando para él, porque la adoración que reclamaos exponiendo nuestro ídolo-imagen-yo-personalidad, no es para nosotros, sino para el adversario, el abismo-vacío-adoración que tenemos adentro que no es otra cosa que la presencia de satanás, la ausencia de Dios, una boca o antesala del infierno.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

ALMAS ESCLAVIZADAS, VAN A TENER QUE ESFORZARSE PARA LLEGAR A SER LIBRES, EL ADVERSARIO RETOMA EL PODER Y REINA

ALMAS ESCLAVIZADAS , VAN A TENER QUE ESFORZARSE PARA LLEGAR A SER LIBRES, EL ADVERSARIO RETOMA EL PODER Y REINA 1.-   Por el...